• sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 06:27

 

 
 

SEGUROS

El seguro de coche a todo riesgo, el más completo y contratado

Los vehículos vuelven a recobrar su protagonismo en los desplazamientos urbanos, al tiempo que se incrementan en trayectos interurbanos. 

Un conductor al volante de un vehículo. CEDIDA.
Un conductor al volante de un vehículo. CEDIDA.

Cada vez, usamos más el coche, después de unos meses de estacionamiento obligatorio. Conviene recordar en este momento de la necesidad obligatoria, y legislada, de contratar, o revisar, el seguro para nuestro automóvil, encontrándonos un sinfín de opciones en distintas compañías de seguro, las cuales ofrecen todo tipo de pólizas que se adaptan a las necesidades de cada cliente. ¿Lo mejor? Calcular el seguro de coche y ver de forma clara y concisa las características del mismo.

En España, los usuarios disponen de un importante abanico de opciones a la hora de contratar un seguro, tanto de aseguradoras como de pólizas dentro de cada aseguradora. Saber tus necesidades, tu presupuesto y lo que se quiere contratar son tres elementos básicos a la hora de emprender este paso obligatorio. Decimos obligatorio porque tanto en España, como en el resto de países de la Unión Europea, es necesario que cualquier coche que circule disponga de un seguro que, al menos, se haga cargo de los daños causados a terceros. De no contratar un seguro, cualquier persona estaría cometiendo un delito. En consecuencia, todos los conductores contamos con una póliza de responsabilidad civil, la cual cubre a otros conductores en caso de accidente.

Seguro a todo riesgo, mayor demanda

En España, de manera genérica, los conductores encuentran hasta cinco tipos de seguros para sus automóviles, independientemente de la aseguradora con la que se contrate la póliza: hay un seguro a terceros (de manera general: su cobertura cubre los daños que causemos a otros conductores, pero no cubre daños en nuestro vehículo, siempre y cuando seamos nosotros los responsables); un seguro a terceros ampliado (es una ampliación el anterior, donde el usuario elige, de manera general, qué características debe llevar su seguro, como robo, incendio o lunas, y qué debe cubrir, aparte de los aspectos básicos de la póliza anterior); cobertura a todo riesgo con franquicia (se fija una cantidad que la aseguradora pacta con el asegurado y que en caso de siniestro actúa como límite de cobertura a pagar) y, finalmente, el seguro a todo riesgo: se cubren los daños a terceros y aquellos que se causen en nuestro vehículo.

El seguro a todo riesgo viene acompañado de otra serie de servicios adicionales, más o menos comunes a la mayoría de las aseguradoras del sector. Al contratar este tipo de pólizas, el usuario recibe, en caso de necesitarlo, asesoramiento a la hora de realizar algún trámite administrativo, como recurrir una multa; contar con un vehículo de sustitución cuando el suyo se encuentra siendo reparado; la elección de un taller de su confianza e incluso la opción de dejar en manos de la aseguradora el trámite de pasar la Inspección Técnica de Vehículos o de pasar una revisión previa a este trámite obligatorio que evite sustos posteriores. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El seguro de coche a todo riesgo, el más completo y contratado