MÚSICA

Javier Erro: “Mi objetivo ya lo he cumplido y con creces”

El joven cantante navarro demostró su valía, su gran voz y su acompañamiento con el piano en 'La Voz Kids' de Telecinco.

Javier Erro, concursante de La Voz Kids. IÑIGO ALZUGARAY.
Javier Erro, concursante de La Voz Kids. IÑIGO ALZUGARAY.  

Su gusto por la música viene de lejos, cuando con apenas 6 años se apuntó a la escuela de música de Barañáin. Fruto de su pasión, y a punto de cumplir 16 años (30-11-99), Javier Erro ha ido modelando un currículum musical que ha recibido su último aporte con su participación en el programa televisivo ‘La Voz Kids’ de Telecinco donde ha conseguido ser uno de los tres candidatos finales que optaron al premio de ganador hasta el último paso.

Llegado a este punto, y tras superar varios filtros previos, a los que acudieron 13.000 candidatos, la fase de selección, la de audiciones a ciegas, las batallas, el último asalto y pasar la primera fase de la Final con seis cantantes, sólo tres participantes optaban al premio de ganador en 'La Voz Kids II', Índigo, José María y Javier.

Javier era uno de los grandes favoritos de esta segunda edición de 'La Voz Kids' de Telecinco desde el principio hasta el final, pero en el último programa de la emisión televisiva el público del plató, en número aproximado a 700 personas, se decantó por el sevillano José María que fue el ganador de la final del concurso musical de jóvenes talentos.

¿Te veías vencedor en ese momento?

Fue una sensación de decir... ¡Madre mía! ¡Dónde estoy! ¡A dónde he llegado! ¡Cómo he conseguido alcanzar este punto de decir...! ¡Ostras...he dejado a tanta gente atrás...! No sé, fue una sensación muy extraña, y muchas veces me pregunto ¿Qué sensación tenía en ese momento? Y era como decir...estoy aquí, hemos hecho un buen trabajo, ha merecido la pena, se ha visto un poco lo que me gusta hacer, lo que puedo hacer y me he mostrado al país, y ya está. Cuando salió el nombre del ganador, después de que votara un público de 700 personas en representación de toda España, me pareció muy bien. Ganó él, y si ganó fue porque era el merecido ganador, y ya está.

¿Encajaste bien esa decisión del público en la Final?

Sí, por mi parte, en ningún momento esperaba seguir, entonces cada vez que decían mi nombre era como una sorpresa. Bastante suerte tuve que pude llegar hasta el final, como para ya... Bueno, ganar hubiera sido la pera. Estuve muy contento porque pude disfrutar de todo.

¿Es cierto que te presentaste al concurso sin permiso de tus padres?

Lo del permiso era un poco mentira. Al final, en televisión, digamos, te encasillan de alguna forma en una especie de, no de personaje, pero sí en ciertas cualidades... A mí por ejemplo como el chico del piano al que sus padres no dejaban presentarse. Sí que es verdad que mis padres estuvieron un poco negativos en el sentido de decir que la televisión...y esas cosas, pero bueno, al final cedieron a mi gusto y a mi sueño, y bueno al final aquí estamos.

¿Ha sido difícil mantener el silencio hasta terminar el programa desde que dieron comienzo las pruebas en enero hasta que se emitió la final en octubre?

Claro, porque al principio nadie lo sabía pero la cosa cambió cuando comenzó a emitirse el programa, cuando la gente ya sabe que el programa está grabado y todo el mundo te pregunta por si has superado las batallas, por cómo has quedado, si has pasado a la siguiente fase, a la final... Sobre todo en la última semana me preguntaban por quién había ganado, porque ya sabían que estaba grabado. Había cierta presión pero sabía que no podía decir nada por contrato, entonces... Costaba, sí, pero lo sabían cuatro personas muy allegadas, pero cuatro contadas.

Sabemos el premio para el ganador (Beca de 10.000 euros para completar estudios musicales y posibilidad de grabar un disco) pero, ¿Cuál ha sido tu premio?

Realmente no hay ningún tipo de reconocimiento físico pero sí que es verdad que, gracias a los patrocinadores, en este caso fue Port Aventura, los tres finalistas podremos ir con nuestras familias a Port Aventura. Fue un sorpresón porque pensaba que en la Final dirían el nombre del ganador y ya está, y de repente Jesús Vázquez nos dijo que había una sorpresa para los tres finalistas, que nos iríamos con nuestras familias a Port Aventura, así que... No sé cuándo nos llegará el viaje pero vamos... Es una decisión de la Cadena (Telecinco), y cuando nos lo digan, allí que iremos a pasarlo bien.

