SOCIEDAD

Una casa de subastas de Nueva York pone a la venta una talla navarra del siglo XIII que estaba en paradero desconocido

La ha localizado Ricardo Heras Mulero, arquitecto restaurador formado en la Universidad de Navarra: "Me gustaría que la talla volviera a Navarra". 

Virgen de Salinas de Ibargoiti que sale a subasta a finales del mes de enero
Virgen de Salinas de Ibargoiti que sale a subasta a finales del mes de enero  

La popular sala de subastas Sotheby´s de Nueva York ha puesto a la venta una talla de la Virgen de Salinas de Ibargoiti del siglo XIII que estaba en paradero desconocido desde hace casi un siglo y de la que sólo se conocían, hasta la fecha, dos fotografías. 

El hallazgo en Nueva York ha sido gracias al Ricardo Heras Mulero, arquitecto restaurador por la Universidad de Navarra. Originario de Soria pero con fuertes vínculos en la Comunidad foral, Heras ha señalado que la talla saldrá a subasta el próximo 26 de enero por entre 12 y 18.000 dólaras (entre 10.000 y 16.000 euros). 

"Justo acabo de dejar mi trabajo como arquitecto convencional para dedicarme de lleno a mi pasión, la conservación y gestión del patrimonio cultural. En breve terminaré los estudios y deseo que esta pequeña coincidencia sea una buena señal en mi nuevo rumbo profesional", ha indicado Heras sobre el encuentro. 

"Lo que deseo es que la talla vuelva a Navarra, de donde nunca tuvo que haber salido", añade el experto. 

La respuesta sobre cómo una imagen de la Virgen de Salinas de Ibargoiti ha podido terminar en una casa de subastas de Nueva York podría encontrarse en los datos que Heras Mulero ha investigado sobre el asunto.

"En 1928 se realizaron tareas de restauración en el interior de iglesia de San Miguel de Salinas de Ibargoiti, por lo que es de suponer que la imagen fue vendida para poder hacer frente a esos gastos", razona al comprobar ahora que la pieza se encuentra en el mercado de arte neoyorkino desde 1929. 

La talla ha pasado por manos privadas, que la tenían hasta la fecha conservada en Minnesota y California. "En el catálogo aparece como procedente de Salinas de Monreal, que no es otra que el actual Salinas de Ibargoiti que modificó su nombre a principios de siglo. Se pensaba que había salido de Navarra en los años 50-60, pero leyendo su proveniencia ahora vemos que ya estaba en EE UU en 1929", comenta Heras. 

La procedencia concreta de la talla tampoco está exactamente clara. "No se sabe si proviene del propio Salinas o de Lizaberría, un despoblado cercano que conserva las ruinas de su iglesia románica y a la que intenté medir cuando realizaba la enciclopedia del románico navarro. Fue imposible acercarse por la cantidad de espinos que la envolvían", rememora el experto formado en la Universidad de Navarra en Pamplona. 

DE TIEMPOS DE SANCHO EL FUERTE

La imagen de la virgen data del primer tercio del s.XIII, de tiempos de Sancho el Fuerte, es de madera, mide de 90 cms de altura y presenta una talla "de gran calidad", explica Heras.

"Estilísticamente es similar aunque superior a la imagen de Iriberri, que además de no poseer ya el niño, se encuentra también en paradero desconocido. Destaca la gran cantidad de oro de su policromía, muy bien conservada además, lo que da idea de la importancia que tuvo la talla en su día y la pondría en relación con las Vírgenes forradas de plata sobredorada del siglo anterior (XII), que solo se podían permitir los grandes centros como la Catedral de Pamplona y el monasterio de Irache", comenta el arquitecto restaurador. 

Ricardo Heras mantiene que que, para aumentar su valor, se restauraron las coronas (se retallaban en época moderna para colocarles coronas metálicas), todas las manos y también los pies del Niño (que sufrían mucho al ponerles posteriormente vestimenta a las imágenes). "En esas fotografías también destaca la curvatura del Niño hacia delante, que aunque seguramente no tenga nada que ver, evoca los dramas litúrgicos que se realizaban ante estas imágenes, especialmente en Navidad, con los Reyes y pastores, como parece demostrar que sucedía con la de Irache", concluye el experto sobre esta talla. 

Si nada lo remedia, el 26 de enero saldrá a subasta pública y caerá en nuevas manos, que posiblemente no sean navarras y la imagen no volverá a su lugar, Salinas de Ibargoiti


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una casa de subastas de Nueva York pone a la venta una talla navarra del siglo XIII que estaba en paradero desconocido