• miércoles, 08 de febrero de 2023
  • Actualizado 18:07
 
 

REVISTA

María Imízcoz, la pamplonesa que triunfa en la moda: "Tuve muchas ofertas, pero resistí la tentación"

Tiene 31 años y prácticamente más de la mitad de su vida la ha vivido delante de los objetivos y los flashes.

La modelo navarra María Imízcoz durante su entrevista para NAVARRACOM. PABLO LASAOSA
La modelo navarra María Imízcoz durante su entrevista para NAVARRACOM. PABLO LASAOSA

No es demasiado conocida en Pamplona, pero las grandes marcas internacionales de cosméticos, moda y complementos la tienen muy en cuenta para promocionar sus productos. Es María Imízcoz García, una pamplonesa de 31 años, 1,80 de estatura, unas medidas esculturales: 94-64-94 y prácticamente más de la mitad de su vida viviendo delante de los objetivos y los flashes. 

Es pamplonesa y hace gala de ello allá donde va. Su familia vive en Pamplona, por eso no pierde oportunidad de venir de visita a la tierra para compartir tiempo con sus padres y sus cinco hermanos. Hace unos días estuvo "en casa" y sacó unos minutos para atender a Navarra.com.

Estudió en el colegio Miravalles. Hace diez años, al acabar sus estudios universitarios de Secretariado Internacional se marchó a vivir a Munich. Por aquel entonces mantenía una relación con el futbolista navarro Javi Martínez, que acababa de fichar por el Bayern de Munich. Se fue por amor, aunque ya entonces tenía las ideas muy claras. "Me fui a vivir sola y tenía un trabajo como niñera para una española con familia alemana. Fue precisamente la madre de esos niños la que me dijo ¿pero tú a dónde vas de niñera? y me llevó a una agencia de modelos que conocía". Allí comenzó una carrera fulgurante que hoy en día, 12 años después, le ha llevado a desfilar en grandes pasarelas y a hacer sesiones de foto y vídeo para docenas de marcas multinacionales, como imagen o promocionando modelos y productos. 

"Estoy muy orgullosa de lo que he conseguido y de cómo lo he hecho, de haber dado pasos firmes en mi carrera. Quise labrarme un presente y un futuro por mi cuenta desde el principio", señala. Y el tiempo le dio la razón, porque aquella relación terminó, ella ya había puesto las bases de lo que ha sido su actividad profesional desde entonces: el mundo de la moda.

La modelo navarra María Imízcoz durante su entrvista para NAVARRACOM. PABLO LASAOSA
La modelo navarra María Imízcoz durante su entrevista para NAVARRACOM. PABLO LASAOSA

Es cierto que antes de marcharse a vivir a Alemania ya había hecho sus pinitos en el modelaje a raíz de un proyecto para una asignatura de la carrera (un blog). Además, "estaba en la agencia Dejavu de Pamplona e hice algunas sesiones para sacar un poco de dinero, y aunque me gustaba mucho, no me planteaba nada en serio", asegura. "Cuando entré en aquella agencia en Munich aprendí muchísimo y empezaron a llegarme trabajos. Fue entonces cuando realmente me di cuenta de que podía ganarme la vida como modelo".

Al principio no fue sencillo. "Me fui pensando que sabía hablar inglés y al llegar me di cuenta de que no entendía nada, pero poco a poco fui rompiendo la barrera idiomática". Ahora habla perfectamente inglés y alemán, y aunque trabaja por todo el mundo, la mayoría de sus trabajos son en el país teutón. Al margen del idioma, en los comienzos la competencia fue dura. "Había muchas chicas muy guapas en todos los castings y yo pensaba que seguro que no me iban a coger, pero por suerte los trabajos fueron llegando y no me han faltado prácticamente desde el principio". 

Le han llamado un sin fin de marcas, como Escada, Triumph Egym, sacando partido a su físico envidiable. "Mucho de lo que he hecho es moda de baño y lencería, tanto en sesiones de fotos para catálogos, como vídeos para spots de televisión. Ahora hay marcas que siguen contando conmigo, pero hago más sesiones de moda para las colecciones de diferentes marcas textiles".

María afirma ser consciente de su belleza, aunque lo achaca todo a la genética. Lejos de ser vanidosa, se siente muy afortunada por el físico que heredó de su madre. "Hay mucha parte de genética. Mi madre es cien veces más guapa que lo que yo me veo. Es una madre luchadora que tuvo seis hijos y con parecerme un poquito a ella en la parte física, pero sobre todo en la forma de ser y en los valores que nos ha inculcado a todos mis hermanos desde pequeños en casa, ya me hace sentirme agradecida primero y afortunada después". 

maria Imizcoz 1
María Imízcoz en uno de sus trabajos. CEDIDA por María Imízcoz

Se define como coqueta. Le gusta arreglarse y verse guapa; y también cuidarse. "Soy alta y esbelta, pero me lo curro también. Hago ejercicio y procuro comer sano, pero de todo: verdura, pasta, arroz, carne, pescado... me gusta mucho comer y disfrutar comiendo. Si me tengo que tomar un pincho o un dulce, no me privo, porque eso es vivir", apunta.

Y de ello deja constancia en sus redes sociales donde sus seguidores son legión. 442.000 en Facebook y 100.000 en Instagram son suficientes como para sentirse famosa, pero ella, que mantiene firmes los pies en la tierra, sigue diciendo que es una "chica normal".

En Pamplona la gente es más cerrada y ves que te miran y que comentan, pero nadie me ha dicho: tu eres… En Alemania alguna vez sí me han parado por la calle, pero no te creas que muchas, así que no me siento famosa, pero eso es algo que nunca he querido".

