PREMIUM  SAN FERMÍN

Un gran olfato para la droga: así registra un perro de la Policía Nacional un parking durante los Sanfermines

La Policía Nacional inspecciona a diario los aparcamientos públicos en busca de sustancias estupefacientes.

La unidad canina y de subsuelo de Policía Nacional inspecciona un parking de Pamplona en busca de droga. PABLO LASAOSA
La unidad canina y de subsuelo de Policía Nacional inspecciona un parking de Pamplona en busca de droga. PABLO LASAOSA  

Los controles más habituales por parte de la policía suceden en las carreteras, pero en plenos Sanfermines también hay otra serie de inspecciones, como por ejemplo las que realiza el equipo canino de la Policía Nacional.

Los agentes de la Policía Nacional inspeccionan cada día de las fiestas un aparcamiento público de la capital navarra de manera aleatoria.

En él, junto a un perro y su guía canino, tres agentes buscan drogas en los vehículos estacionados, en este caso en el aparcamiento de la Plaza del Castillo.

Mali, un pastor belga malinois, ha venido desde Asturias para cumplir su función: encontrar droga en los Sanfermines. A sus más de tres años, es toda una "máquina de trabajar".

"Los pastores belgas son perros muy buenos para el trabajo. No son tranquilos, son muy enérgicos e insaciables. Les encanta el trabajo porque les gusta el instinto de la recompensa", afirma el guía canino de la Policía Nacional.

Se trata de una raza muy extendida entre las policía europeas, estos perros no sufren de la cadera como los pastores alemanes.

Los perros de la especialidad de estupefacientes tardan menos tiempo en ser entrenados que la de explosivos, se trata de un proceso "complejo y laborioso".

En el caso de este guía canino de la Policía Nacional, tiene dos perros a su disposición, uno de drogas y otro de explosivos, este segundo es un pastor alemán.

PROCESO DE APRENDIZAJE

En primer lugar tienen una pautas de adaptación de presa y cobro, después se les empieza a instruir a cómo detectar droga.

"El proceso de aprendizaje dura entre 4 y 6 meses, dependiendo de la calidad del perro. La raza puede influir, pero cada uno de ellos es muy diferente", apunta el guía.

La trayectoria profesional de estos animales dura unos 8-10 años. "Tengo un compañero que tenía un perro con 13 años de trayectoria y le acaban de dar de baja hace poco", suma.

Estos años dependen de la calidad de vida, de cómo se le cuide o del ejemplar, son muchos los factores que influyen.

La unidad canina y de subsuelo de Policía Nacional inspecciona un parking de Pamplona en busca de droga. PABLO LASAOSA

EL PERRO DESPUÉS DE SER POLICÍA

Una de las preguntas más frecuentes es qué sucede después de que se termine la trayectoria profesional del animal.

"El perro se lo queda el propio guía y si no se le dona a una tercera persona, se mira mucho a qué persona se le deja", indica el miembro de la Policía Nacional.

Cuando se deja el perro a terceras personas es normal que no le haga el mismo caso que al que ha sido su guía durante tantos años.

"Si tienes mano sí te puede llegar a obedecer. Es muy inteligente, sabe quién tiene la voz de mando de de jerarquía", apunta.

Varios guías caninos, dependiendo de sus circunstancias personales, se llevan a estos perros a casa, aunque no es obligatorio.

"Hay compañeros que lo tienen en casa, lo llevan a su trabajo como una 'herramienta' y luego se lo vuelven a llevar. Yo por ejemplo me lo llevo muchas veces a casa o en mis días libres", explica el guía.

Viviendo con el perro se crea un vínculo especial y vital entre el animal y el policía. "El vínculo es una de las partes más importantes, antes que cualquier instrucción. Se trata de la fase número uno", dice.

PARA QUÉ ESTÁN ENTRENADOS

Los perros domésticos y entrenados por la Policía Nacional responden a diferentes misiones, no solo localizan explosivos o buscan drogas.

Otra de sus actividades es la de defensa y acompañamiento. Esto es, para la disuasión de alteradores del orden en encuentros de fútbol y otros acontecimientos de masas.

La unidad canina y de subsuelo de Policía Nacional inspecciona un parking de Pamplona en busca de droga. PABLO LASAOSA

Sin duda otra de las más comunes son las labores de rescate, como ejemplo la localización de personas sepultadas en catástrofes.

La detección de acelerantes del fuego es la última especialidad que ha creado la sección de guías caninos de la Policía Nacional, colaboran con los especialistas de la policía científica en las investigaciones sobre incendios.

Por último, hay dos grupos como el REHU, que busca y recupera cadáveres, o el BCL que se dedica a la búsqueda de billetes de curso legal.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un gran olfato para la droga: así registra un perro de la Policía Nacional un parking durante los Sanfermines