LITERATURA

Estela Chocarro, escritora navarra: "Las catedrales me parecen escenarios perfectos para el misterio"

La autora presenta su nueva novela, "Nadie ha muerto en la Catedral", este jueves, a las 19:00 horas, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

La escritora navarra Estela Chocarro.
La escritora navarra Estela Chocarro.  

La escritora Estela Chocarro (Pamplona, 1973) ha regresado al panorama literario con "Nadie ha muerto en la Catedral", una novela negra, llena de misterios, ambientada en la Catedral de Pamplona. La autora, que se crió en Cárcar, retoma en esta obra, publicada por Maeva, los personajes de "El próximo funeral será el suyo". Este jueves mantendrá un encuentro con los lectores en Ámbito Cultural de El Corte Inglés, a las 19:00 horas. La acompañará Gonzalo García, del Museo Catedral de Pamplona.

En esta ocasión, su protagonista, la experta en Dalí Rebeca Turumbay y el periodista Víctor Yoldi, deberán desentrañar qué se esconde detrás de un macabro hallazgo en el templo pamplonés: una habitación secreta en la que se esconden los cadáveres de dos hombres y un cuadro que podría ser de Dalí

La nueva novela, además, lleva al lector a escenarios emblemáticos de la geografía navarra, como el Monasterio de San Salvador de Leyre y Ujué, con su Iglesia de Santa María. Además, regresa a Cárcar, donde la pareja protagonista contará con la ayuda de Daniel, tío de Rebeca, y sus amigos. 

¿Encontró algún caso real en torno a este templo que la animó a crear su historia?

En efecto. En abril de 2013 salió en prensa el siguiente titular: “Una capilla del siglo XI en la catedral de Pamplona”. Y el subtítulo: “Construida hacia 1085, es anterior a la eso románica”. En cuanto vi el artículo, me llamó poderosamente la atención y enseguida pensé que era el germen de una novela.

¿Qué le ofrecía este escenario?

Iglesias, ermitas, catedrales, monasterios… Todos me parecen escenarios perfectos para el misterio. Lo encierran entre sus muros, lo llevan en su historia y su arquitectura.

¿Cómo fue la labor documental de esta historia?

Enseguida contacté con la Catedral de Pamplona y el gestor del Museo de la Catedral se ofreció a enseñarme la capilla oculta entre los muros y todos los rincones menos accesibles que encierra la catedral: la casa del campanero, la cocina y el refectorio, la sacristía de los Canónigos. Además me proporcionó mucha información útil y algún que otro dato curioso como el robo del tesoro de la Catedral, que incorporé posteriormente a la trama. También me entrevisté con una empleada de la Fundación Gala Salvador Dalí en Figueres que me explicó cosas como el proceso de autenticación de obras de arte. Además hablé con un policía y un médico. Hay temas en los que la supervisión de un experto es necesaria.

La historia también lleva al lector a Cárcar, su pueblo; Leyre; y Ujué. ¿Un tributo a Navarra, a su pasado, a su arte?

Obviamente es un tributo a Navarra, pero no es deliberado. Son escenarios cercanos a mí, los que tengo más a mano y son lugares preciosos. Por otra parte, esta historia reclamaba esos escenarios por su propia naturaleza.

¿Cree que sus novelas animará a sus lectores a conocerlos o redescubrirlos?

Ojalá. Si conseguimos que la gente lea y conozca el arte de nuestra tierra, habremos logrado dos hitos importantísimos.

¿Cómo están recibiendo en Cárcar sus historias?

Estoy muy agradecida a los carcareses por el apoyo que estoy recibiendo por su parte. Están contentos por las novelas y orgullosos de su pueblo. Como yo.

Su investigadora no es el clásico protagonista de novela negra. Es una experta en arte y su compañero un periodista. ¿Qué caracteriza a estos personajes?

Son personas corrientes como cualquiera de nosotros. Cuando se juegan la vida, eso adquiere una trascendencia brutal. Un policía sabe que lo arriesga todo y eso forma parte del riesgo que conlleva de su profesión. Pero para Víctor, Rebeca o los ancianos es algo completamente extraordinario.

Dalí vuelve a ser clave. ¿Qué le cautiva de su obra?

Dalí fue un artista fuera de serie. También lo fue su vida y lo es el Teatro Museo de Figueres. Creo que lo que me cautiva, sobre todo es el personaje en sí, la persona que fue capaz de gestar todo ese mundo surrealista y sublime.

El género negro está viviendo un boom desde hace unos años. ¿La coyuntura actual (sucesos, corrupción...) propicia la escritura de estas historias?

Seguramente es así y los números parecen confirmar esa opinión. Muchos escritores se inspiran en la realidad que les rodea y la plasman en sus libros como un ejercicio de denuncia, a veces de catarsis personal… Casi todos en mayor o menor medida acabamos reflejando esa realidad.

¿Por qué cree que conectan con los lectores?

Este tipo de literatura dedica especial atención a los instintos más bajos del ser humano y eso, por nuestra propia naturaleza, resulta muy atractivo.

¿Habrá una tercera entrega de la serie protagonizada por Rebeca Turumbay?

Estoy trabajando en una novela con una temática muy distinta a "Nadie ha muerto en la Catedral", en la que en efecto veremos a Rebeca Turumbay y a Víctor Yoldi.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Estela Chocarro, escritora navarra: "Las catedrales me parecen escenarios perfectos para el misterio"