SAN FERMÍN 2020

El Riau-riau más extraño e inusual: el Vals de Astráin suena a una sola voz en una desangelada plaza del Ayuntamiento

Jesús Gavari Valdivielso se encuentra entre uno de los personajes más míticos de los Sanfermines.

Ambiente por las calles de Pamplona durante la tarde del 6 de julio de 2020. PABLO LASAOSA

En el año 1991 la Marcha a Vísperas degeneró en disturbios que produjeron varios heridos, entre ellos el alcalde, y que llevaron a su suspensión definitiva al año siguiente. Sin embargo, en dos ocasiones, 1996 y 2012, se introdujo de nuevo en el programa frustrándose de nuevo por la actitud violenta de varios participantes.

Jesús Gavari Valdivielso es todo un clásico del Riau-riau no oficial, un incombustible que también este año, a pesar de no haber Sanfermines, se ha acercado a la plaza del Ayuntamiento con su paraguas y sus pegatinas.

Gavari lleva asistiendo al Riau-riau desde hace 35 años. Es ya un personaje mítico que lidera este acto no oficial y que desde las tres de la tarde ha estado colocado en la puerta del Consistorio esperando a que algún nostálgico se dejara ver por allí. 

"No he tenido problemas para entrar, había policía y me han dejado pasar, yo creo que alguno me conoce después de tanto tiempo", ha dicho alegremente Gavari.

Para él el 6 de julio es un día muy especial desde 1985: "Es algo que lo llevo en el corazón. A mí me gustaría que estuviera la Pamplonesa, la corporación, como en el año 85. No sé lo que hice ayer, pero me acuerdo de aquel año".

"Es algo que disfruto y que me gusta mucho y, por tanto, lo vivo, es mi rutina", ha declarado este típico personaje de las fiestas de San Fermín.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Riau-riau más extraño e inusual: el Vals de Astráin suena a una sola voz en una desangelada plaza del Ayuntamiento