• lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:37

 

 
 

REVISTA

Revólver dispara puro Rock&Roll en el corazón de Pamplona

Carlos Goñi y su banda deleitaron a los cerca de mil asistentes al concierto celebrado el viernes 26 en la sala Zentral de la capital navarra. 

Carlos Goñi prometió al público que se haría tarde sobre el escenario de Zentral. Y cumplió su palabra. Más de dos horas y media de concierto en el que hubo tiempo para casi todo: temas acústicos, sabor a Jazz y mucho Rock&Roll. Tres en uno.

Revólver regresaba a Pamplona después de un par de años de ausencia para presentar 'Capitol' el nuevo disco de Carlos Goñi en el que se ha reencontrado con un estilo más cercano al que le encumbró al top de la música en español, tras las experiencias de 'Argan' y 'Babilonia', dos discos con otro carácter y de los que no sonó ni un sólo tema. Bien por azar o de manera involuntaria, una declaración de intenciones. 

Zentral no se llenó, pero las cerca de mil personas que disfrutaron de la cita pudieron conocer de primera mano cómo suenan muchos de los temas del nuevo disco. No hubo contemplaciones en presentar hasta 7 canciones del trabajo que Goñi calificó como un nuevo capítulo del libro de su vida. Y el concierto no se resintió, porque Goñi y su banda supieron intercalar de manera estratégica los grandes éxitos del grupo desde el primer momento, de forma que mantuvieron la tensión del concierto durante las más de dos horas de sesión. 

Abrió el concierto 'La carretera', un tema inédito que fue apartado de manera injusta del disco El Dorado (1995). Un cañón de rock que puso en alerta a los asistentes antes de recibir el resto de disparos. Sara, Premios y cicatrices o el Roce de tu piel sirvieron de adelanto en una primera parte con toda la banda sobre el escenario: Manuel Bagüés en el bajo, Carlos Sánchez en la batería y Josué Santos en los teclados y el saxo.

Fue precisamente con éste último con quién Goñi consiguió llevar su música a otros colores, muy cercanos a los que pueden escucharse en un club de jazz, con la interpretación de El Peligro y El Faro de Lisboa. Fue con estas dos canciones con las que el grupo llegó a su mejor momento. Dos versiones distintas de dos temas clásicos de Revólver que crecieron de manera inesperada en momentos de improvisación con el saxo y los teclados, el cajón y la guitarra acústica. Dos versiones que Goñi debería plantearse grabar con ese nuevo acento musical o recuperar de sesiones de alguno de sus conciertos para dejar constancia del momento de la banda. 

Zentral ofrece una sonoridad nítida y clara, que junto a la destreza de una banda como Revólver permitió pasar de esas secuencias de clima casi vocal a tres dentelladas de Rock&Roll potente y directo para poner el fin a una cálida noche, en la que Goñi y el público se divirtieron con las anécdotas que el músico narró desde el escenario junto a la 'lucha' por encender o apagar el aire acondicionado, del que el líder de Revólver se declaró "enemigo íntimo". 

No va más, San Pedro y El Dorado pusieron un colofón eléctrico a una noche que suponía el último concierto de Revólver dentro de su gira de invierno en sala para comenzar en breve su recorrido por plazas y escenarios abiertos con la llegada del verano. Antes, el grupo se encamina a cuatro conciertos en México DF con el aplomo de los tres meses de rodaje en la gira de Capitol, que sin duda le han llevado a una mayor complicidad y un desarrollo más compacto de su puesta en directo sobre el escenario. 

Con el sonido del Love Grows de Edison Lighthouse la banda se despidió entre los vítores de un público que disfrutó de lo lindo con lo prometido por Goñi al inicio de la cita: un concierto largo y completo que repasó los mejores episodios de toda una banda sonora de la vida y obra de Revólver


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Revólver dispara puro Rock&Roll en el corazón de Pamplona