¿Mantienes la relación con tus rivales/compañeros del concurso?

Más que rivales, han sido amigos y compañeros porque nos lo hemos pasado muy bien y en ese sentido diría que son más amigos que rivales. Muchas veces hablamos cuando tenemos tiempo por Skipe. Es verdad que ahora casi no da tiempo porque hay que estudiar y compaginar muchas cosas, pero hasta que se empezó a emitir el programa, este verano hemos hecho Skipe, hemos llegado a estar con algunos en su casa... Es uno de los lados positivos, aparte de vivir la experiencia, esa experiencia conlleva conocer a gente que le gusta lo mismo que a ti, que comparte la música, que sabes que esa persona disfruta con lo mismo que otros hacemos, así que es una gozada.

¿Con quién te llevas mejor?

Con Roger, con Índigo, con Toñi...Con los finalistas, que al final fue con quienes más tiempo pasamos porque realmente la final se grabó en prácticamente una semana entre ensayos y grabaciones que es lo que estuvimos juntos. Pero bueno, en las audiciones y en las batallas también coincidí con Juanjo, del equipo de Manuel, bueno con mucha gente, con casi todos coincidimos en el hotel.

David Bisbal te dijo al oído cuando le elegiste para ser  el ‘coach’ personal: “Tienes un futuro por delante que no te lo puedes ni imaginar”. ¿Qué relación guardas con él?

Bueno, Bisbal me ha empezado a seguir en Twitter, lo cual me sorprendió porque él tiene 7.600.000 seguidores y es una persona mundialmente famosa, y me sorprendió que nos siguiera a Roger y a mí. El otro día le mandé un mensaje y espero que me responda porque tendrá mucho trabajo que hacer ja ja ja.... Y por lo demás, no hemos podido estar en contacto con los ‘coaches’ aunque el otro sí que en el programa de María Teresa Campos nos mandaron un vídeo saludándonos, cuando vino Pablo López, que fue el asesor de las batallas de mi equipo, nos invitaron al concierto a mi madre y a mí y estuvimos con él en los camerinos. Con los asesores igual están en ese nivel de fama, pero están empezando, por ejemplo Pablo López está relanzando su carrera después de Operación Triunfo y sí que igual son personas más accesibles en ese sentido. Pero bueno, que estoy seguro de que si nos encontramos a David Bisbal algún día en alguna entrega de premios o en un concierto o lo que sea nos va a saludar, seguro. Ha estado muy pendiente de nosotros en el programa.

¿Cómo te recibieron los compañeros de clase al día siguiente de la Final?

Voy a ser objetivo y realista. Te voy a contar lo que pasó. Todo el mundo, por lo menos aquí en mis círculos y en la zona, me dijo, y lo más repetido fue, que hubo tongo que no sé qué...Pero yo estaba contento de haber visto una gala final que fue muy bonita. En cuanto a producción se lo curraron mucho en el programa y estoy muy satisfecho. Sí que es cierto que la gente decía... tenías que haber ganado tú y no tal, pero creo que también la gente se lo pasó bien. Todo el mundo me recibió muy bien. A clase llegué un poco tarde porque me paró mucha gente felicitándome y así, y en la pizarra mi profesora había escrito ‘Felicidades Javier’. Estuvimos un rato con algún otro profesor que vino haciendo una mini entrevista y con mis compañeros, y nada, muy bien.

¿Qué tal llevas la popularidad o la fama por la calle, porque te reconocerán no?

Bien, intento estar tranquilo pero la fuerza de la televisión es muy sorprendente. Yo, al menos, era un poco consciente y al mismo tiempo no era consciente de lo que iba a venir. Ya habíamos grabado y, por ejemplo en Madrid, en Atocha, cuando íbamos a los procesos de grabación y ya estabas en la final de La Voz Kids, cuando terminó el programa fuimos a cenar a un restaurante y tú tenías en la cabeza todo ese proceso de la final, toda esa emoción contenida a pesar de no haber ganado, y nadie te conocía. Era lo más normal y tú tenías que estar allí fingiendo un poco esas emociones. Y el otro día, cuando tuvimos que volver a Madrid fue... Ya desde la estación del tren aquí cuando salimos... Gente de otros trenes, nos paró gente de Sevilla subiendo por las rampas, fotos, firmas, te conocía gente de Madrid y todo eso es muy sorprendente. Es la magia, el poder, la fuerza de la televisión, pero estoy muy contento, me siento muy apoyado por todo el mundo y me da mucho gusto, por ejemplo, ir por Carlos III y que la gente te vea, y te pare, y te dé la enhorabuena, y que la gente haya disfrutado mucho con algo con lo que yo también he disfrutado. Es algo mutuo y está muy bien.

