• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 19:32

 

 
 

CULTURA

La Ciudadela, epicentro de la fiesta cultural en otro año sin San Fermín

Los diversos espacios de este recinto se convierten en una gran sala expositiva sobre Sanfermines con piezas de la colección municipal, obras y carteles creados exprofeso y proyecciones.

Una de las exposiciones sobre San Fermín que puede visitarse en el recinto de la Ciudadela de Pamplona. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Una de las exposiciones sobre San Fermín que puede visitarse en el recinto de la Ciudadela de Pamplona. AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA

La Ciudadela se convierte este verano en un gran espacio expositivo sobre los Sanfermines con cuatro muestras en las que podrán verse piezas de la Colección de Arte Contemporáneo del Ayuntamiento de Pamplona de 27 autores, obras creadas exprofeso por 57 artistas locales, 44 carteles pensados por diseñadores navarros para unas fiestas que no se pueden celebrar y tres proyecciones audiovisuales. Además, del 6 al 14 de julio, estarán las figuras de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos en la planta baja de la Sala de Armas.

De esta forma, del 2 de julio al 12 de septiembre, en el Pabellón de Mixtos podrán verse los 'Sanfermines imaginados' y en el Polvorín '2020-2021 Los años que no bailamos. Carteles para una fiesta que no pudo ser' para continuar en el Horno con 'Miradas... sensaciones... emociones...' y finalizar en la primera planta de la Sala de Armas con una 'Guerra a la tristeza. Souvenirs de una fiesta sin igual'.

Una propuesta para un año en el que la prudencia y la responsabilidad sanitaria han motivado la suspensión de las fiestas. Está incluida en el programa '¡Viva Pamplona viva!' organizado por el Ayuntamiento y que ofrece más de 400 actividades de carácter cultural con propuestas para todos los días del verano.

El horario de visita de las muestras es de martes a sábado de 11,30 a 13,30 y de 18,30 a 20,30 horas y domingos y festivos de 11,30 a 13.30 horas. Además, las salas abrirán el lunes 12 de julio.

En la presentación de las exposiciones han participado la concejala delegada de Cultura e Igualdad, María García Barberena; el coordinador de 'Sanfermines imaginados' y presidente del Ateneo Navarro Pedro Salaberri; el coordinador de '2020 2021. Los años que no bailamos. Carteles para una fiesta que no pudo ser', Luis Garbayo, y el comisario de 'Guerra a la tristeza. Souvenirs de una fiesta sin igual', Javier Manzanos.

En concreto, la exposición 'Guerra a la tristeza. Souvenirs de una fiesta sin igual' rescata piezas significativas del acervo artístico sanferminero conservadas en el patrimonio municipal en la Colección de Arte Contemporáneo. Son souvenirs que rememoran una fiesta que sin perder su genuina identidad no deja de evolucionar. Propone un sugerente viaje en el tiempo por esta fiesta sin igual que desde el cartel anunciador de Basiano de 1929, recorre Sanfermines desde la década de los años 50 hasta la actualidad y finaliza con el Zapi gorria de Julio Pardo, ese pañuelo rojo que invita a soñar y navegar en una distópica Plaza del Castillo.

En total son fotografías, pinturas y esculturas de 27 autores de distintas épocas y procedencias que detienen el tiempo y ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre "las fiestas que tuvimos, que anhelamos y que queremos sigan siendo".

Por su parte, la muestra colectiva 'Sanfermines imaginados', organizada en colaboración con el Ateneo Navarro, quiere fomentar la reflexión sobre las fiestas. Para ello, el Consistorio pamplonés ha invitado a más de 50 artistas para que creen una obra específica acompañada de un texto. Puede verse el trabajo de 57 de ellos, todos ellos de nueva creación.

En el catálogo de la muestra se recuerda que ya en 1995, el Ayuntamiento presentó la exposición 'Pintar los sanfermines' en la que 18 artistas recreaban una idea o una sensación que aludía a las fiestas y lo hacían desde muy diversas formas de entenderlas. Ahonda en que "los Sanfermines en las artes plásticas, exceptuando la fotografía, no habían tenido demasiadas aportaciones estéticas mientras que en la literatura o el cartelismo tenían presencia constante".

A diferencia de entonces, esta vez, "no se trata de hablar de ellos como entonces, ahora hay que crearlos a partir de su recuerdo, de lo que de una u otra forma han significado para cada participante y sigue siendo una buena oportunidad para que aparezcan las muy diversas maneras que tenemos de vivirlos".

Una idea similar de invitar a personas creadoras a que realicen una obra exprofeso es la que subyace también en la muestra '2020 2021 Los años que no bailamos. Carteles para una fiesta que no pudo ser' llevada a cabo junto con la Asociación Navarra de Empresas de Comunicación y Publicidad. La idea era encargar el diseño de un cartel imaginario de San Fermín para unas fiestas que no van a celebrarse con el fin de "aliviar estos dos años seguidos sin Sanfermines". Se invitaron diseñadores, artistas y estudios de diseño de Navarra.

El catálogo de la muestra hace un recorrido por la historia de los carteles de las fiestas y sus autores. El más antiguo que se conserva es de 1846. Como el resto de carteles del siglo XIX, tiene un carácter estrictamente taurino, aunque algunos años se cuela la imagen de Pablo Sarasate o elementos musicales. En el siglo XX se amplían los motivos y se copia el estilo de las revistas ilustradas para después pasar a la fotografía.

Totalmente diferente es la propuesta en el Horno, que podrá verse también del 2 de julio a 12 de septiembre ya que se trata de proyecciones audiovisuales. Pensando en el espacio, el Ayuntamiento ha apostado por una instalación audiovisual con tres proyecciones sobre diversos momentos sanfermineros. Producidos por Arena Comunicación Audiovisual, la edición e instalación es obra de Acrónica Producciones.

Dos de las proyecciones ofrecen diferentes momentos ('momenticos y momentazos') de las fiestas de San Fermín con una duración de aproximadamente 10 minutos cada una. La tercera es una proyección a suelo que ofrece dos mosaicos con la amalgama de imágenes, sensaciones y emociones que suceden en Pamplona.

COMPARSA DE GIGANTES Y CABEZUDOS

Por último, la planta baja de la Sala de Armas acogerá del 6 al 14 una exposición con figuras de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona. Ya que la comparsa no va a poder recorrer la ciudad en sus citas habituales del 6 al 14 de julio, se ha querido instalarla para que pueda visitarse en estas fechas.

Se abre así la posibilidad de que, con medidas de distanciamiento y aforo, todo quien quiera se pueda fotografiar junto con Braulia, Toko-toko, Esther Arata, y el resto de los gigantes, así como con una representación de los kilikis, zaldikos y cabezudos que forman parte de la Comparsa.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Ciudadela, epicentro de la fiesta cultural en otro año sin San Fermín