CULTURA

"Un lugar lleno de misterio": un vídeo ahonda en la escultura de Oteiza para la estación megalítica de Lesaka

La artista María Sánchez ha presentado el cortometraje que se expondrá en el Museo Oteiza hasta finales de septiembre.

Agiña, la escultura de Jorge Oteiza en el paraje homónimo de Lesaka. Foto: TURISMO BAZTAN BIDASOA
Agiña, la escultura de Jorge Oteiza en el paraje homónimo de Lesaka. Foto: TURISMO BAZTAN BIDASOA  

La artista María Sánchez se aproxima al universo de Jorge Oteiza con la realización de la obra audiovisual 'Agiña', una pieza de 16 minutos, que forma parte del programa Hazitegia, desarrollado por el Museo Oteiza junto con el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte para el fomento de la creación en torno al artista vasco.

En la obra la autora confronta la idea del abandono, del fracaso y del sentido último del arte y la creación, en relación con la obra “Homenaje al padre Donostia”, realizada en 1959 por Jorge Oteiza y el arquitecto Luis Vallet en el entorno natural de Agiña.

Este audiovisual se ha presentado este viernes en el Museo Oteiza de Alzuza, espacio en el que se proyectará hasta el 29 de septiembre, informa el museo en un comunicado.

Agiña es un proyecto generado a partir del encuentro con un grupo de pescadores emplazados a realizar una travesía por el monte homónimo, situado en el término municipal de Lesaka.

La ruta realizada, según detalla, atravesó la estación megalítica homónima, que contiene una secuencia completa de intervenciones prehistóricas como cromlechs, túmulos y dólmenes, hasta llegar al lugar en el que se encuentra el “Homenaje al Padre Donostia” (1959), formado por una escultura realizada por Oteiza y la capilla, con forma de barco varado en el paisaje, proyectada por el arquitecto Luis Vallet. 

En diálogo con los cromlechs neolíticos del lugar, aparece "la nostalgia, el vacío, el silencio y el azar como elementos articuladores de esta obra", con la que Sánchez se ha aproximado a la figura de Oteiza.

El primer acercamiento de Sánchez al escultor se produjo en relación con la investigación de su tesis sobre artistas que abandonaron la creación en una etapa temprana de su vida.

Con ese punto de partida y después de recorrer su obra poética y de revisar el archivo documental del museo, la artista visitó Agiña, un espacio que le interesó "como lugar escondido, con carga de misterio" y así, según relata, empezó a trabajar con "ese lugar desde la idea la idea de abandono y fracaso”

La presencia de la capilla proyectada por Vallet, concebida formalmente como un barco varado en el paisaje, aportó el contenido metafórico que provocó el encuentro con el grupo de pescadores. 

"Me interesaba vivir la situación del barco clavado en el campo, un barco fuera de contexto y fuera de uso, que determinaba un objeto abocado a quedar permanentemente incompleto. Todo estos elementos me permitían conectar con la idea de fracaso vinculada a Oteiza y a la función siempre incompleta del arte", añade.

Agiña cuenta con la incorporación de un bertso de Andoni Egaña, compuesto y cantado expresamente para este proyecto.

María Sánchez, artista centrada la realización de intervenciones en los espacios públicos e íntimos, que documenta a través de la utilización de recursos visuales como la fotografía o el vídeo, impartirá además el taller "Sentir de Cerca todo", que han programado el Museo Oteiza y el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte entre el 21 y 23 de junio en ambas sedes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Un lugar lleno de misterio": un vídeo ahonda en la escultura de Oteiza para la estación megalítica de Lesaka