¿Y el fenómeno fan? ¿Han creado ya tu club de fans?

Físico, no sé si lo habrá o no. Por las redes sociales hay unas cuantas cuentas. Es gracioso, creo que lo llevo bien y me hace también mucha ilusión que haya llegado a la gente con algo tan bonito que es cantar. Me ha gustado mucho.

Se te vio con mucha soltura cantando en inglés. ¿Dominas esa lengua? ¿Hablas alguna más?

Me gustan mucho los idiomas. Estoy estudiando alemán también. Es algo que me gusta y ¿Por qué no incluirlo en la música? Y abrirme un poco más a un estilo internacional como me calificaban en el programa, a un pop internacional. Pero también, el otro día en el programa de María Teresa Campos ‘Qué tiempo tan feliz’ demostré que también puedo cantar en español, que no tengo que estar encasillado en el inglés, porque al final todo el mundo canta en inglés. Entonces hay que marcar esa diferencia. En España, lo que le gusta a la gente es en español y también hay que dar gusto a todos.

¿Cantas también en alemán?

En alemán, es más bien en el ámbito coral, en donde me ha tocado cantar en alemán, en francés, en euskera. Pero no me gusta cantar tanto en idiomas que no conozco, no digo ya que no domino porque dominar un idioma es prácticamente imposible, pero me gusta sentir lo que canto, me gusta entenderlo, y por eso sobre todo en inglés y en español.

¿Hay un más allá en tu relación con el programa o con la cadena de Tv?

En cuanto a derechos de imagen, por ejemplo, tenemos ahora un mes con Telecinco para acudir a los programas que nos llaman por el compromiso con Mediaset. Y lo creo oportuno porque realmente es quien nos ha abierto esa ventana al público, entonces hay que estar comprometidos y yo estoy contento de ir a donde nos llamen, siempre que se pueda claro. En cuanto a actuaciones, sí que estamos un poco más restringidos y no te sé decir una fecha límite pero creo que dentro de poco ya voy a poder hacer y seguir con mis cosas que es lo que me gusta, y poder cantar, hacer conciertos o lo que la gente quiera.

¿Te han propuesto ya algún proyecto especial?

Si bueno, salió publicado la idea de hacer un grupo pero al final... Este fin de semana he podido hablar un poco con gente importante de la multinacional, de la discográfica Universal, y ha caído la idea de formar ese grupo, no hay mucho que explicar. No se va a hacer esa idea que salió con prisas, no se va a hacer. Si luego viene algo más, viene y si no... Si hubiera algún proyecto en firme, tampoco creo que ahora pudiéramos hablar ja ja ja.

¿Cómo empezaste en el mundo de la música y cómo has ido evolucionando?

A mí siempre me ha gustado el mundo del espectáculo y siempre me ha gustado el mundo de los escenarios, estar encima de los escenarios, desde muy pequeño con cinco años, siempre intentaba estar allí con los focos y todas las cosas. Tuve la oportunidad de empezar en clases de percusión en la Escuela de Música (de Barañáin), después fue el coro, luego me inicié en los estudios musicales, en lenguaje musical, y al final inicié piano y fui introduciéndome en este mundillo. Luego salieron otros proyectos como la Ópera de Cámara, el Orfeón, actuaciones sueltas e intenté disfrutar y sacarle partido a todo. Es que la música es prácticamente lo más importante de mi vida.

¿Por qué te decantaste por el piano?

