CULTURA

El Teatro Gayarre retoma la actividad con una obra de Shakespeare ambientada en tiempos de coronavirus

El Teatro Gayarre levanta el telón con tres espectáculos de calle en el patio del Palacio de Ezpeleta.

Dos personas se dan un beso. Imagen EFE.
Dos personas se dan un beso. Imagen EFE.

El Teatro Gayarre, como es habitual en las temporadas de verano, levanta el telón con tres espectáculos de calle pero, en lugar de hacerlo ante la fachada del teatro, se traslada al patio del Palacio de Ezpeleta (entrada por la calle San Francisco).

Los martes, a las 20:00, es el turno de las artes de calle y teatro en el Patio del Palacio de Ezpeleta (entrada por la calle San Francisco), de la mano del Teatro Gayarre, con tres funciones de teatro fresco para todos los públicos, que incluye diferentes temáticas, con una compañía navarra (Atikus Teatro), y otras propuestas nacionales. Podremos disfrutar de historias que nos llevarán por mundos oníricos, de pasión, juegos y fantasía.

Las funciones venían representándose otros veranos junto a la fachada del Teatro Gayarre y este año se traslada al Patio por el tema de control de aforos sin renunciar a los espectáculos al aire libre. La entrada será libre, por orden de llegada hasta completar aforo. Las puertas del recinto se abrirán 45 minutos antes.  

La primera representación, Romeo Enmasrcarillado (Alkitus Teatro) tendrá lugar el 11 de agosto a las 20 horas. Dos familias de vendedores ambulantes coinciden en un mismo espacio para vender el mismo género: melones. El conflicto está servido. De la entraña de estos rivales nacen dos amantes, cuyas desgracias enterrarán conflictos secundarios.

El curso de un amor de muerte herido y el contexto de crisis sanitaria en el cual vivimos será nuestro tema. Si escucháis la obra con paciencia, nuestro afán salvará toda carencia. Esta sería la introducción Shakesperiana de nuestra propuesta…

Una semana más tarde y a la misma hora, será el turno de DistanS (Vol'e temps). DistanS habla de amistad: los recuerdos que siguen vivos en nuestros corazones a pesar de los años. Habla de la fragilidad del ser humano, de la ruptura, la soledad, y del amor capaz de regenerar y reconstruir nuestras relaciones con los demás. Un viaje a través de las emociones en un espacio visual y sonoro que envuelve las escenas de circo acrobático y teatro gestual que conforman un espectáculo orgánico, sensible y divertido.Un pacto, un código secreto, una cápsula del tiempo, una promesa… Dentro de 20 años en el mismo sitio a la misma hora. La vieja casa del árbol donde dos amigos compartían sus tardes de ocio entre juegos, risas, fantasías y complicidad.El tiempo pasa y la distancia es inevitable pero no tiene que suponer el olvido. Como decía la canción, 20 años no es nada…Y dos personajes que encontraron la manera de poder seguir juntos en la distancia aunque la vida les lleve por caminos diferentes.

Con este espectáculo, la compañía ahonda en las emociones que son capaces de generar el riesgo de las disciplinas circenses y la interpretación teatral. Portes acrobáticos, acrobacias dinámicas, cuerda floja, malabares musicales, música en directo, barra fija, slapstick, teatro gestual, son las herramientas que apoyadas por la dramaturgia conforman una historia cercana y emocionante capaz de 0conmover a todos los públicos y transmitir valores necesarios para una sociedad actual.

Por último, el 25 de agosto y también a las ocho será momento para disfrutar de Antipasti (EQM Serveis Culturals). El Antipasti es un curioso restaurante italiano, con dos cocineros muy especiales: el chef Marcelo Mascarpone y su ayudante Pepino Pepperoni. Este par nos ofrecen un espectáculo que mezcla circo y magia. Malabares con verduras, equilibrios con montañas de pizzas, números de magia con comida, participación del público… y sobre todo mucho humor y la mejor música italiana. Sed valientes y reservad mesa en el Antipasti. Buon appetito!!!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Teatro Gayarre retoma la actividad con una obra de Shakespeare ambientada en tiempos de coronavirus