PREMIUM  FERIA DE SAN IGNACIO

Oreja para Adame y Curro Díaz borda el toreo, aunque sin espada, en Azpeitia

El mexicano Joselito Adame cortó la única oreja de una tarde en la que Curro Díaz brilló aunque una malograda espada le arrebató el premio.
 

Curro Díaz torea a uno de los Pedraza de Yeltes en la última Feria del Toro. IÑIGO ALZUGARAY
Curro Díaz torea a uno de los Pedraza de Yeltes en la última Feria del Toro. IÑIGO ALZUGARAY  

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Pedraza de Yeltes, bien presentados y de variado comportamiento. Destacó el buen segundo. El resto no sirvieron, unos por complicados y otros por remisos y apagados.

Rafael Rubio "Rafaelillo", ovación tras aviso y ovación.

Curro Díaz, vuelta al ruedo y ovación.

El mexicano Joselito Adame, silencio tras aviso y oreja.

La plaza registró más de tres cuartos de entrada en los tendidos.

DICHOSA ESPADA

Muy buena fue la actuación de Rafaelillo toda la tarde. No hubo franqueza en ninguno de los dos astados, al contrario, ambos respondieron con genio y dificultades en la muleta, pero pudo más el murciano, que, a base de arrestos y firmeza, valor y entrega, lograría, incluso, pasajes lucidos de mucho mérito. Fue volteado sin consecuencias por el quinto. Falló a espadas y saludó dos ovaciones.

Curro Díaz llevó a cabo una extraordinaria faena a su primero, el mejor toro de la corrida, y con el que el de Linares se "emborrachó" a torear dentro de lo que fue una obra grande, de mucha belleza, desmayo e hilván, de exquisita pinturería, aroma y duende. Todo muy reunido, muy conjuntado y perfectamente compactado. Cumbre. Era de dos orejas, pero su mala espada lo dejó todo en una vuelta al ruedo.

El quinto se paró enseguida y Curro Díaz llevó a cabo una labor tesonera y solvente, que le valió para saludar una ovación.

Poco pudo hacer el mexicano Joselito Adame con su primero, un toro remiso y aplomado con el que apenas pudo pasar de voluntarioso antes de fallar a espadas.

El sexto, sin embargo, fue un manso encastado al que Adame entendió muy bien, aprovechando siempre la inercia para ligar los muletazos, que, además, salieron limpios y de muy buen trazo. Un final de cercanías con el animal ya rajado por completo tuvo también su aquel, de ahí que le perdonaran que fallara en el primer envite con la espada para lograr la oreja


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Oreja para Adame y Curro Díaz borda el toreo, aunque sin espada, en Azpeitia