PREMIUM  NATURALEZA

Fila, nuestra águila de Bonelli, se muda a La Rioja por amor

La joven hembra de águila criada en Navarra gracias a LIFE Bonelli se muda a la Sierra de Toloño, en busca de su amor, Thor. 

Fila en Gallipienzo.
Fila en Gallipienzo.  

Filabres, más conocida como “Fila”, una joven hembra de águila de Bonelli criada en Navarra, está enamorada. Y por eso, en lugar de dedicarse a exploraciones de larga distancia, siempre en diferentes territorios, como hacen sus congéneres de dos años, hace casi ya un año que voló hasta la Sierra de Toloño (Álava y La Rioja) en busca de su amor, Thor, al que presumiblemente habría conocido en uno de sus primeros vuelos por las provincias cercanas.

Detrás de esta “historia de amor”, propia de la próxima festividad de San Valentín, hay sobre todo un éxito importante para el proyecto LIFE Bonelli, de recuperación de la población de águila Bonelli, ya que este emparejamiento va a posibilitar que “Fila” sortee los peligros y amenazas que acechan a los jóvenes liberados y llegue a la edad adulta reproductora, algo que muy pocos ejemplares de esta especie en peligro de extinción consiguen.

DE ALMERÍA A NAVARRA

Filabres, “Fila”, como la denomina el personal responsable de su seguimiento, nació en la Sierra de Los Filabres (Almería) y fue cedida a Navarra, al poco de nacer, por la Junta de Andalucía, socia también del proyecto Life Bonelli. En mayo de 2014, cuando contaba apenas con 50 días de edad fue liberada como pollo en Gallipienzo, introduciéndose en la naturaleza mediante la técnica de crianza campestre.

“Fila” permaneció en su territorio navarro de adopción casi un año entero, realizando en este tiempo vuelos exploratorios fuera de él a zonas con abundante alimentación o antiguos territorios abandonados de águila de Bonelli (Zaragoza, La Rioja, Burgos, Álava).

Sin embargo, “Fila” no realizó el típico comportamiento dispersivo que frecuentemente lleva a los individuos jóvenes de esta especie a realizar largos desplazamientos hasta, que alcanzada la edad adulta, tienden a volver a la región que les vio nacer para buscar un territorio, emparejarse y reproducirse. Y en el mes de marzo de 2015, con apenas un año de vida, el emisor GPS que porta en su espalda indicó que había volado directamente a un territorio de águila de Bonelli situado entre las provincias de Álava, Burgos y La Rioja, en la Sierra de Toloño.

THOR, UN MACHO DIFÍCIL DE CONQUISTAR

Este territorio estaba regentado por un único ejemplar macho adulto, Thor, que en abril de 2013 había perdido a su pareja  y que no lograba emparejarse de nuevo, aunque varias hembras habían pasado ya por sus dominios. Sin embargo, Fila fue aceptada por Thor y desde entonces se han mantenido juntos, compartiendo el territorio como si Fila se tratara de una hembra de mucha más edad.

La situación era esperanzadora, pero la sorpresa ha llegado con el inicio de la temporada de reproducción de este año. Fila y Thor han reconstruido con material nuevo un antiguo nido de este territorio, situado en la provincia de Burgos, y tanto el personal de la Junta de Castilla y León como los encargados del seguimiento en campo de la Diputación Foral de Álava han observado cópulas e intercambio de presas entre la pareja, señales inequívocas de que están en pleno celo.

Fila es una hembra subadulta, que no llega a los dos años de edad, por lo que es muy difícil que este comportamiento culmine con el nacimiento de algún pollo esta temporada. Pero no deja de ser un éxito para el proyecto LIFE Bonelli que una de las águilas liberadas en el mismo ya esté completamente emparejada y regentando un territorio en la subpoblación más septentrional de esta especie en la Península.

Este es, precisamente, el objetivo principal del proyecto, que los ejemplares liberados se incorporen a la población reproductora, un difícil reto, ya que un altísimo porcentaje de los ejemplares liberados no alcanzan la edad adulta debido a los peligros y amenazas que acechan a esta especie en peligro de extinción. El detectar estas amenazas y corregirlas constituyen también objetivos del plan.

EL PROYECTO LIFE BONELLI

El proyecto LIFE Bonelli tiene como objetivo la recuperación de la población de águila de Bonelli mediante la realización de un programa conjunto de acciones de reintroducción y de mejora de hábitat en diversas poblaciones de su área de distribución de la Península Ibérica y Baleares.

El programa está cofinanciado por la Comisión Europea. Participan la Junta de Andalucía, la Diputación Foral de Álava, la Comunidad de Madrid, el Gobierno Balear a través del Consorci per la Recuperació de la fauna de les Illes Balears, la Fundació Natura Parc, el Gobierno de Navarra a través de la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra, y las ONG Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat y la Ligue pour la Protection des Oiseaux, representante de BirdLIfe International en Francia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Fila, nuestra águila de Bonelli, se muda a La Rioja por amor