PREMIUM  SUCESOS

Los Cebada Gago de San Fermín llevan el peligro a Toledo, con un corneado herido grave en el concurso de recortadores

Cuatro de los astados que corrieron el encierro pero no pudieron ser lidiados en Pamplona protagonizaron el certamen de Villaseca de la Sagra.

Secuencia de la cogida a un recortador en Villaseca de la Sagra.
Secuencia de la cogida a un recortador en Villaseca de la Sagra.  

Un recortador resultó herido grave la noche de este sábado durante el famoso concurso de recortadores celebrado en la localidad toledana de Villaseca de la Sagra. Recibió una profunda cornada de uno de los toros de Cebada Gago que recalaron en el municipio tras correr uno de los encierros de San Fermín de este año y no poder ser lidiados en la plaza pamplonesa debido a la tormenta que cayó el día 8 de julio.

Durante un salto que el joven protagonizó por encima de Cabrero, fue empitonado en un glúteo cuando se disponía a dar la voltereta para superar la embestida del animal. Tras resultar corneado, el recortador sufrió también una mala caída en la arena, que lo dejó inconsciente, con el peligro de que fuera nuevamente corneado por el toro. Sin embargo, sus compañeros estuvieron muy atentos y consiguieron evitar que sufriera más cornadas.

El herido pertenecía al segundo grupo de recortadores que actuaba en la plaza toledana en el VII Concurso de Recortes, un equipo compuesto por Moisés Fernández Moi (el herido), Raúl Fuentes y Borja Gómez. Sus dos compañeros lo trasladaron a la enfermería del coso, donde fue operado de urgencia. En el trayecto hasta la misma, según captaron varias cámaras, perdió gran cantidad de sangre, ha informado la web especializada en mundo taurino Por el pitón derecho.

El herido, no obstante, a punto estuvo de conseguir entrar en el podio final del certamen, que quedó encabezado por Sergio Pinel, seguido de Borja Gómez y Rafa Espada, y con la cuarta posición para Moi.

El encargado de entregar los trofeos fue el ganadero del hierro, Salvador Cebada Gago, que recibió la ovación del respetable, encantado con la imponente presencia de los animales.

El espectáculo con los cuatro toros de Cebada Gago había alcanzado gran expectación en el municipio, ya que se llegó a colgar el cartel de no hay entradas y, según la Guardia Civil, más de medio millar de personas no pudieron entrar a la plaza, una vez completado el aforo.

DE VUELTA A CÁDIZ

A principios de agosto se conoció la noticia de que los astados procedentes de las fiestas de San Fermín habían encontrado finalmente destino, después de que las inclemencias meteorológicas hubiera impedido que fueran lidiados por los diestros Manuel Escribano, Rubén Pinar y Juan del Álamo.

En un primer momento, cinco de los toros regresaron a la finca que la ganadería posee en el municipio gaditano de Medina Sidonia. Aunque todo hacía presagiar que pudieran recalar en algún punto del Levante, donde estos animales son muy demandados para festejos como los bous al carrer, el hecho de que hubieran participado ya en un encierro podía complicar la operación.

Finalmente, su destino se fijó en Villaseca de la Sagra, donde protagonizarían el cartel de su importante concurso de recortadores, previo al certamen de novillavas de la localidad, de gran repercusión nacional y muy del agrado de los aficionados taurinos, tal y como confirmó en su momento el Ayuntamiento del municipio toledano.

Los toros escogidos fueron Arquero (nº 3), Huído (nº 5), Cabrero (nº 52) y Botijo (nº 82), cuatro de los astados que no pudieron ser lidiados en el coso pamplonés durante los Sanfermines.

TAMBIÉN EN TOLEDO

Como se recuerda, el toro de nombre Hornachuelo (nº 5) permaneció en Pamplona hasta el final de los Sanfermines y, de hecho, fue reseñado como sobrero en la corrida del 14 de julio, pero tampoco llegó a salir a la plaza, porque la corrida de Miura se lidió completa. Sin embargo, días después del anuncio de Villaseca de la Sagra se supo también que este toro burraco de 580 kilos viajaría a su vez hasta Toledo, pero recalaría en la localidad de Illescas, donde fue soltado como toro de cajón también en la noche de este sábado.

Completó la manada que corrió por las calles de Pamplona el 8 de julio Valiente (nº 4), que probablemente permanezca en la finca de Cebada Gago, con opciones de mantenerse en la dehesa como semental.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los Cebada Gago de San Fermín llevan el peligro a Toledo, con un corneado herido grave en el concurso de recortadores