PREMIUM  SAN FERMÍN

Un norteamericano corneado el domingo alerta sobre el peligro del encierro: "Lo tienen que correr quienes saben"

Jaime Álvarez, herido en el cuello cuando se encontraba en la plaza de todos ha asegurado que de los Sanfermines, le gusta "todo".

El californiano Jaime Álvarez, corneado de manera superficial en el cuello en la Plaza de Toros en el primer encierro de los Sanfermines. EFE/Villar López
El californiano Jaime Álvarez, corneado de manera superficial en el cuello en la Plaza de Toros en el primer encierro de los Sanfermines. EFE/Villar López  

El californiano Jaime Álvarez, corneado de manera superficial en el cuello en la Plaza de Toros en el primer encierro de los Sanfermines, ha aconsejado acudir a esta fiesta, pero no correr delante de los toros, ya que, a su juicio, solo deben participar en la carrera “quienes saben hacerlo”.

Originario de San Francisco, Álvarez acudió a Pamplona por primera vez junto a su familia -mujer e hijos- porque le gusta “todo” de esta fiesta, “la gente, la ropa que se lleva y la comida”, ha relatado en una entrevista concedida a los periodistas en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), donde permanece ingresado.

Este estadounidense, de 46 años, ha aseverado que la experiencia fue “buena” cuando corrió por primera vez delante de los toros de la ganadería salmantina de Puerto de San Lorenzo, pero que, cuando entró a la Plaza de Toros de la capital navarra, sintió un gran impacto en el rostro.

Al tocarse la cara, notó “mucha sangre” y, en ese momento, creyó que la cornada era “muy, muy grave”, al ser el cuello la parte afectada. Ha recordado que, en esos instantes, un hombre anónimo, también corredor del encierro, le agarró de la mano y le condujo a donde se encontraba el personal sanitario.

“Pienso que por él estoy aquí”, ha asegurado, para añadir que, en el momento en el que se produjo el incidente, él había sacado el teléfono para sacar fotos y grabar, ya que durante el recorrido del encierro, contó cinco toros y pensó que el encierro había finalizado.

En cualquier caso, ha apuntado que los facultativos que lo atendieron en la Plaza de Toros le dijeron que la cornada podía ser “muy grave”, porque podía estar una arteria afectada.

"ME ASUSTÉ MUCHO"

“Cuando ellos me dijeron eso, me asusté mucho”, ha afirmado, para reconocer que cometió un error y que, en su opinión, recibió la cornada por ser la primera vez que participaba en un encierro de estas fiestas.

Sobre su estado actual, ha apuntado que “es posible” que reciba el martes el alta y, que en este momento, “lo más serio” es que no se infecte la zona afectada y no tanto el dolor.

“El diagnóstico es bueno”, ha precisado, para añadir que, aunque acudió a Pamplona junto a su familia, ahora esta se encuentra en San Sebastián, ya que uno de sus hijos participa en el torneo Donosti Cup con su equipo de San Francisco y este lunes disputaba su primer partido.

Álvarez ha asegurado desde el Complejo Hospitalario de Navarra que este encierro de los Sanfermines ha sido “el primero y el último” que correrá en su vida, pero que volverá a esta fiesta “increíble”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un norteamericano corneado el domingo alerta sobre el peligro del encierro: "Lo tienen que correr quienes saben"