PREMIUM  TOROS

Triunfal corrida de Pincha en Peralta: un novillo de vuelta al ruedo y todos aplaudidos en el arrastre

El francés Maxime Solera sale a hombros junto al mayoral de la ganadería de Lodosa, que consigue un nuevo triunfo esta temporada. 

El mayoral de la ganadería de Pincha y el novillero francés, Maxime Solera, a hombros en Peralta. MIGUEL OSÉS.
El mayoral de la ganadería de Pincha y el novillero francés, Maxime Solera, a hombros en Peralta. MIGUEL OSÉS.  

INCIDENCIAS: Tres cuartos de entrada en tarde agradable y con algo de viento. Decenas de aficionados de Navarra acudieron a Peralta

GANADO: Novillos de José Antonio Baigorri 'Pincha'. Muy bien presentados. De buen juego, nobles y con clase, en especial el bravo tercero, que fue premiado con la vuelta al ruedo. Todos ellos fueron aplaudidos, algunos ovacionados, en el arrastre. 

TOREROS: Javier Marín (saludos y silencio); Álvaro García (silencio y silencio) y Maxime Solera (oreja y oreja). 

PRESIDENCIA: A cargo de Rocío Ventura Corroza; asesorado por Santiago Campo Balduz (asesor taurino) y Ana Lucía San José Pascual. Cumplió sin problemas su cometido. Fue la corrida de José Antonio Baigorri 'Pincha', el ganadero de Lodosa, todo un éxito para el aficionado. Los seis novillos fueron aplaudidos en el arrastre, el tercero ovacionado y premiado con la vuelta al ruedo y los tres novilleros pudieron haber cortado trofeos, pero sólo uno, el francés Maxime Solera, aprovechó la tarde. 

Los dos primeros fueron los que más bajaron la corrida en todos los aspectos, en trapío, cara y juego.

El tercero, Oloroso, fue un novillo que salió al ruedo ya con mucho brío, se arrancó al caballo con alegría y con distancia, permitió el lucimiento en banderillas y embistió con clase, casta y bravura en la muleta, a pesar de haberse dañado una de las patas delanteras. 

Tuvo el francés Solera el mejor argumento para el triunfo en el novillo del ganadero navarro, repetidor incansable en el engaño. Por el pitón izquierdo embistió de manera larga y profunda, metiendo la cara y humillando. Cortó una oreja el francés que pudieron ser más si hubiera detectado algo antes la calidad del animal con la mano izquierda. Se ensimismó con los derechazos en varias tandas previas, que tuvieron menos brillo que algunos de los naturales. Mató la primera, falló con el descabello y cortó una oreja

El público celebró el comportamiento y la bravura del novillo de Baigorri y el palco concedió una aclamada vuelta al ruedo con felicitaciones al ganadero, que seguía el festejo desde el burladero. 

No desaprovechó el francés la oportunidad de salir a hombros con el sexto de la tarde, otro toro de importante presencia y de mucho fondo. Consiguió varios muletazos largos con la mano derecha, pero la sensación fue la de no aprovechar al máximo las cualidades del animal, que terminó sacando su casta y entrega. Cortó una merecida oreja tras otra buena estocada y abrió así la puerta grande. 

JAVIER MARÍN, SIN TRIUNFO

No tuvo suerte Javier Marín con su lote, pero pudo perfectamente haber terminado la tarde con algún trofeo, en especial en el primero si el puntillero no hubiera errado en sucesivas ocasiones hasta levantar al toro y desesperar al público.

Se le escapó una oreja al cirbonero después de matar muy bien y tras una faena algo despegada. Le bajo la mano al novillo Marín, pero el animal se fue parando poco a poco. No ayudó al novillo, sin ninguna duda, un desconcertante tercio de banderillas, con decenas e innecesarios capotazos al novillo. Terminó la faena con unas bonitas y ceñidas manoletinas.

Fue el cuarto, el segundo de Javier Marín, un toro de mucha cara, amplios pitones y presencia. Lo recibió sin titubeos con el capote con faroles de rodillas. Brindó la faena a su compañero y banderillo de Tafalla Pablo Simón, lesionado en una rodilla y que ha tenido que parar la temporada. De no ser por esta inoportuna lesión, el subalterno tafallés hubiera acompañado a Marín en el ruedo. 

Fue el toro algo complicado en la muleta, que salía con la cara alta y con algún pequeño derrote que deslucía los intentos del cirbonero por embarcar al novillo en la muleta. Le faltó algo de carácter a Marín para sobreponerse a estas dificultades, a pesar de su trabajada faena. Entró a matar sin mucha convicción en dos ocasiones junto a la puerta de arrastre y falló luego en sus intentos con el descabello. Hubo palmas para el novillo y silencio para Javier Marín, que tiene la oportunidad de desquitarse en Navarra con sus compromisos del sábado en su casa y el domingo en Fitero. 

Dejó menos interés en sus faenas Álvaro García, que se vio sobrepasado en su primer novillo, que embestía y repetía en la muleta, pero con menos clase que sus hermanos. Apenas ofreció argumentos García, que dejó al público indiferente. 

En el quinto de la tarde hubo una fuerte ovación para el picador Francisco Aguado, que citó al novillo en tres ocasiones con distancia y sentido, haciendo que Tranquilo, como se llamaba el de Pincha, acudiera al montado desde los medios de la plaza. Fue de lo mejor de la tarde junto a los pares de banderillas de Omar Guerra, banderillero de Maxime Solera. 

Estuvo mejor Álvaro García en este toro, que brindó al picador antes mencionado. Le ayudó también mucho el novillo de Pincha, pero fue el torero el que no aportó la transmisión necesaria para conectar con el público. El novillo quería por el pitón derecho, pero no se encontró oponente que le exigiera y cuidara. 

Mató García de una estocada tendida, falló con el descabello y fue silenciado mientras los tendidos se centraban en ovacionar, de nuevo, a otro novillo en el arrastre. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Triunfal corrida de Pincha en Peralta: un novillo de vuelta al ruedo y todos aplaudidos en el arrastre