• sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

CULTURA

Un prestigioso escultor navarro, galardonado con el premio Nacional de Artes Plásticas 2018

El trabajo escultórico de Bados ha estado siempre muy conectado con su vocación docente desarrollada en la Facultad de Bellas Artes de Bilbao.

Obra del navarro Ángel Bados. CAIXAFORUM
Obra del navarro Ángel Bados. CAIXAFORUM

El escultor navarro Ángel Bados Iparraguirre (1945) ha obtenido este miércoles el premio Nacional de Artes Plásticas 2018, dotado con 30.000 euros y que concede el Ministerio de Cultura y Deporte, por su trayectoria "coherente y de excelente calidad" y su capacidad de conjugar "tradición e innovación".

El jurado, que ha tomado su decisión por mayoría, señala en su fallo que el premiado pone de manifiesto "una extraordinaria capacidad de conjugar tradición e innovaciones" y su actividad es un "referente y aglutinadora" de un contexto artístico fundamental "para entender las dinámicas de cambio y desarrollo de las últimas décadas". Además, el jurado le reconoce "sus relevantes aportaciones a la teoría y la enseñanza artística".

El trabajo escultórico de Bados ha estado siempre muy conectado con su vocación docente desarrollada en la Facultad de Bellas Artes de Bilbao, un campo el que ha destacado como figura esencial para varias generaciones de artistas.

Bados, natural de Olazagutía, estuvo al frente, junto a Txomin Badiola, de los cursos de escultura de Arteleku (1994-1998) en los que lograron dirigir y potenciar la obra de muchos artistas del País Vasco como Itziar Okariz, Jon Mikel Euba, Ana Laura Aláez o Sergio Prego entre otros.

Su trabajo, según explica su galería, Moisés Pérez de Albéniz, está enmarcado dentro del grupo de la "nueva escultura vasca" y sus referentes artísticos se encuentran en el pensamiento y la obra de Joseph Beuys y Jorge Oteiza.

Tras estudiar en Madrid y su paso como profesor por Pamplona, donde realizó, en 1975, su primera exposición individual, a su llegada a Bilbao, donde reside, conectó con Txomin Badiola, Juan Luis Moraza, Marisa Fernández y Pello Irazu con las que ha compartido conceptos ligados, por ejemplo, a aspectos tradicionales locales.

Para el premiado, el arte es "una cuestión de fe, de algo que transciende, que construye, útil para la sociedad y a la vez con presencia real y perdurable", según su galería.

Su obra forma parte de las colecciones de la Fundación la Caixa, Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), Fundación Juan March, Fundación ICO, Comunidad de Madrid, Museo de Navarra, Fundación ARCO, Museo Reina Sofía o Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Entre sus últimas exposiciones, figuran "Para ambos lados de la frontera", en la Galería Carreras Mugica de Bilbao (2017) y "Robando piezas", en la Moisés Pérez de Albéniz de Madrid (2013)

El jurado ha estado presidido por Román Fernández-Baca, director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, y como vicepresidenta ha actuado Begoña Torres, subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes.

Los vocales han sido Ángela de la Cruz, Premio Nacional de Artes Plásticas 2017; Estrella de Diego, catedrática de Arte Contemporáneo; Blanca de la Torre, comisaria de exposiciones, escritora e historiadora; Javier García, escritor, crítico de arte y comisario; Ferrán Barenblit, director del MACBA; Karin Ohlenschläger, directora de actividades de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial y Ángel Calvo, comisario y Crítico de arte.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un prestigioso escultor navarro, galardonado con el premio Nacional de Artes Plásticas 2018