• viernes, 17 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:42

 

 
 

REVISTA

La boda más famosa en Navarra: el fugaz e infernal matrimonio de la única Miss Universo española

Abusos, depresión, ansiedad y drogas. Un matrimonio malavenido de la pareja más famosa de los años 80 y una vida marcada por la adicción a la heroína: así fue la historia 'amor' de Patxi Andión y Amparo Muñoz.

El cantautor, Patxi Andión, y la Miss Universo, Amparo Muñoz, el día de su boda, celebrada el 16 de mayo de 1976 en la ermita de Nuestra Señora de Andión, ubicada entre Larraga y Mendigorría. EFE
El cantautor, Patxi Andión, y la Miss Universo, Amparo Muñoz, el día de su boda, celebrada el 16 de mayo de 1976 en la ermita de Nuestra Señora de Andión, ubicada entre Larraga y Mendigorría. EFE

Da la casualidad de que uno de los matrimonios más infernales y famosos de España se fraguó en Navarra. El 16 de mayo de 1976, la primera y única española en coronarse como Miss Universo, Amparo Muñoz, se casó con el cantautor Patxi Andión en la ermita de Nuestra Señora de Andión, ubicada entre Larraga y Mendigorría.

Esta semana se han cumplido 45 años de la boda más popular que se celebró en la Comunidad foral y que desembocó en un breve matrimonio marcado por una serie de catastróficas desdichas.

Fue al aire libre, con 400 invitados, y varios miles de curiosos, y retransmitida en directo por la radio. La boda de Patxi Andión y Amparo Muñoz, celebrada tan solo tres meses después de conocerse, fue lo más similar a una romería popular

Ambos llegaron tarde a la misa en la ermita de Andión. Entre risas y abrazos a los invitados, bajo el sol de una calurosa mañana de mayo y pese a la petición de que durante la ceremonia se guardase silencio, no se dejaron de oír los comentarios de los ‘domingueros’ que, alentados por la fama de los contrayentes, habían acudido hasta el lugar.

El cantautor vasco no cantó durante la ceremonia y ni siquiera pronunció palabra en las oraciones. Una semana antes, una polémica había azotado ya a la famosa pareja tras unas declaraciones en las que Andión afirmaba que era ateo.

Las autoridades eclesiásticas de Navarra, tras largas conversaciones en el Arzobispado de Pamplona, consiguieron que el músico aceptara que la educación de sus futuros hijos, que nunca llegaron, fuera cristiana.

El cantautor, Patxi Andión, y la Miss Universo, Amparo Muñoz, en la portada de HOLA, días antes de su boda, celebrada el 16 de mayo de 1976 en la ermita de Nuestra Señora de Andión, ubicada entre Larraga y Mendigorría. REVISTA HOLA

“Como persona es muy noble, pero me da la impresión de que le ha cogido un poco el ‘torito’ de la prensa y de la fama, y se ha estropeado un poco”, afirmaba sobre Andión a preguntas de los periodistas el sacerdote que ofició la boda, Abilio Sierra Jorríi, de 40 años entonces, natural de Palencia y amigo del cantautor desde hacía casi una década.

En el aparcamiento habilitado cerca de la ermita de Andión para los invitados, cientos de coches estuvieron estacionados al sol, mientras agentes de la Policía Foral y la Guardia Civil contribuían a que todo se hiciera en orden.

Entre las cerca de 400 personas que llevaban invitación, se intuían acentos del sur y de Cataluña, se oía también hablar euskera y no faltaban los ‘icos’ navarros junto al castellano ligeramente extranjero de la hija del embajador de Suiza. Sin embargo, entre los asistentes  no pudo reconocerse ninguna gran figura famosa ni tan siquiera la de Concha Velasco, como se esperaba.

