PREMIUM  TURISMO

Verano en Bardenas Reales: disfruta de un paisaje de 'western' en la Ribera

El Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Bardenas Reales de Navarra, una suerte de 'Gran Cañón del Colorado navarro', ofrece planes para todos los públicos para estas vacaciones.

Parque Natural de las Bardenas Reales de Navarra.
Parque Natural de las Bardenas Reales de Navarra.  

Los viajeros que llegan a Bardenas Reales descubren un escenario al más puro estilo de los del famoso western protagonizado por John Wayne, Centauros del desierto. Ante ellos, se extiende un impresionante paisaje de barrancos, cabezos, cortados y llanuras, pintado en tonos ocres, marrones y rojizos que contrastan con el azul del cielo. Este despoblado, una suerte de Gran Cañón del Colorado en plena Ribera navarra, es un destino clave para quienes quieren disfrutar de unos días en contacto la naturaleza y conociendo o redescubriendo un lugar excepcional. 

Se trata de un Parque Natural de casi 42.000 hectáreas, divididas, histórica y paisajísticamente, en tres zonas muy características y fácilmente diferenciables por los visitantes. Por un lado, la Bardena Blanca, en el centro de este paisaje semi-desértico, con suelos blanquecinos y casi desnudos. Por otro lado, el color oscuro de la tierra que distingue la Bardena Negra, un espacio de grandes planas en altura, provocadas por estratos de roca caliza. Allí se pueden contemplar taludes cubiertos de pinos y coscojas. La otra zona, el Plano, es una terraza aluvial elevada, casi llana, situada al norte de Bardenas y cuyos suelos proceden de los aportes de las aguas del río Aragón.

LA 'GRAN FAMILIA' DE LAS BARDENAS

Este paisaje, también declarado Reserva de la Biosfera y Lugar de Interés Comunitario, es el hogar de un buen número de especies animales y vegetales, protegidas en su mayor parte. Una de las comunidades más singulares son las aves esteparias, adaptadas a vivir en lugares llanos y despejados, con vegetación de poco porte.

Entre ellas, abundan, especialmente en la depresión Blanca, terreras, cogujadas, collalbas, calandrias, gangas, ortegas, sisones y alcaravanes. Entre las más singulares encontramos a la alondra de Dupont, por su rareza, y la avutarda, el gigante de la estepa, que visita de vez en cuando las zonas más cerealistas de las Bardenas.

Por supuesto, las Bardenas son también territorio de aves rapaces, que cualquier visitante podrá avistar durante su paseo: buitre leonado, águila real, alimoche, búho real, cernícalo... De hecho, es una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Los mamíferos también encuentran su lugar en este escenario, aunque verlos es más complicado debido a sus hábitos nocturnos y crepusculares. El abanico de 'vecinos' es muy amplio: conejos, liebres, zorros, garduñas, tejones, gatos monteses, corzo y jabalíes. A esta familia 'bardenera', se suman también aves acuáticas, anfibios, reptiles, peces y otros animales invertebrados.

En cuanto a la vegetación, se pueden observar pinos, coscojas, sabinas, romeros, espartos, ontinas... Incluso podemos encontrar vegetación característica de zonas húmedas, además de cultivos dirigidos por el buen hacer de los agricultores bardeneros.

¿CÓMO RECORRER LAS BARDENAS?

A la hora de visitar la Reserva de la Biosfera de Bardenas, las posibilidades son muy diversas, ya que puede recorrerse de muchas formas y a través de distintos itinerarios. En primer lugar, es muy útil para los visitantes acudir al Centro de Información y Acogida del Parque Natural, donde se explican las peculiaridades del lugar, se dan consejos para el viaje y, por supuesto, de las formas de conocer el paraje. Su horario, de lunes a domingo, desde el 19 de marzo al 31 de agosto es de 9 a 14 y de 16 a 19 horas. Desde el 1 de septiembre es de 9 a 14 horas y de 15 a 17 horas.

En concreto, para descubrir este territorio que tanto recuerda al Lejano Oeste, se pude optar por realizar rutas a pie, en bicicleta (BTT) o en vehículos a motor. En cualquier caso, se recomienda llevar en la mochila el agua suficiente para nuestra visita, protección solar y gorra/sombrero, ya que no existen fuentes dentro de las Bardenas y en verano las temperaturas y la insolación son muy elevadas, sobre todo en las horas centrales del día (lo mejor, es madrugar y entrar a primera hora para evitar el calor). 

Para quienes quieran caminar un poco, se proponen tres paseos, cortos, que permiten visitar puntos de interés, como el del Barranco de las Cortinas. Todos cuentan con un panel de inicio y señalización direccional con postes de madera. Si se opta por la bicicleta, se invita a recorrer nueve recorridos distribuidos por todo el territorio, con diferentes niveles de dificultad y longitudes variables en función de nuestras posibilidades. Cuentan también con panel informativo en su inicio y señalización en placas sobre mojones de hormigón en los cruces. Por ejemplo, se puede realizar una vuelta al embalse El Ferial y recorrer la Plana de la Negra. 

Por último, si se prefiere el coche o la moto, son varios los caminos principales que permiten un conocimiento básico de las zonas más características de las Bardenas. Se recomienda extremar la precaución dentro del espacio protegido, desaconsejándose la entrada si las lluvias son persistentes o han afectado al estado de pistas y caminos, El resto de caminos están reservados para usos profesionales. Es importante respetar esta regulación y contribuir así a la conservación de este espacio.

CASTILDETIERRA, UN SÍMBOLO

En cualquier caso, las visitas se deben realizar entre las 8 de la mañana y una hora antes del anochecer, y en todas no puede faltar conocer el gran símbolo de las Bardenas, el monumento natural Castildetierra..

Viajar a las Bardenas es también una oportunidad para conocer los pueblos riberos, sus joyas histórico-artísticas y naturales y, por supuesto, degustar su gastronomía. También es un buen momento para acercarse a la historia de la Comunidad de Bardenas Reales de Navarra, así como al mundo de la trashumancia y las labores tradicionales agrícolas que allí se realizan. 

Hay propuestas para todas las edades y las vacaciones de verano son un buen momento para adentrarse en sus caminos y conocer algunos de sus secretos, escritos por la propia naturaleza.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Verano en Bardenas Reales: disfruta de un paisaje de 'western' en la Ribera