La suerte del principiante

Dicen que el refranero español es sabio. Quizás por eso, una de sus frases populares habla de la suerte del principiante. 

Dicen que el refranero español es sabio. Quizás por eso, una de sus frases populares habla de la suerte del principiante. Y es verdad eso de que cuando se inicia algo es necesario un poco de fortuna para que todo salga bien, pero no es menos cierto que no sólo de suerte vive el principiante. Es también importante preparar los comienzos y no dejarlo todo en manos de la diosa Fortuna. Aquí encontrarás algunos pequeños consejos que ayudarán a que tus inicios marchen como esperas.

Nueva oficina, nuevos compañeros, nuevos retos

Iniciar una andadura en una nueva empresa siempre es un momento inquietante que es necesario afrontar. El objetivo de cualquier principiante debe ser convertirse en imprescindible dentro de su nueva organización. Para ello, es fundamental conocer al máximo los clientes de la empresa y mostrarse como un compañero que comparte sus conocimientos y que se muestra dispuesto a formar parte de cada nuevo proyecto de la empresa.

Si has cambiado de trabajo recientemente se paciente y usa tus habilidades para escuchar y hacer que la adaptación sea lo más rápido posible. Cuanto antes llegues a conectar con tus compañeros y los valores de la empresa, antes podrás aplicar tu experiencia para llegar a los objetivos. 

Apuntarse al gimnasio

Empezar a correr de nuevo o apuntarse de nuevo al gimnasio son decisiones fáciles de tomar pero no tan sencillas de mantener en el tiempo. La motivación es un requisito a la hora de hacer deporte. No siempre las ganas acompañan, no siempre hace buen tiempo y existen enemigos poderosos como la pereza y las agujetas. A veces es muy duro retomar la actividad física y volver a sentirse un principiante cuando se ha dejado de lado durante un tiempo. En estas situaciones, es conveniente buscar una compañía agradable, recordar que el descanso es parte del entrenamiento y ser realista a la hora de fijarse objetivos para no agobiarse con metas demasiado difíciles de lograr.

Exámenes y pruebas

Tanto al realizar unos estudios universitarios como a la hora de aprender un nuevo idioma los inicios son fundamentales. Una mala experiencia en los primeros meses de estudio hace que muchos decidan aparcar su nueva formación. Por eso es imprescindible estar lo más motivado posible. Para ello es fundamental comprender que el estrés es intrínseco a estas situaciones, por lo que no debes derrumbarte si te sientes demasiado nervioso; es lo normal. En esos momentos, recuerda que tus objetivos los alcanzarás a largo plazo y márcate pequeñas recompensas al ir logrando avances. 

Aprender a jugar 

Personas de todo el mundo han encontrado en el póker una afición divertida, que les ayuda a liberar tensiones. Pero es habitual que muchos de los recién llegados no se lancen a probar su emoción por miedo a perder demasiado dinero. Para jugar sin mucho riesgo, es clave que el principiante elija los mejores torneos para comenzar a jugar. A partir de ahí, hay que seguir otros trucos para que un principiante afronte una situación nueva. Es bueno tener claro que no pasa nada por retirarse de una partida si las cartas no están de lado y combinar diversas estrategias. 

Seguro que alguna vez has sentido que la suerte te ha acompañado cuando has sido principiante en algo, ¿verdad? Pero es necesario reflexionar sobre los retos que se nos han planteado en nuestros inicios del pasado para aplicarlos en la nueva andadura que vas a afrontar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La suerte del principiante