• miércoles, 19 de mayo de 2021
  • Actualizado 04:25

 

 
 

CURIOSIDADES

Curiosidades sobre lentes de contacto

Aunque actualmente las lentes de contacto nos parecen algo que ha estado toda la vida con nosotros, es un invento de la Edad Contemporánea.

Lentes de contacto. CEDIDA.
Lentes de contacto. CEDIDA.

Las lentes de contacto cuentan con una curiosa historia y que ha sabido aprovechar al máximo los avances tecnológicos. Os hablamos un poco de las lentes de contacto y de algunas de sus curiosidades.

Historia de las lentes de contacto

Aunque las lentillas no se inventaron realmente hasta el siglo XIX, podemos decir que el mismísimo Leonardo da Vinci ya las imaginó en 1508. Leonardo consideraba a los ojos el órgano más importante de todo el cuerpo, por eso estudió en profundidad su funcionamiento. Su interés era tal, que entre sus dibujos se ha podido encontrar sistemas ópticos en forma de semiesferas de vidrio llena de agua con un rostro sumergido.

No sería hasta 1888 cuando el médico suizo Adolf Eugen Fick y el laboratorio de ópticas F.E. Muller fabricarían las primeras lentillas en vidrio. Todo un salto que no obtuvo el éxito esperado, pues el vidrio podía a priori corregir la vista, pero terminaba haciendo heridas en los ojos.

Sin duda, la aparición del plástico en los años 30 facilitó muchísimo la fabricación de unas lentillas menos agresivas con el ojo. Por un lado, el polimetilmetacrilato (PMMA), un material ligero y de fácil manejo, se empezó a usar en la lentillas rígidas. Más tarde, en 1971, se comenzó a fabricar otro tipo de lentillas, blandas y flexibles.

Materiales de las lentes

Las lentillas que encontramos actualmente son básicamente las flexibles, con un sinfín de opciones como las que se pueden encontrar en tiendas especializadas como Vision Direct España.

Estas lentes de contacto están fabricadas con plásticos hidrofílicos y materiales como la silicona. En general, todas cuentan con algo en común independientemente: son materiales capaces de absorber el agua. ¿Qué significa esto? Que mantienen nuestro ojo húmedo y con una oxigenación adecuada, algo que otros modelos iniciales no conseguían hacer. Es más, hablamos de modelos que en su composición cuentan con hasta un 80% de agua. Esta humedad las hace más flexibles y logran que la lente se adapte mejor a nuestra córnea.

Tipos de lentillas

Como comentábamos, hay lentillas rígidas, aunque casi no se usan ya, y lentillas blandas. Dentro de las segundas, encontramos lentillas diarias, quincenales, mensuales o las de uso prolongado.

Podemos pensar que todas estas lentes de contacto están graduadas, algo que no sería descabellado, pues es un invento diseñado para corregir problemas de vista. No obstante, también hay lentillas sin graduación: las lentillas de colores.

Las lentillas de colores son ideales para conseguir que el color de unos ojos cambie. Con ellas, podemos modificar nuestro iris y lograr que unos ojos marrones se vean verdes o con colores bastante más raros, como el rojo o el amarillo. Es posible encontrar lentillas de colores a buen precio e incluso comprar lentillas de colores graduadas.

Lentillas en invierno

Independientemente de si usamos gafas o no, las lentillas pueden ser una solución estupenda para el invierno, cuando el frío, lluvia o incluso la calefacción pueden resecar nuestros ojos. Además, el uso actual de las mascarillas por la pandemia COVID hace que la gente que usa gafas tenga bastantes problemas para conciliar esos dos productos, pues los cristales terminan empañándose. Sin duda, unas lentes de contacto pueden acabar con todos estos problemas.


 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Curiosidades sobre lentes de contacto