Y eso que ha tenido oportunidades para serlo, pero rechazó todas aquellas que no tenían nada que ver con el mundo de la moda. "Me gusta que se me reconozca y que la gente diga que me hice a mí misma en el mundo del modelaje. Al principio de mi carrera sí que me llegaron oportunidades para ser más famosa, me querían hacer muchas entrevistas, pero nunca he querido tomar esos caminos. Me gusta mi trabajo y ya está, no los saraos", apunta; y asegura que "si alguien me reconoce por mi trabajo, me siento muy halagada.

Maria Imizcoz 3
María Imízcoz en una sesión de fotos. CEDIDA por María Imízcoz

De momento continúa en un punto de su carrera en el que no le faltan trabajos. "Creo que todavía puedo estirar mi carrera un poco más". Ha llegado el punto en el que, además de con su agencia en Alemania, puede permitirse el lujo de buscarse ella los clientes por libre. "Los trabajos más importantes me llegan por la agencia, porque llevan muchos años trabajando y las marcas saben que se puede confiar en ellos. Yo me siento muy segura y muy a gusto trabajando así". 

Pero también mira al futuro. "Sé que la carrera de modelo tiene fecha de caducidad y aunque pueda hacer trabajos esporádicamente, sé que tendré que reorientar mi vida". Y le llama el mundo de la empresa. "Estoy dándole muchas vueltas al futuro, pero seguro que pasa por el emprendimiento, un trabajo por cuenta propia o como autónoma". Eso sí, asegura que va a seguir trabajando en la moda "hasta que dejen de llamarme".

Por lo pronto, acaba de mudarse de vuelta a España, concretamente a Valencia, donde reside desde mediados de diciembre. "Han sido 10 años en Alemania, y allí estaba muy a gusto, pero necesitaba un cambio, necesitaba otra alegría de vivir, necesitaba sol y luz, y sé que de todo eso no me va a faltar en el Mediterráneo. Además voy a vivir al lado de uno de mis hermanos y a estar más cerca de casa, de manera que podré venir más a menudo", relata. Su plan es seguir volando por todo el mundo para trabajar, pero regresar a casa a España y no a Alemania "ha pasado a ser algo importante para mí".

Al final han sido cientos de sesiones de fotos y rodajes de spots por todo el mundo y ya tiene una experiencia que le lleva a aconsejar a las chicas jóvenes que están empezando ahora en el mundo de la moda. "Hay mucha competencia y ya no basta con ser muy guapa y cuidarte mucho. Es un mundo muy difícil y tienes que ser muy fuerte porque estás mucho tiempo sola, por eso es bueno tener más cosas además del trabajo de modelo. Yo recomiendo a las chicas que empiezan que además de trabajar estudien y tengan algo más a parte de su físico. Una mesa no se sujeta en una sola pata, mejor tener mas cosas en las que apoyarte y si surge la opción de seguir adelante, que apuesten por la moda, pero con cabeza, porque tienes que tener la cabeza muy bien amueblada".

Maria Imizcoz 4
Moda de baño y lencería han sido sus principales trabajos. CEDIDA por María Imízcoz

En este sentido, cuando echa la vista atrás, agradece de nuevo la educación y los valores que ha recibido ."Siempre  he tenido claro lo que podía y no podía hacer. O lo tienes claro, o es muy fácil desnudarte. Es mi valor. Es muy fácil que te convenzan. Resistí la tentación y no una, ni dos, ni tres, sino muchas veces para posar desnuda. Tengo fotos sexis, pero nunca he hecho un desnudo, nunca. No sería yo, y he tenido ofertas a patadas y por muchísimo dinero, pero he tenido la fuerza y la posibilidad de decir que no".

Más allá de lo profesional, María es una chica "de lo más normal". "Me gusta el deporte, salir, viajar, disfrutar con amigos... Sé que hay mucha gente que me sigue en las redes sociales y todo el mundo me dice que debería explotarlas un poco más". Y eso que también ha hecho sus pinitos como influencer. "Fue algo no pensado. Empezaron a escribirme marcas para pedirme colaboraciones, pero sí que tengo que decir que he sido muy honesta y que todo lo que he promocionado es porque lo he probado antes y me ha gustado. Si no, no podría, porque no soy actriz y seguro que se me notaba", ironiza.

Precisamente el mundo de la actuación le llama. "No descarto formarme en alguna escuela de artes escénicas porque la verdad es que me gusta mucho, pero aún no he pensado nada", dice. Lo que sí ha hecho son pequeñas incursiones en el mundo de la música. "Me gusta muchísimo cantar, pero me muero de la vergüenza, porque es como sacar algo de dentro de mí, como expresar sentimientos", dice. Es verdad que ha tomado lecciones de canto en Viena en una prestigiosa escuela, pero "nunca he cantado delante de nadie", y eso que me ofrecieron entrar en algún talent show de música..." cuenta divertida. 

Al final, María es mucho más que su rostro angelical o su cuerpo de infarto, es una chica normal, bromista, divertida, soñadora, inquieta, que ha demostrado con creces su valía en un mundo profesional complejo lleno de egoísmos y vanidades, que sabe que vive de su imagen tanto como que la belleza es efímera, y que por lo tanto, y con los pies bien firmes en la tierra, entre viaje y viaje, entre video y foto, sueña con volver a Pamplona a disfrutar de sus hermanos y sus sobrinos. 

"¿Si volveré a Pamplona a vivir? No lo sé, pero por supuesto que no lo descarto".

Maria Imizcoz 2
María Imízcoz en una publicación de Cosmopolitan. CEDIDA por María Imízcoz.

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
María Imízcoz, la pamplonesa que triunfa en la moda: "Tuve muchas ofertas, pero resistí la tentación"