FERIA DE SAN ISIDRO

Una voltereta, una vuelta al ruedo y tres novillos sin aprovechar en Madrid

La vuelta al ruedo Alejandro Marcos como recompensa a una tremenda voltereta que sufrió no fue suficiente para tapar una tarde en la que hubo hasta tres novillos que se fueron al desolladero sin aprovechar.

La vuelta al ruedo Alejandro Marcos como recompensa a una tremenda voltereta que sufrió no fue suficiente para tapar una tarde en la que hubo hasta t

FICHA DEL FESTEJO

Novillos de La Ventana del Puerto, bien presentados y de variado comportamiento. Los dos primeros, aún flojitos, tuvieron calidad y buen son; el tercero fue bravo y bueno sobre todo por el derecho; sin clase el cuarto; rajado el quinto; y apagado el sexto.

Alejandro Marcos, de burdeos y oro: estocada ligeramente contraria (aviso y vuelta al ruedo tras leve petición); y tres pinchazos, estocada y descabello (silencio tras aviso).

Joaquín Galdós, de caldero y oro: estocada baja (silencio); y estocada "en los blandos" (silencio).

Juan de Castilla, de azul cielo y oro, y que sustituía a Luis David Adame: pinchazo, otro hondo y estocada desprendida (silencio tras aviso); y pinchazo, estocada y tres descabellos (silencio tras aviso)

La plaza registró dos tercios de entrada en tarde primaveral.

----------------------

EL MAL DEL ACADEMICISMO

El toreo no es solamente ponerse delante del toro y hacerlo pasar de aquí para allá. Es mucho más. El toreo es arte, pasión, sentimiento, pureza, hondura, valor, distinción... virtudes que, por desgracia, no se aprenden en la escuela taurina, hay que nacer con ellas y, a base de aprender el oficio, ser capaz de desarrollarlas en el ruedo.

Con el academicismo no se gana ni para la entrada de un cortijo; solamente ayuda a adquirir la técnica para desenvolverse en la cara del toro con más o menos garantías. Pero lo otro, ¡ay lo otro!, eso, o se tiene o no hay nada que hacer.

Los tres novilleros que hicieron hoy el paseíllo en Madrid demostraron que, cada uno con su estilo, saben más o menos la metodología, aunque viciada con esa tauromaquia moderna de los cites "fuera cacho", el toreo en línea recta y para fuera, o, lo que es lo mismo, sin alma.

El único que puede presumir de sello propio es el salmantino Alejandro Marcos, que trata de hacer las cosas con pinturería y desmayo, a pesar de que hoy se le vio embarullado y sin ideas para aprovechar las bondades de su primero, que tuvo tanta calidad como flojedad de remos.

Fue éste un novillo que colocó bien la cara pero quedándose cortito, y al salmantino, que se acopló algo mejor por el izquierdo, únicamente se le puede anotar el tremendo volteretón que cobró en el epílogo a dos manos.

CONMOCIÓN DEL PERCANCE

La conmoción del percance hizo que, tras la estocada, llegaran a asomar pañuelos en la petición de oreja, que el usía, acertadamente, no concedió. Ni siquiera la vuelta al ruedo que dio tuvo entidad.

El cuarto se movió sin clase, y Marcos, que nunca encontró ni el sitio ni la distancia, se diluyó en un mar de enganchones.

El peruano Joaquín Galdós demostró que sabe torear, y muy bien, con el percal, pero con la muleta es otro cantar.

Su primero tuvo buen son aunque le faltaran finales en las embestidas por su notoria endeblez. Galdós anduvo fácil, suficiente, pero la falta de ajuste y esas acusadas y modernas manías que posee hicieron que la faena transcurriera en las antípodas de la emoción.

El quinto se rajó a las primeras de cambio, y el peruano, contagiado ya por la frialdad de la tarde, desistió también pronto.

El peor parado de la tarde fue el colombiano Juan de Castilla, que volvía a Madrid en sustitución el mexicano Luis David Adame después de la buena impresión que dejó el pasado lunes en esta misma plaza.

Pero está visto que a De Castilla le hace falta el toro complicado o con "carbón" para desarrollar su toreo de firmeza y valor, ya que en cuanto sale el bueno se le notan, y mucho, las carencias artísticas que atesora.

Así se explica que no llegara a aprovechar al tercero, un gran novillo por el pitón derecho, y al que toreó con largura, limpieza y ligazón, pero sin sentimiento alguno, lineal y vaciando las embestidas para allá en lugar de abrochárselas en la cadera, motivo por el que la sensación final fue que el animal se le fue el enterito.

El último se apagó pronto y el colombiano se eternizó en un continuo quiero y no puedo, y con la gente apremiándole.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una voltereta, una vuelta al ruedo y tres novillos sin aprovechar en Madrid