CULTURA

La revista Príncipe de Viana dedica un monográfico a las bibliotecas de Navarra

La revista, con una tirada de 400 ejemplares, puede adquirirse en la tienda de publicaciones del Gobierno de Navarra y en librerías al precio de 10 euros.

Interior de la Biblioteca de Navarra. ARCHIVO
Interior de la Biblioteca de Navarra. ARCHIVO  

El nuevo ejemplar de la revista Príncipe de Viana está destinado a valorar la riqueza y diversidad de los fondos bibliográficos que posee la Comunidad foral. El monográfico, editado con el título 'Las Bibliotecas de Navarra: acceso a la información y el conocimiento' y coordinado por Asun Maestro, directora del servicio de Bibliotecas del Gobierno foral, da a conocer diversas características del mapa de los centros del territorio y permite construir una completa panorámica de su situación actual.

El número 275 se estructura en diecinueve artículos organizados en función de diferentes tipologías, entre las que se presenta con entidad propia la Biblioteca de Navarra, junto a las pertenecientes a las universidades, las especializadas, las patrimoniales y otras con temática específica que tienen que ver con este tejido. Todos los trabajos cuentan con la participación de profesionales expertos en cada materia específica.

La revista, con una tirada de 400 ejemplares, puede adquirirse en la tienda de publicaciones del Gobierno de Navarra (calle Navas de Tolosa, 21, de Pamplona) y en librerías al precio de 10 euros.

El volumen comienza con una serie de artículos vinculados al principal centro bibliográfico navarro, que cumple 150 años, y que están relacionados con la Red de Bibliotecas Públicas, que celebra los 70 años de su creación.

Amaya Prado, técnica en la materia, en el artículo "La Biblioteca de Navarra, orígenes y evolución en la sede de Mendebaldea (2011-2018)", elabora un breve análisis del recorrido histórico por las diferentes sedes que ha tenido este centro. Además, expone datos sobre su evolución y cambios acontecidos desde su apertura en 2011 hasta finales de 2018. Asimismo, en otro artículo, esta misma autora presenta el origen, evolución y características de "La Biblioteca Navarra Digital (BiNaDi)".

A continuación, "La Red de Bibliotecas Públicas de Navarra", de Mikel Zuza, recorre los 70 años de una red sólida desde su fundación, en 1950, hasta la actualidad, repasando sus principales hitos.

María Luisa Álvarez, también técnica del principal centro bibliográfico navarro, elabora la investigación "El Depósito Legal, garante de la conservación". En su obra esboza la historia del depósito legal en Navarra, desde su implantación en 1958, analiza la legislación, funcionamiento y gestión de la Oficina de Depósito Legal, así como el proyecto Archivo de la Web de Navarra.

En el artículo "La biblioteca taurina de José Luis Ibarra y su donación a Navarra", hecho acaecido en 1947, el historiador y geógrafo Juan Francisco Elizari y el economista Fernando Cirauqui realizan una exposición detallada sobre la misma.

Elizari también firma el texto "El patrimonio cinematográfico y audiovisual en la Biblioteca y Filmoteca de Navarra", en el que elabora una aproximación a los orígenes del patrimonio cinematográfico y audiovisual navarro, hasta la reciente configuración de la Filmoteca de Navarra.

Finalmente, Jesús Arana resume en "Los clubes de lectura y las bibliotecas navarras", los casi veinte años de funcionamiento de estos centros.

UNIVERSITARIAS, ESPECIALIZADAS Y PATRIMONIALES

Los servicios prestados en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y la Universidad de Navarra (UN) también tienen un papel importante que se plasman en los dos siguientes capítulos. "La Biblioteca de la Universidad Pública de Navarra, hoy", escrito por quien fuese su directora hasta el pasado año, Belén Altuna.

En este primer trabajo se pone de manifiesto la evolución de los servicios prestados, cumplidos sus 25 años de creación, tanto en docencia como en aprendizaje e investigación, desarrollando un modelo centrado en los usuarios.

En el segundo, el director del centro de la Universidad de Navarra, Víctor Sanz, y la subdirectora, Isabel Iribarren, describen "El servicio de Bibliotecas de la Universidad", creado en 1952 y vinculado a su primer bibliotecario general, Álvaro D'Ors.

La revista Príncipe de Viana también se refiere a diversas entidades especializadas en Navarra que ofrecen servicio a usuarios específicos interesados en un tema, profesión o proyecto concreto.

En primer lugar, Juan López, encargado de la de Salud Mental, y Mª Ángeles Rodríguez, encargada de la del Complejo Hospitalario de Navarra, presentan la "Biblioteca de Ciencias de la Salud del Departamento de Salud". Ambos autores analizan un conjunto de centros especializados en este campo, así como su evolución hacia un modelo de gestión virtual.

Posteriormente, el artículo "El Centro de Estudios del Museo Oteiza y su biblioteca", elaborado por el responsable del centro, Borja González, describe la simbiosis entre este tipo de instituciones y los centros de documentación, sustentados en el archivo personal del escultor.

María Pilar Los Arcos estudia el caso de la "Biblioteca del Archivo de Navarra", con sus dos sucursales, la del Archivo de la Administración de la Comunidad Foral de Navarra y la del Archivo Real y General de Navarra, en el que trabaja como técnica.

Dentro del sector musical, se incluye el texto dedicado a la "Biblioteca de la Ciudad de la Música", bajo la autoría de su técnica, Arantza Etxeberria. En la obra relata los comienzos de la entidad, en una sala de conservatorio, hasta la relevancia que adquiere posteriormente con su especialización en la materia.

Por último, dentro del ámbito de las catalogadas como especializadas, el artículo realizado por Amaia Barandica y Rut Iturbide de la Fundación IPES-IPES Fundazioa describe el trabajo realizado por el "Centro de Documentación - Biblioteca de Mujeres de la Fundación IPES", especializado en género y feminismo.

PROYECTOS COOPERATIVOS DE DIGITALIZACIÓN

En este número se incluyen tres centros más que albergan destacados fondos literarios de Navarra. Su conservación y difusión ha mejorado conforme se han desarrollado proyectos cooperativos de digitalización como "El Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico de Navarra", analizado por Roberto San Martín, especialista en la materia.

Además, se incluyen las referencias a dos fondos patrimoniales relevantes en Navarra. "La Biblioteca Central (provincial) de Capuchinos de Pamplona Extramuros" es descrita por una de las profesionales que trabajan en la institución, Miren Lara, y por José Ángel Echeverría, experto del Archivo de Capuchinos de Extramuros de Pamplona. Y el estudio titulado "Liburutegi kapitularra, oinatzak Iruñeko oroimen kulturalean" (Biblioteca capitular, huellas en la memoria cultural de Pamplona), elaborado por Ainara Galarza y Álvaro Aranguren, miembros de Ex-Libris, Servicios Documentales, que valoran el patrimonio bibliográfico de la Catedral de Pamplona.

La revista se completa con una panorámica general realizada en el "Estudio socioeconómico de las Bibliotecas de Navarra", firmado por Fernando Ross, jefe de Sección de la Red de Bibliotecas del Gobierno de Navarra.

Para finalizar, los profesionales de este sector cobran protagonismo en la publicación "Una historia de ASNABI, a punto de cumplir 25 años (1995-2019)". Clara Flamarique, experta del Gobierno de Navarra, repasa la historia de la asociación y el importante papel desempeñado en el reconocimiento de la profesión en Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La revista Príncipe de Viana dedica un monográfico a las bibliotecas de Navarra