• martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 15:05
 
 

TOROS

Oreja al valor y la voluntad de Miguel Ángel Pacheco en la corrida de fiestas de Olite

Se lidiaron cuatro toros de Guadalest, que resultaron flojos, nobles y faltos de casta en una corrida con más de un tercio de entrada. 

Miguel Ángel Pacheco pasea este domingo su oreja en la plaza de toros de Olite.
Miguel Ángel Pacheco pasea este domingo su oreja en la plaza de toros de Olite. FOTOS: TWITTER MIGUEL ÁNGEL PACHECO

Insólita imagen la que se vivió en Olite durante el paseíllo, que trenzaban El Capea y Miguel Ángel Pacheco, ante la ausencia de un alguacilillo que lo encabezase.

Los olés con los que el público jaleó el estiloso recibimiento por verónicas de El Capea, desaparecieron a causa de la estupefacción que la atropellada y caótica lidia recibida por el primero provocó en los espectadores.

Pedro Gutiérrez brindo a su familia e inició su trasteo doblándose con el toro. Prosiguió con varias tandas de naturales de escasa emoción y, al cambiar a la diestra, se encontró a un animal de corto recorrido y con la cara siempre a media altura. Tras un desplante final, mató de pinchazo y estocada teniendo que conformarse con una minoritaria petición de oreja.

La lidia que su segundo, tercero en orden de lidia, recibió fue incluso peor que la del primero. Ante este toro, el salmantino realizó una faena de similar estructura con un animal de mayor nervio y rapidez. Cuando el sopor comenzaba a embargar al respetable, el matador tuvo a bien coger los aceros, con los que falló en repetidas ocasiones.

A pesar de ser una corrida sosa y falta de raza, el lote de Miguel Ángel Pacheco le permitió mostrar su valor y estilo. Al segundo de la tarde lo recibió rodilla en tierra con una larga cambiada.

La cuadrilla protagonizó tanto el mejor tercio de banderillas, como el ¡ya era hora! tercio de varas más aceptable. Similar inicio de faena al de su compañero, continuando con dos tandas de ligados y profundos derechazos. Por el pitón izquierdo poco o nada se podía hacer y el joven torero emborronó su actuación con los aceros.

Lo más entretenido de la tarde llegó con el que cerraba plaza, el animal con más genio de la corrida, al que Pacheco sometió en una meritoria actuación en la que destacaron los ajustados circulares invertidos y las manoletinas finales.

En esta serie resultó prendido por la pierna, pero como si Dios hubiese llamado a su puerta, salió indemne de la cornada, pero sin librarse de que la plaza viese su torera nalga al rasgarse el chispeante. Mató de media efectiva y se llevó a su esportón el único trofeo de la tarde.

Aun así y, sin duda alguna, quien se llevó la mayor ovación del festejo fue la banda de música debido a su extraordinaria actuación interpretando su variado repertorio.

FICHA

Cuatro toros de Guadalest, nobles, flojos y faltos de casta.

El Capea: ovación con petición y silencio.

Miguel Ángel Pacheco: silencio y oreja.

Presidencia: a cargo de Andoni Lacarra, pasó desapercibida.

Incidencias: corrida de Toros, más de un tercio de entrada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Oreja al valor y la voluntad de Miguel Ángel Pacheco en la corrida de fiestas de Olite