• martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

SOCIEDAD

La historia y tradiciones de San Blas: un mártir con mucho arraigo en Navarra

Varias localidades de Navarra celebran este 3 de febrero, Día de San Blas, con festividades, comidas y mercadillos populares, y oficios religiosos.

Bendiciones de los puestos con motivo de San Blas, esta vez en el paseo Sarasate a consecuencia del coronavirus. PABLO LASAOSA
Bendiciones de los puestos con motivo de San Blas, esta vez en el paseo Sarasate a consecuencia del coronavirus. PABLO LASAOSA

El 3 de febrero es el Día de San Blas, un día muy especial para muchos navarros y que es celebrado en gran parte de pueblos de la Comunidad foral. Más allá de oficios y eventos religiosos, en San Blas es común celebrar mercadillos populares donde hacerse con los tradicionales postres como roscos o tortas de txantxigorri y dulces.

San Blas era un médico y obispo armenio que vivió durante los siglos III y IV en Sebaste, actualmente Turquía. Según escritos de la época, vivía como un ermitaño en una cueva en el bosque del monte Argeus, que convirtió en su sede, y hasta allí se desplazaban multitud de personas y animales, ya que era muy conocido su don de curación.

Es considerado un mártir, al sufrir torturas y ser ejecutado en el mandato del emperador romano Licinio durante las persecuciones a los cristianos. Según cuenta la tradición, fue encontrado por soldados que buscaban animales para cazar y se encontraron una cola de ellos, que esperaban a la entrada de la cueva donde San Blas sanaba.

En ese momento fue capturado, y al no renegar de su fe, el gobernador Agrícola mandó que lo mataran en un lago. Sin embargo, este flotó en pie sobre el agua e invitó a los soldados a que hiciesen lo mismo, pero los soldados se ahogaron. Cuando regresó a tierra, fue de nuevo apresado y torturado, y finalmente falleció decapitado.

San Blas es venerado como el 'protector de las gargantas', ya que uno de los milagros que se le atribuyen es la curación de un niño al que se le clavó una espina de pescado en la garganta. Por ello, es tradición acudir durante su festividad a la iglesia para bendecir alimentos que protegerán de tos, catarros y otras enfermedades de la garganta.

SAN BLAS EN NAVARRA

En Navarra hay muchos lugares que tienen especial veneración por este Santo y son varios los pueblos que celebran su festividad. Uno de ellos es Lodosa, que celebra las fiestas chiquitas durante cuatro días: “San Blas, San Blasilo, Santa Águeda y Santa Aguedacha, que las fiestas despacha”.

Los cofrades adornan las andas del Patrón con grandes roscos, mientras en la iglesia bendicen comestibles. Hasta época reciente se llevaban los animales delante de la iglesia, adornados con cintas y roscones, y el párroco los bendecía desde un balcón.

Mientras en Pamplona, se realiza una tradicional misa en la Iglesia de San Nicolás y una solemne procesión con la imagen del Santo. Este oficio proviene de los monjes de Azuelo que bendecían en esa jornada, durante el siglo XVIII, “pan y alholva”. En la parroquia pamplonesa, donde radica la cofradía de clérigos de San Blas (fundada en 1339), también se celebra la tradicional bendición de alimentos (especialmente dulces) en el atrio.

Además, en los alrededores de la Iglesia podemos encontrar un mercadillo con diferentes puestos donde comprar bollos, roscos, tortas de txantxigorri, piperropiles o diferentes tipos de caramelos.

Más allá de realizar la bendición de estos productos tan típicos, hay otras localidades como Milagro, Ribaforada o Peralta, que para celebrar esta fiesta preparan una gran hoguera que al caer la noche prenderán. En torno a ella se reúnen los vecinos para compartir un rato y una comida popular a base de chistorra, pan y vino.

De hecho, en Peralta la fiesta comienza la víspera, con una Salve en honor al patrón a la que acude la corporación municipal acompañada de la comparsa de gigantes y cabezudos y de una charanga. A continuación, se enciende una hoguera y se realiza el tradicional reparto de chistorra, pan y vino. La jornada concluye con el torico de fuego por el paseo del río Arga. Ya, al día siguiente, tiene lugar la tradicional procesión.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La historia y tradiciones de San Blas: un mártir con mucho arraigo en Navarra