REVISTA

El iPhone 7 no tendrá entrada para auriculares y apuesta por unos EarPods inalámbricos

La desaparición de los auriculares convencionales tiene mucho sentido, ya que abre las puertas a varias novedades en este nuevo modelo.

Posible diseño del iPhone 7.
Posible diseño del iPhone 7.

El nuevo iPhone 7 llegará este año con sorpresas que no dejarán a nadie indiferente. Según ha publicado 9to5Mac, este nuevo modelo no incluirá el puerto para auriculares de 3.5 milímetros, y funcionará con unos auriculares inalámbricos llamados EarPods, que funcionarían vía bluetooth.

La desaparición de los auriculares convencionales tiene mucho sentido, ya que abre las puertas a varias novedades en este nuevo modelo. El portal Tecnoxplora analiza los cinco motivos por los que Apple habría tomado esta decisión.

UN IPHONE ULTRAFINO

Por un lado, permitirá que el nuevo iPhone continúe con la línea de sus predecesores y sea mucho más fino que el iPhone 6. 

El problema es que el jack de audio de 3.5 milímetros ya no deja más margen. El conector, que por dentro del terminal es algo más grueso que lo que deja intuir el agujero que queda a la vista, limita en el punto en que se encuentran los dispositivos móviles si quieren seguir adelgazando.

MEJOR BATERÍA

En segundo lugar, se podrá mejorar considerablemente la batería. Hacer los iPhones más finos implica deshacerse de un valiosísimo espacio donde puede haber más batería, así que toca compensar. El espacio del conector jack por dentro es mayor de lo que podemos creer.

IPHONE SUMERGIBLE

Otra teoría, que ya tiene más de cábala que de circuitería interna: la posibilidad de hacer el iPhone resistente al agua. Tradicionalmente, Apple ha metido en el fondo del conector jack un detector de humedad.

Así se ahorraron bastante dinero cuando un cliente iba a una Apple Store pidiendo explicaciones por un iPhone que dejó de funcionar, ya que podían saber en segundos si a ese cliente se le cayó el iPhone al agua o es que realmente le dejó de funcionar sin más.

AURICULARES INALÁMBRICOS

El futuro, si damos por buena la filtración de Gurman, es que la caja del iPhone traiga unos auriculares Lightning o Bluetooth. Para Apple sería menos problemático que fueran Lightning, ya que de llegar unos inalámbricos sería un nuevo dispositivo que debe ser cargado regularmente, y serían más desafíos los que tendrían que superarse: diseño, forma de cargarlos, autonomía, etc.

Unos auriculares Lightning (como algunos que ya hay en el mercado, ya que Apple permite usar este puerto para sonido desde 2014) serían más económicos para Apple y menos friccionales para la costumbre del usuario.

CERO CABLES

El problema es que no sería posible cargar el iPhone mientras utilizamos los auriculares, lo cual nos lleva a otra pregunta: ¿y si el próximo iPhone también viene con carga inalámbrica? Muchos de sus competidores ya la traen, se va asentando poco a poco, y entronca perfectamente con la filosofía de cero-cables que tiene Apple.

Quedan unos nueve meses, salvo sorpresa, para que salgamos de dudas, no tanto de la confirmación de este movimiento, como de la forma que tiene Apple de solventar el enésimo drama MacBook de 2015 implica su renuncia a cierto poder establecido.

Ocurrió con los discos de 3,5 pulgadas en el iMac original, ocurrió con la unidad óptica en el MacBook Air, ocurrió con la forma de entender la conectividad de un ordenador con el MacBook de 2015, y ocurrió incluso con el iPod Shuffle que llegó sin botones, para ser controlado únicamente con la voz. Un adelantado a su tiempo, ya que su reemplazo devolvió la botonera a su lugar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El iPhone 7 no tendrá entrada para auriculares y apuesta por unos EarPods inalámbricos