Desde pequeño he llevado siempre el ritmo en el cuerpo. En casa de mi abuela sacaba las cazuelas y me montaba mi propia batería con las cucharas y con todo. Me montaba mis cosillas y empecé dándole con las uñas y tarareando algo, hoy en día también, siempre sin parar de hacer ruidos. Empecé así con la percusión por empezar con algo, estudiaba batería, estudiaba marimba, que es una especie de xilófono con placas de madera, los timbales.... todo el mundo de la percusión, que no tiene melodías, es un ritmo. Tú tocas un tambor y no es una nota, aunque si luego lo analizas sí puede ser una nota.... Me gustaba acompañar todo con la batería, pero luego fui descubriendo que también me gustaba cantar, y gracias a la marimba descubrí que también me gustaba el piano y empecé con el mundo del teclado del piano y dije ésta es la mía. ¡Qué mejor que poder cantar y tocar el piano a la vez! Y empecé, compramos un piano, empecé a dar clases, hice un año de coro, batería, piano, lenguaje musical, agrupaciones... que estaba a tope, y me dio muchísima pena dejar la percusión porque tengo una relación muy buena con el profesor Dani Arias, que me descubrió como músico y gracias a él empezó todo.

¿Por qué la música y no el deporte, como es más frecuente en chicos de tu edad?

No sé, pero una de las razones puede ser que mi padre y mi hermano han sido siempre tan pesados con el mundo del deporte que... Aún de pequeño lo podía aguantar y ver los cromos y esas cosas, podía verlos, pero ya me harté y dije, mira me encierro con mis cascos, con mi piano y con todo, y fue un poco también ir contra corriente porque al final todo el mundo hace lo mismo, todo el mundo está en un equipo de fútbol. Y a mí me gusta el deporte, vamos. Salgo a correr, hice natación unos cuantos años, me gusta nadar, el baloncesto también, la bici, pero no es vocacional como la música. Es decir, me gusta para desconectar y pasar ratos libres pero lo que es el fútbol, no te digo que me aburre pero es que no me gusta. Creo que el deporte es esencial también para mantener tu físico, pero no me gusta la competición.

¿Cuál sería tu máxima aspiración en el mundo de la Música?

Ahora mismo, lo que era mi objetivo ya lo he cumplido y con creces porque yo empecé por probar lo qué era hacer un casting, qué era enfrentarte a un jurado y no me imaginaba para nada que me iban a coger y que iban a decir mi nombre en tantas fases...¡Qué es esto! ¡A dónde estamos llegando! En ese sentido, estoy muy contento y creo que he cumplido ese objetivo. Ahora ya, mirando muy alto pues ojalá grabar un disco, hacer una gira... Pero eso ya lo veo más como si fuera a lo que me voy a dedicar en un futuro, no lo veo para ahora realmente. No hay ninguna prisa, no tenemos por qué correr. Quiero seguir formándome, tanto escolarmente como musicalmente porque nunca se deja de aprender cosas y ya está. Cuanto más preparado esté para todo, mejor. Nunca sobra el conocimiento y la cultura, así que... Seguir formándome.

Tú que has compartido tantas horas con David Bisbal, con todo lo que conlleva eso ¿Contemplarías representar a España y cantar en el Festival de Eurovisión?

¡Madre mía! Nunca me habían hecho esa pregunta. Hombre, Eurovisión no te digo que... Es un festival que me gusta, lo he seguido y sigo este mundillo de Eurovisión. Me refiero a que me gusta saber quién va pero es que nunca me lo he planteado. ¡Yo qué sé! ¡Quién sabe! Son muchos artistas los que han estado en Eurovisión y a algunos les ha ido bien, a otros no tan bien. A algunos les ha servido para relanzar su carrera, a otros les ha hundido aún más. Eurovisión siempre es un riesgo. Pero bueno... Ha habido gente que lo ha tenido que correr porque era el momento necesario de dar el salto. Ahí está Edurne que ahora va a estar de jurado en un programa de Telecinco, ha hecho la canción de la Vuelta en RTVE, ha grabado una versión con la Orquesta Sinfónica de RTVE...

Creo que Eurovisión es algo que no hay que planearlo, por lo que veo en los artistas. Si sale, hay que ir a por ello. Ahora están proponiendo a Manuel Carrasco y a Pablo López, que están relanzándose gracias a La Voz también con sus nuevos discos y eso...y decía Pablo López, es que yo soy un cagueta, yo a Eurovisión, no me atrevo, pero no descarto por ejemplo, componer la canción de Eurovisión. Manuel Carrasco también decía que él, ir no, pero componer sí porque a los dos se les da muy bien. Decían que qué mejor que escuchar tu propia canción en una gran voz. Ahora se baraja a Marta Sánchez como posible candidata, o a Mónica Naranjo aunque ésta ya ha dicho que no... Es un riesgo, ya te digo. Pero no habrá que cerrarse puertas a nada... ¡Quién sabe!

