PREMIUM  ENTREVISTA

Patxi Irurzun, escritor pamplonés: "El caso de las brujas de Zugarramurdi pasaba en toda Europa"

El autor navarro acaba de publicar "Los dueños del viento", una novela histórica y de aventuras ambientada en el siglo XVII.

El escritor navarro Patxi Irurzun chara sobre su último libro, Los Dueños del Viento. IÑIGO ALZUGARAY
El escritor navarro Patxi Irurzun chara sobre su último libro, Los Dueños del Viento. IÑIGO ALZUGARAY  

De las brujas de Zugarramurdi a los corsarios vascos del Caribe. El escritor Patxi Irurzun (Pamplona, 1969) ha emprendido un gran viaje en su novela más ambiciosa hasta la fecha: Los dueños del viento, que acaba de publicar con Harper Collins

El autor navarro ha dedicado diez años de trabajo a escribir este libro, una historia de aventuras ambientada en el siglo XVII que canta a la libertad. Su protagonista, el joven Joanes de Sargamín, se ve obligado a huir del caserío donde vive en Zugarramurdi, perseguido por la Inquisición, y acaba enrolado en un barco pirata, 'empleado' como músico.

Irurzun, que ha publicado varias colecciones de relatos y novelas, algunas mientras escribía esta obra, la presentará este jueves, a las 18:30, en la librería Elkar de Pamplona.

Ha contado que la idea del libro surgió leyendo por casualidad sobre piratas en la biblioteca. ¿Qué le animó a tirar del hilo?

Sí, y hace poco, revisando la documentación, apareció el folleto con el que empezó todo. Era una guía de lectura de piratas y la cogí en la biblioteca de Civican. Lo que más me interesó fueron las recomendaciones de la música que, en teoría, escuchaban los piratas, como la música cajún. Empecé a escuchar discos y me fue picando la curiosidad. Así que profundicé en otras lecturas de la infancia, ensayos… Descubrí los piratas vascos, los intentos de repúblicas libertarias en el Caribe… Y decidí escribir una novela.

La música tradicional está muy presente desde el principio en su novela con el txistu, la txalaparta, la alboka… ¿Qué papel tiene?

La alboka es el hilo conductor del relato porque acompaña al protagonista hasta el final. Es un instrumento muy tradicional. Tiene un sonido muy potente y ligado a la tierra. Además, la forma de tocarla es muy peculiar, de respiración circular. Cada vez que la toca, el protagonista recuerda todo lo que ha perdido a lo largo de su vida: su tierra, su caserío, su familia…  Es lo que le mantiene unido. Y el abuelo le dice que mientras la música siga fluyendo, la vida también lo hará.

A lo largo del libro reúne citas de poetas y músicos contemporáneos como Kirmen Uribe y Kutxi Romero.

Es un pequeño homenaje a la música, que siempre ha estado bastante presente en la mayoría de mis cuentos y novelas. En este caso quizá es más residual pero está ahí con guiños a músicos y poetas que conozco y me han cedido sus letras paras ponerlas en boca del personaje. El libro esta lleno de pequeños homenajes, también a la literatura, a los libros con los que yo me hice lector, como las novelas de Salgari, Jack London y Julio Verne, y también guiños a Rinconete y Cortadillo, El buscón, La Celestina

¿Qué ha encontrado detrás de la leyenda de las brujas de Zugarramurdi?

Del proceso de las brujas nos ha llegado la leyenda, el akelarre, los vuelos nocturnos…, y es algo que no existió. Detrás de todo eso tiene que haber una explicación lógica y, por lo que he leído, creo que hay dos partes. Por un lado, las denuncias entre vecinos, pequeñas venganzas domésticas en los pueblos. Por otro, en aquella época, los de Urdax eran siervos de la abadía y los de Zugarramurdi, libres. Era una forma de persecución, de controlar a esa gente libre, un control social. El caso de Zugarramurdi es de los más famosos, pero pasaba en todo Europa. Se utilizaba el mismo libro para interrogar a los detenidos y por eso las respuestas de los vuelos y las visiones son parecidas.

¿Qué tienen en común el hijo de una supuesta bruja con los piratas?

Ligar esos dos mundos, el de la brujería y la piratería, creo que tiene sentido. El protagonista es un personaje que huye de la caza. Va a parar al País Vasco francés, donde la situación está igual o peor. Era un nido de corsarios vascos y la mayoría de la población vivía del corso. No es descabellado pensar que un chaval que anda por los puertos y los astilleros buscándose la vida acaba enrolado en un barco. 

¿Qué tópicos ha querido desmontar de los piratas?

La idea que tenemos metida es la que nos viene de las películas o del romanticismo, como La canción del pirata, de Espronceda. Incluso en Peter Pan. Investigando, vi que el que acababa en las tripulaciones piratas es porque no le quedaba otro remedio. En las naciones de Europa eran los más pobres, o los perseguidos por la religión, la justicia, delincuentes, asesinos… Por otra parte, también les venía muy bien a los estados quitárselos de encima porque combatían a barcos de otras naciones. Realmente eran la 'escoria' de la sociedad. No era un mundo ideal, sino cruel y violento. Esto en mi libro también se ve. He querido desmitificar tanto a los piratas como a las brujas, buscar una explicación lógica a lo que pasó.

¿Quiénes serían los piratas del siglo XXI, según el retrato de su novela, los desheredados?

Por ejemplo, la gente que está saliendo de sus países por cuestiones de guerra, persecución… Esa imagen que tenemos de los piratas es muy ideal, pero en aquella época eran temidos y odiados. Hoy en día pasa un poco lo mismo.

Y pregunta obligada: ¿Quiénes son los dueños del viento?

El título viene porque a los piratas es la única salida que les queda. La tierra de los que no tienen tierra es el mar y allí lo que manda es el viento. Ellos se sienten un poco dueños del viento que, en realidad, no es de nadie.

¿El mar es en este libro el símbolo de la libertad?

Sí, el mar es la patria de los que no la tienen y es donde los piratas se sentían a gusto. Hay muchos símbolos ligados a la naturaleza en el libro, como la niebla, que aparece varias veces, con personajes que no saben muy bien dónde está su sitio.

Otro de los temas es la pérdida de la inocencia…

El libro transcurre en una época y un ambiente violentos y el mérito y el logro de ese personaje es mantener ciertos valores: la bondad, la piedad, la amistad, la fidelidad y la integridad. 

¿Ha querido también romper con los clichés que se asocian al género histórico?

No soy lector de novela histórica y, como la primera vez que escribí un diario, lo hice un poco por intuición, dejándome llevar. Muchas veces, un defecto que veo a los libros de literatura histórica es que el autor intenta mostrar al lector todo lo que sabe de un tema. Creo que eso tiene que hacerse sin que se note, que sea el trasfondo. Mi interés en esta novela no es enseñar la historia. Es literatura y quiero contar una historia con un marco detrás en el que he intentado que no chirríe nada, que no haya anacronismos… Me interesa más la parte literaria, la aventura, y he cuidado la escritura, que tenga un tono poético.

¿Volverá el Patxi Irurzun cuentista?

Siempre estoy escribiendo cuentos y cuando se juntas unos cuantos, los reúno y sale una colección. Es un género en el que me siento muy cómodo. Hace poco he hecho también una radionovela que me pidieron en Radio Euskadi, algo nuevo. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Patxi Irurzun, escritor pamplonés: "El caso de las brujas de Zugarramurdi pasaba en toda Europa"