• lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:11

 

 
 

PAMPLONA

Maya hace un balance "muy positivo" del 6 de julio, aunque reconoce que "pasó un mal día"

Considera que el botellón es "muy negativo porque de ahí derivan contagios con toda seguridad y no puede seguir ocurriendo".

Enrique Maya, alcalde de Pamplona, atiende a los medios de comunicación antes de entrar a la Misa de San Fermín. PABLO LASAOSA
Enrique Maya, alcalde de Pamplona, atiende a los medios de comunicación antes de entrar a la Misa de San Fermín. PABLO LASAOSA

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha hecho un balance "muy positivo" del transcurso del día 6 de julio, fecha en la que habrían comenzado las fiestas de San Fermín, suspendidas por segundo año consecutivo por la pandemia. En este sentido, ha resaltado que "ha habido muy poquitas incidencias, alguna actuación por exceso de acumulación de personas en algunos ámbitos, pero mi visión global es muy positiva".

En declaraciones a los medios de comunicación antes de asistir a la misa en honor a San Fermín en la Iglesia de San Lorenzo, Maya ha destacado que "ha habido una bajada significativa en el número de contagios" de Covid-19 y ha esperado que "salgamos de los Sanfermines con menos contagios que los que había antes de las fiestas".

Al respecto, ha expresado que personalmente "estoy mal porque veo que la ciudad está mal y ayer pasé un día malo". Ha afirmado que "hoy estoy mejor" y "con ilusión de que todo esto termine bien estos días, que Pamplona esté, que va a estar, a la altura, y pensando en 2022".

Preguntado sobre el botellón con más de 600 personas en la zona del puente del Vergel que ha disuelto esta noche la Policía Municipal, Maya ha llamado a la "responsabilidad para que esto no ocurra". "Estas situaciones van acabar generando más contagios con toda seguridad y, si es una cosa puntual, esperemos que no tenga grandes efectos, pero no puede permitirse con la situación en la que estamos que esto siga ocurriendo", ha remarcado.

Enrique Maya ha considerado que "el botellón es un problemón, durante estos días y en general" y ha indicado que se está trabajando junto con el Gobierno de Navarra "para intentar frenarlo, pero no es nada sencillo". Y ha advertido que el botellón "es muy negativo porque de ahí derivan contagios con toda seguridad y no puede seguir ocurriendo".

Preguntado si situaciones como esta motivará un aumento de los dispositivos de seguridad de cara al fin de semana, el alcalde ha contestado que "hay que valorarlo con esa coordinación que tienen las policías para ver si efectivamente merece la pena seguir" si bien ha precisado que "todavía no tengo información ni criterio, son propias policías las que tienen que decirlo". "Pero si hay que seguir actuando se seguirá, está todo preparado", ha subrayado.

Por otro lado, cuestionado sobre si asiste a la misa de San Fermín a nivel personal o como alcalde, ha opinado que "desligar Enrique Maya y el alcalde es difícil" y ha destacado que "es un día muy singular, es el día del Santo, es el día en que hay una misa que es muy importante para la ciudad y yo quiero estar en esa misa".

En este sentido, ha considerado que "las valoraciones que se están haciendo" son "totalmente exageradas y en algunos casos producen hasta risa". "Yo voy a misa, otros estarán en este momento almorzando, cada uno hace lo que le parece mejor y yo creo que tengo que estar aquí y estoy muy a gusto", ha manifestado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Maya hace un balance "muy positivo" del 6 de julio, aunque reconoce que "pasó un mal día"