PREMIUM  SAN FERMÍN 2018

Pamplona 'sube los decibelios' respecto a 2017 y aumentan los controles por ruido durante las fiestas

Los puntos más negros han estado en las calles San Nicolás, en la zona superior de la calle Estafeta y en la zona de terrazas de la calle Olite.

El Struendo recorre las calles de Pamplona en San Fermín 2018. PABLO LASAOSA
El Struendo recorre las calles de Pamplona en San Fermín 2018. PABLO LASAOSA  

En el balance de los Sanfermines realizado este domingo por el alcalde Joseba Asirón, han destacado que el control de ruidos en establecimientos y vía pública durante las fiestas ha dejado un saldo de 2.136 controles, lo que ha supuesto una media de más de 200 controles diarios, una cifra superior a la del año pasado.

En este sentido, han señalado que en 265 casos se detectaron emisiones altas o muy altas, cifras similares al año anterior. Así las cosas, durante los días 6, 7, 8, 9, el servicio de Ingeniería Ambiental ha apercibido a aquellas actividades en las que se han observado incumplimientos, debido a la existencia de altavoces en el exterior o dirigidos hacia el exterior, o debido a un nivel de emisión musical elevado.

Durante los días del 10 al 14 de julio, se ha mantenido la inspección y en algunos casos se ha comprobado que los locales apercibidos han cesado en los incumplimientos anteriormente detectados, apareciendo a lo largo e la semana algún nuevo foco de ruido excesivo o de incumplimiento respecto a localización de altavoces.

Los establecimientos de la Cuesta del Labrit, a sugerencia del Ayuntamiento, han introducido algunos cambios en los horarios con música y en la programación de la misma de cara a dejar momentos del día sin música o con una música que permita el descanso vespertino de la vecindad. No obstante, el nivel de sonido sigue siendo muy elevado según se ha comprobado “in situ” y según refieren los vecinos y vecinas de las calles contiguas.

Por su parte, sobre el recinto ferial de la Runa el Ayuntamiento ha explicado que sigue sin unificar la emisión musical, lo que ha contribuido a un incremento del nivel de inmisión de ruido en esta zona de la Runa.

En el ámbito central de la fiesta, el Casco Antiguo, haciendo una valoración por calles, los puntos más negros han estado de nuevo en las calles San Nicolás, en la zona superior de la calle Estafeta y en la zona de terrazas de la calle Olite.

Además, como novedad este año se han hecho varios requerimientos a locales de la calle Mercaderes que han permanecido todas las noches con música muy elevada y altavoces hacia el exterior de la calle.

Una pequeña parte de los establecimientos a los que se les ha amonestado repetidamente por direccionar o sacar altavoces hacia la calle o por tener la música demasiado alta y las puertas y ventanas abiertas han corregido en el tramo central de las fiestas. El resto ha sido reincidente y en general, con la llegada del segundo fin de semana, la situación ha vuelto a empeorar.

Por otro lado han detallado que este año se han detectado menos altavoces a la calle en los establecimientos que venden bebidas y/o ropa y complementos durante las fiestas.

En todos los casos en que se ha detectado se les ha hecho requerimiento. El Ayuntamiento ha concluido destacando que se aprecia un aumento de los episodios sueltos de música en directo no permitida con elevado volumen de megafonía.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona 'sube los decibelios' respecto a 2017 y aumentan los controles por ruido durante las fiestas