PREMIUM  SAN FERMÍN 2018

Con maleta y a lo loco hasta dentro del Chupinazo: las estampas más insólitas del inicio de la fiesta

Desde la cerveza "fría de cojones" al jarro de agua fría de quienes han patinado sobre el adoquinado, el primer día de Sanfermines deja divertidas imágenes.

Dos turistas con maleta en pleno Chupinazo, un vendedor ambulante de cerveza fría de cojones y un jarro de agua fría desde un balcón, el ambiente vivido en la Plaza del Castillo el 6 de julio. NAVARRA.COM
Dos turistas con maleta en pleno Chupinazo, un vendedor ambulante de cerveza fría de cojones y un jarro de agua fría desde un balcón, el ambiente vivido en la Plaza del Castillo el 6 de julio. NAVARRA.COM  

El Chupinazo siempre deja imágenes insólitas que sólo tienen sentido durante 'unas fiestas sin igual' como los Sanfermines. Y este 6 de julio de 2018 no ha sido diferente.

"A Pamplona hemos de ir, con una media y un calcetín", reza el popular refrán que calienta motores para las fiestas de San Fermín y que algunos lo han cumplido a rajatabla.

Ha sido el caso de una joven pareja de Taiwan que se ha presentado en la plaza del Castillo con dos enormes maletas en las que, a buen seguro, cabían más de una media y un calcetín.

Los singulares 'guiris' que se han paseado desde las 11.45 hasta pasadas las 12.15 junto al kiosko de la Plaza del Castillo han llegado directos desde el aeropuerto de Noáin, tras hacer escala en Madrid desde su país.

La lluvia de champán, cerveza, vino o kalimotxo no ha sido impedimento para que esta joven pareja taiwanesa haya decidido aventurarse a vivir el Chupinazo sin pasar por el hotel que tenían reservado.

Tras el éxtasis rojo y blanco, y con unas cuantas manchas por encima de sus ropas y del equipaje donde guardaban el resto de pertenencias, la joven pareja ha tomado rumbo hacia su hotel.

Entre las imágenes más llamativas, los vendedores ambulantes han vuelto a teñir de colorido la fiesta blanquiroja. Como el caso de un joven que ha vendido cerveza para combatir el calor del mediodía en Pamplona.

Pero no ha vendido una cerveza cualquiera. Dentro de un gran cubo con más de 10 kilos de hielo, el comerciante portaba más de cincuenta lazas de cerveza "fría de cojones", tal y como promocionaba en un divertido cartel hecho a mano que ha llamado la atención de muchos de los sedientos pamploneses y visitantes deseosos de fiesta.

Ante el calor, otro de los remedios más recurrentes ha vuelto a ser la petición de jarros de agua fría desde los balcones de la propia Plaza del Ayuntamiento, la Plaza del Castillo o las calles aledañas del Casco Antiguo.

No seas rata, que el agua está barata!" puede ser ya el cántico más coreado de las primeras horas de Sanfermines, con permiso del sempiterno 'Riau-Riau'.

Ante las consignas, las cuadrillas se han apresurado a llegar a los montones donde se coreaba a gritos la caída de agua. Pero el adoquinado pamplonés a veces es traicionero y mezclado con una película a base de cerveza, kalimotxo y demás bebidas espirituosas, se ha convertido en una pista de patinaje.

Una joven ha sufrido en sus primeras carnes un 'resbalón' por apresurarse a meterse en uno de los chapuzones vertidos desde los balcones. Por fortuna, en Sanfermines no hay dolor, como suele decirse en estos casos.

La chica se ha repuesto rápidamente para proseguir con la fiesta, que sólo acaba de comenzar y aún tiene por delante una semana de desenfreno.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Con maleta y a lo loco hasta dentro del Chupinazo: las estampas más insólitas del inicio de la fiesta