PREMIUM  SEGURIDAD

La Pamplona subterránea: las calles bajo tierra desde las que los agentes vigilan las fiestas y el encierro

Tramos célebres del encierro de Pamplona como la cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento o las calles Mercaderes y Estafeta, tienen su paralelismo bajo tierra.

La unidad de subsuelo de Policía Nacional inspecciona los túneles subterráneos de Pamplona el día antes de que empieze San Fermín 2019. PABLO LASAOSA
La unidad de subsuelo de Policía Nacional inspecciona los túneles subterráneos de Pamplona el día antes de que empieze San Fermín 2019. PABLO LASAOSA  

Tramos célebres del encierro de Pamplona como la cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento o las calles Mercaderes y Estafeta, tienen su paralelismo bajo tierra con baldosas del nombre de las calles y números idénticos a los reales, donde se encuentran las galerías de servicios de la ciudad, que son objeto de especial vigilancia antes y durante los Sanfermines por parte de esta unidad especializada de la Policía Nacional.

Una Pamplona de pasadizos, cables, tuberías y rejas pero identificada al milímetro con carteles de cada calle iguales a los de la Pamplona que estamos acostumbrados a ver para saber debajo de qué lugar nos encontramos en cada momento.

Basta pasearse por las calles de la ciudad del 6 al 14 de julio para comprobar el enorme dispositivo de seguridad que se despliega en las calles, pero también hay otros dispositivos debajo de nosotros, que no se ven pero no por eso menos importantes. La Unidad de Subsuelo de la Policía Nacional revisa ya las galerías subterráneas de Pamplona bajo las calles del casco antiguo, entre ellas las que discurren por el recorrido del encierro, y refuerzan las medidas de seguridad en las mismas para evitar incidentes durante los próximos Sanfermines.

La unidad de subsuelo de Policía Nacional inspecciona los túneles subterráneos de Pamplona el día antes de que empiece San Fermín 2019. PABLO LASAOSA

"Es un laberinto al que estamos acostumbrados, algunos de nosotros llevamos recorriéndolo más de 15 años, no es difícil porque en todo momento podemos comprobar en qué calle y en que portal nos encontramos pero es verdad que aquí dentro las distancias se hacen más largas que en el suelo porque son más largas y pierdes el sentido de la orientación", explican. 

EL OBJETIVO DE ESTE CUERPO

Así, la Unidad de Subsuelo, compuesta por un subinspector, un oficial y cuatro agentes, realiza durante estos días revisiones periódicas, más frecuentes de las que se hacen el resto del año, en este laberinto de galerías, que sigue el mismo patrón de las calles del casco antiguo y que cuenta con un completo sistema de señalización, al igual que las vías situadas en la superficie.

"El objetivo de esta unidad es que estamos en España en alerta cuatro por terrorismo, por lo que muy a menudo y con el inicio de las fiestas de San Fermín tenemos que hacer revisiones de las galerías subterráneas que recorren Pamplona para evitar que haya incidentes durante las fiestas o en días tan significativos como este sábado, cuando se celebra el Chupinazo y hay tantas aglomeraciones para que empiecen las fiestas como tienen que empezar, de forma tranquila", ah explicado.

La unidad de subsuelo de Policía Nacional inspecciona los túneles subterráneos de Pamplona el día antes de que empiece San Fermín 2019. PABLO LASAOSA

"Como encima de estas galerías mañana habrá miles de personas, hay que comprobar que nadie cuele nada raro, todos los acceso a la galería están controlados y sellados por lo que intentaremos que no ocurra nada fuera de lo común por el subsuelo. Hay cámaras de seguridad, hay candados con cadenas soldadas a las tapas para que no se puedan abrir desde el exterior, tenemos sensores volumétricos que detectan en cuanto una persona accede sin estar autorizada. La seguridad no es total pero sí muy importante", han expresado.

LA SEGURIDAD DURANTE LAS FIESTAS

"En la víspera de Sanfermines las inspecciones son mucho más periódicas, se hacen cada menos tiempo, para evitar que en un lapso de tiempo corto puedan hacer algo" que afecte a la seguridad ciudadana, ha destacado el subinspector. Desde que hay galerías de servicios en Pamplona, ha afirmado, prácticamente no se han detectado incidencias, "por las medidas de seguridad que se han puesto".

"Hace unos años sí que se descubrió que miembros de la 'kale borroka' introducían por las tapas de las alcantarillas cócteles molotov para luego ser utilizados en las manifestaciones y lanzados contra las fuerzas de seguridad del Estado. Gracias a las inspecciones pudimos detectarlo y que no se utilizasen y además poner los medios para que no pudieran tener la oportunidad de volverse a esconder", ha declarado.

Las galerías de servicios de la capital navarra, por las que discurren las tuberías de aguas fecales y otros elementos como cables de suministro eléctrico, de telefonía y de fibra óptica, entre muchos otros, ya cuentan con importantes medidas de seguridad, como cámaras de vídeo o sensores de movimiento para evitar entradas no autorizadas, pero en Sanfermines se refuerza la vigilancia en este lugar.

Así, estas unidades se encargan de la inspección y revisión de la llamada "cota -0" en las inmediaciones de los domicilios de diputados, senadores, parlamentarios, concejales, magistrados, jueces, fiscales y otros cargos públicos. 

ANTIGUAS GALERÍAS: DE PIEDRA Y DÍFICIL ACCESO

En los colectores, el equipo lleva siempre un sensor de gases "para evitar que nos pueda sorprender una falta de oxígeno o monóxido de carbono, o ácido sulfúrico que se produce por la descomposición de las materias fecales", ha indicado Valerio.

Si el sensor da la alarma, ha destacado, "tendríamos que salir inmediatamente a la superficie. Si no diese tiempo a salir, el compañero que esté en mejores condiciones, con el equipo de escape, socorre al otro funcionario" para llegar al exterior.

"Antes de que se renovaran las galerías eran todo bóvedas de piedra con sitios por los que es muy difícil pasar, todavía conservamos una de esas galerías, el problema es que el agua llega hasta casi la cintura y hay que pasar con arneses y buzos para no quedarse atrpado, son lugares más bonitos pero en los que es más complicado el trabajo diario. Son galerías que tienen más de 300 años y que no se han reformado. Hay en Estafeta y Santo Domingo algunas de ellas".

"Son unas cuevas donde termina el colector desde las que sale el agua, es bonito de ver pero hay muchos hoyos en los que es fácil caerse y difícil salir porque hay muchos saltos", expresa.

La unidad de subsuelo de Policía Nacional inspecciona los túneles subterráneos de Pamplona el día antes de que empiece San Fermín 2019. PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Pamplona subterránea: las calles bajo tierra desde las que los agentes vigilan las fiestas y el encierro