PREMIUM  TOROS

Cartagena y Pérez Langa salen a hombros en Tafalla en una corrida de rejones con un desdibujado Roberto Armendáriz

Corrida entretenida con un público que premió la entrega de Andy Cartagena y los gestos excesivamente teatreros del aragonés Pérez Langa. 

Mario Pérez Langa y Andy Cartagena salen a hombros tras la corrida de rejones en la penúltima tarde de la feria de Tafalla. MIGUEL OSÉS
Mario Pérez Langa y Andy Cartagena salen a hombros tras la corrida de rejones en la penúltima tarde de la feria de Tafalla. MIGUEL OSÉS  

INCIDENCIAS: Quinto festejo de feria en Tafalla. Algo más de media plaza. Tarde de mucho calor, pero más agradable y con algo de viento desde el tercero toro.

GANADO: seis "toros" de la ganadería portuguesa de Santa María. Corrida desigual y mal presentada, algunos de ellos de fea fachada y escasos de presencia, anovillados. Despuntados para rejones. Colaboradores, pero sin transmisión. 

REJONEADORES: Andy Cartagena (silencio y dos orejas), Roberto Armendáriz (silencio y silencio) y Mario Pérez Langa (oreja y oreja con petición de la segunda).

Tarde de mucho calor en Tafalla y cierta expectación por ver de nuevo al navarro Roberto Armendáriz. Sin embargo, el rejoneador de Noáin se mostró muy desdibujado toda la tarde, falló con el rejón de castigo, no estuvo cómodo en ningún momento y fue decepcionante la suerte de matar en sus dos oponentes. Terminó sus dos actuaciones con sendos silencios y sensación de desánimo. 

Todo lo contrario exhibió el joven de Calatayud Mario Pérez Langa, que si bien en el terreno artístico dejó también bastante de que desear, fue capaz de tapar esas carencias con un exceso de teatralidad, de euforia desmedida y, en algún momento, de triunfalismo desbordado. Tuvo un feo gesto al agarrar de los dos pitones y empujar al toro herido con el rejón de muerte con derrame en su primer enemigo, gesto que sin embargo fue interpretado por el público como de gran valentía y pundonor, lo que le supuso la oreja de su primero, después de una faena sin apenas contenido. 

Cierto es que se trata de un joven rejoneador con un entusiasmo enorme, pero haría bien en no celebrar como si hubiera marcado un gol en la final de la Champions después de colocar una banderilla en las costillas. Desluce el espectáculo y busca engañar al público menos exigente. A buen seguro que el tiempo atemperará sus ánimos y convertirá sus ganas en un buen rejoneador, pues muestra maneras y capacidad para serlo.

LA COLECCIÓN DE LAS MEJORES IMÁGENES DE LA TARDE DE REJONES EN TAFALLA

Estuvo, de hecho, mucho mejor Pérez Langa en su segundo, con un toro de pitones recogidos. Colocó una magnífica banderilla al quiebro a una corta distancia, pues el toro no se arrancaba. Agradó en el público su disposición y ganas de gustar. Colocó medio rejón de muerte en su segundo, y volvió a correr eufórico atravesando la plaza en busca de su montura. El público hizo lo posible por premiarle con dos orejas, pero la presidencia consideró, con buen criterio, que el trofeo solicitado por el público era suficiente. 

Andy Cartagena no ofreció su mejor versión en el primero de su lote, al que le faltó fijeza y colaboración. La cuadrilla de Cartagena le dio más capotazos al toro en el primero que tiempo estuvo ante el caballo el animal. Un auténtico exceso que terminó por acabar con las fuerzas y el interés del anovillado enemigo. Con su caballo Bético consiguió los mejores momentos en banderillas, pero falló con el rejón de muerte y con el descabello. 

En el segundo estuvo mucho mejor Cartagena, seguro desde el principio con el rejón de castigo y muy correcto con las banderillas. El momento álgido de la faena llegó con dos banderillas colocadas al violín, después de hacer que el caballo se levantara sobre sus cuartos traseros, algo que hizo vibrar a los tendidos. Mató de manera eficaz y el público le premió con las dos orejas, quizá algo excesivo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cartagena y Pérez Langa salen a hombros en Tafalla en una corrida de rejones con un desdibujado Roberto Armendáriz