PREMIUM  TOROS

Entretenida primera novillada en Peralta: puerta grande para Silva, firme Toñete y susto para Igor Pereira

Variada corrida del hierro de Sobral, en especial un magnífico cuarto al que se premió con una gran ovación y se le pidió la vuelta al ruedo.

Miguel Ángel Silva sale a hombros en la primera novillada de Peralta. MIGUEL OSÉS.
Miguel Ángel Silva sale a hombros en la primera novillada de Peralta. MIGUEL OSÉS.  

INCIDENCIAS: Primera de la feria de Peralta. Tarde de calor, con hasta 38 grados. Tres cuartos de entrada. Una mujer fue atendida por un golpe de calor. 

GANADO: Novillos de Sobral. Bien presentados, con movilidad y colaboradores. Más complicados segundo, tercero y quinto. De nota el cuarto, al que se le pidió la vuelta al ruedo y fue ovacionado.

TOREROS: Miguel Ángel Silva (oreja y oreja), Igor Pereira (silencio y silencio) y Antonio Catalán "Toñete" (silencio y vuelta al ruedo). El diestro portugués Igor Pereira fue atendido en la enfermería al término de su primero por una fuerte voltereta. Sufrió golpes y una cornada de 5 centímetros en la pierna derecha, que fue curada. Se corrió turno y toreó su segundo toro el último de la tarde para facilitar su recuperación. 

PRESIDENCIA: A cargo de Juan Carlos Castillo Ezpeleta; asesorado por Santiago Campo Balduz (asesor taurino) y Ana Lucía San José Pascual. Cumplió bien su cometido. Pudo conceder la oreja a Toñete en el segundo pues la petición fue mayoritaria. No aceptó tampoco la petición de vuelta al ruedo al cuarto de la tarde. 

PUREZA Y EMOCIÓN: TODAS LAS FOTOS DE LA PRIMERA NOVILLADA DE PERALTA

Interesante y entretenida primera novillada del ciclo de novilladas de Peralta, con una variada corrida de Sobral, una puerta grande para Miguel Ángel Silva, un buen y firme Toñete, que no tuvo suerte con su lote, y un susto con la cogida y fuerte voltereta del portugués Igor Pereira

Miguel Ángel Silva abrió la puerta grande tras cortar una oreja en cada uno de sus oponentes en dos faenas en las que demostró su clase, si bien fue en el cuarto, un muy buen toro que no se cansó de embestir con mucha calidad por ambos pitones, cuando pudo de verdad recrearse con la muleta.

Silva le supo sacar partido en una faena que alargó en exceso, hasta el punto de que sonó el primer aviso y todavía no había entrado a matar. Fueron muchos los aficionados que pidieron la vuelta al ruedo para el toro, pero desde el palco se hicieron gestos sobre la falta de acometida del novillo en el caballo. No será fácil ver embestir a un novillo y repetir de forma constante, si bien es cierto que le faltó sólo ese puntito más de transmisión y codicia que le hubiera convertido en algo especial. 

En su primero, algo falto de fuerzas, hizo Silva una faena correcta, con especial detalle de un bonito cambio de mano y unas manoletinas muy ceñidas para terminar la faena Arrancó la oreja después de media estocada y un palco que sacó el pañuelo a regañadientes. 

No tuvo suerte Toñete con su lote, toros más complicados y ásperos que el cuarto y primero de Silva, pero en los que el novillero de raices navarras volvió a demostrar, pese a su juventud, su firmeza y aplomo en la cara del toro. 

Pudo perfectamente cortar una oreja en el quinto de la tarde (se adelantó el turno por la cogida de Pereira), sobre todo porque la estocada lo merecía y porque la petición del público fue mayoritaria.

En cualquier caso, Toñete estuvo bien con su primero, un toro cárdeno de embestida un tanto violenta, pero repetidor y codicioso. El novillo se fue apagando y no tuvo recorrido por el pitón izquierdo. La faena fue de más a menos y no estuvo tan certero con el estoque Toñete

Con su segundo, que brindó al expresidente del Gobierno, Miguel Sanz, Toñete lo volvió a intentar. El novillo tuvo movilidad, pero poca clase. Salía suelto de la muleta y deslució mucho la faena. Toñete lo trató de embarcar, dejándole la muleta en la cara al término de cada muletazo, pero el novillo, que no terminó de humillar, de su apagando hasta despreocuparse. 

Mató Toñete de una estocada de efecto fulminante  y la petición fue mayoritaria. El palco no aceptó y el novillo fue arrastrado con sus apéndices ante el disgusto del público y del novillero, que dio una aplaudida vuelta al ruedo. 

El susto de la tarde lo protagonizó el portugués Igor Pereira, que ya amenazó con ser volteado al recibir con extraña colocación a su primer oponente en una larga cambiada. Dejó una verónicas a trompicones, pero que fueron muy jaleadas por el público. 

El toro acusó una querencia evidente por buscar la puerta de chiqueros desde que salió al ruedo, algo que acusó desde su encuentro con el caballo. Se empeñó, a pesar de las dificultades del toro, en colocar las banderillas el novillero, en un terció que se alargó en exceso por la indiferencia del novillo. 

Aún así colocó un par al quiebro que fue aplaudido. La faena apenas tuvo brillantez y en uno de los lances el diestro fue volteado y zarandeado. Sufrió magulladuras, un varetazo y un puntazo de 5 centímetros en la pierna derecha. Sin chaquetilla y con la taleguilla remendada con una venda, terminó como pudo la faena con una estocada defectuosa y más de seis intentos con el descabello. 

Pasó a la enfermería y fue atendido hasta el sexto de la tarde. Castigaron en exceso en el caballo a este último, que terminó en una faena deslabazada y sin transmisión alguna. Hubo un par de sustos y otro amago de cogida. Terminó el portugués con una mala estocada y el silencio de los tendidos. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Entretenida primera novillada en Peralta: puerta grande para Silva, firme Toñete y susto para Igor Pereira