¿De dónde te viene el gusto por estudiar Periodismo y qué especialidad te gustaría hacer?

De pequeño, empecé a hacer mis propios informativos en casa delante del espejo, me redactaba yo mi guion, una locura. Me ponía hasta las sintonías de los informativos... Una locura. Ha ido bajando, pero.... Entonces, hasta cuando había reuniones familiares les obligaba casi a hacer cada uno de una cosa. Tú presentas los deportes, yo hago de presentador, tú haces de cámara, tú el del tiempo...

De pequeño, por la noche, cuando te decían a las nueve a la cama, me acuerdo que mi padre se quedaba viendo los informativos y solía ver a Matías Prats y le decía a mi padre que cambiase el canal, que me aburría, yo quería ver otra cosa. No quería ver las noticias. Pero con el tiempo, me fui acostumbrando y le fui cogiendo gustillo a ver las noticias, lo que pasaba, y me dejaban verlo hasta que acababan las noticias, quería verlo todo. Poco a poco empezó a gustarme saber cosas del mundo de la televisión, miraba una web sobre las audiencias todas las mañanas. Era casi una necesidad. Tuve un momento de ‘freakness’ importante. Ahora ya ha ido rebajando, he conocido un poco el mundo desde dentro y bueno, quiero formarme para llegar a ser periodista. El otro día hablé con José María Iñigo y me dijo que el mundo de la Canción es un mundo tan inestable y tan complicado de alcanzar... Pero en el mundo del Periodismo, me decía él y una redactora del programa que había mucho intrusismo. Puedes estudiar Derecho o cualquier otra carrera y después hacer un máster en Comunicación o Periodismo y pasar. Ahí está Cristina Pedroche, que no es periodista y mira, presentando programas, colaboradora en cualquier programa, presentando las campanadas...

Entonces, hay que ser realistas, ver la realidad y ver qué salidas puede tener porque no me gustaría acabar la carrera y quedarme en casa. Quiero hacer cosas, quiero moverme. La idea es hacer Audiovisual, pero no descarto nada. El otro día estuve viendo la redacción de Diario de Navarra y me gusta. Me decían que pasar un verano de becario en la redacción de un periódico es esencial porque te ayuda a coger experiencia, a redactar y creo que lo más importante para un periodista es contar las cosas, y contarlas bien, y para eso hay que saber redactar y escribir.

¿Dónde te ves dentro de diez años, tanto en lo profesional como en lo personal?

Ojalá que terminando la carrera que me venga bien a mis necesidades de lo que yo quiera hacer. Trabajar mucho, ser muy constante, que creo que es lo que he llevado en la cabeza desde siempre. Organización. Y ojalá que trabajando cuanto antes, si se puede.

Su ficha personal

Nombre completo: Francisco Javier Erro Alberdi.

Fecha y lugar de nacimiento: Pamplona, 30-Noviembre-1999 (Inscrito en Barañáin).

Estudios: 1º de Bachiller, modalidad de Ciencias Sociales, en Maristas.

Estudios musicales: 8 años de Formación Musical (Percusión, piano, coro, guitarra, lenguaje musical, agrupaciones, orquesta, combos...).

Preferencias musicales: Un poco de todo, jazz, soul, solos de guitarra, de piano, el mundo de la clásica, Chopin... Todo tipo de música. Para cantar, lo moderno, de los 80 en adelante, los musicales.... Tengo un rango muy amplio.

Grupo histórico: Los Beatles.

Grupo actual: La Oreja de Van Gogh.

Cantante: Michael Jackson, Amy Winehouse.

Te gustaría cantar (al menos una vez) con...: David Bisbal, Malú... aunque ya lo he hecho. Con Pablo Alborán, Bruno Mars, Katty Perry...tanta gente.

Te encanta...: Estar en silencio sin pensar en nada. Estar aislado, con o sin música, en silencio sepulcral. Estar tranquilo. Evadirme de la rutina del día a día. Desconectar, estar de vacaciones en el pueblo, en Los Arcos, en la huerta, en el monte...

Odias: Las verduras. Toda la comida verde en general no me gusta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Erro: “Mi objetivo ya lo he cumplido y con creces”