Tras la celebración de la ceremonia, la comida se celebró en las bodegas de Muruzábal, a un kilómetro de la ermita de Andión. El menú oficial estaba compuesto por espárragos de Mendigorría, coca de Urgel, empedrat ampurdanés; corderos y cochinillos asados de la Cuenca del Arga, tarta y fresas silvestres con moscatel, todo ello acompañado de vinos de Mendigorría-Andión, champán Brut Mont Ferrand, cafés, coñac Mascaró y coñac Torres y Cointreau.

LA DESGRACIA DEL TÍTULO DE MISS UNIVERSO

Nacida en Vélez-Málaga en 1953, María Amparo Muñoz Quesada provenía de una humilde familia. Hija de un obrero y una ama de casa, soñaba con ser secretaria, pero su destino dio un vuelco cuando en julio de 1973 fue coronada como Miss Costa del Sol, en Marbella.

Y, tan solo un mes más tarde, se alzó con el título de Miss España en Tenerife, haciéndose tan popular que el programa Informe Semanal le llegó a dedicar un reportaje.

Con la banda de Miss llegó su debut en el mundo del cine. La ironía del destino hizo que Muñoz tuviera un primer pequeño papel en la película ‘Vida conyugal sana’, de Roberto Bodegas. Pero su primer papel protagonista llegó con ‘Clara es el precio’, de Vicente Aranda, donde conoció a su primer gran amor, Máximo Valverde, el hombre más popular de la época.

Sin embargo, en julio de 1974 la vida de la malagueña dio un giro completo para siempre al ser coronada en Malasia como la mujer más bella del mundo, convirtiéndose en la única española en la historia en conseguir el título de Miss Universo.

Para entonces, Muñoz ya había recibido ofertas para dedicarse a la prostitución de lujo. “No se anduvieron con muchos rodeos”, cuenta en sus memorias ‘La vida es el precio’. “Los argumentos eran sencillos y directos: ‘Ganarás mucho dinero, nadie tiene por qué enterarse…’”, relata.

Para la malagueña, el título de Miss Universo vino acompañado de desmayos, ansiedad, insomnio y un diagnóstico de depresión nerviosa. Fue tan grande el calvario que le supuso todo lo que englobaba el título que llegó a arrojar la corona por una ventana y, al ser bisutería, se rompió en mil pedazos. 

Por ello, rechazó el título universal, por primera y única vez en la historia del concurso. Además de frenar su carrera en la gran pantalla, la corona le obligaba a trasladarse a vivir a Nueva York, lejos de su familia y de su pareja. "Era como una cárcel. Nos llevaban y nos traían con señores mayores como si fuéramos mercancía”, alegó Muñoz años después.

Junto a la corona, la mujer más guapa del mundo renunció al dinero y los contratos que le quedaban por cumplir y, en 1975, volvió a España para retomar su carrera como actriz. Fue entonces cuando, durante el rodaje de la película ‘La otra alcoba’, de Eloy de la Iglesia, conoció a Patxi Andión, madrileño de nacimiento, pero de raíces vascas.

El cantautor, Patxi Andión, y la Miss Universo, Amparo Muñoz, durante la grabación de la película ‘La otra alcoba’, en la que se conocieron. ARCHIVO

Ambos se sintieron atraídos desde que interpretaron la primera escena de amor de un filme lleno de momentos en los que la pareja se besa en la ducha, en la cama o se revuelca sobre un charco de gasolina en el contexto de una llamativa fantasía sexual. Muñoz y Andión se enamoraron y se marcharon a vivir juntos, para casarse a los tres meses.

EL MALTRECHO MATRIMONIO

Durante el año que duró el matrimonio de Patxi Andión y Amparo Muñoz el cantautor mostró una cara sorprendente, revelándose como un marido machista, según contaron al periódico ABC fuentes próximas a la actriz malagueña. 

Muñoz contaría años después en sus memorias que Andión le decía que era una “mala actriz que solo servía para desnudarse” y que su sitio era el hogar.

Los primeros meses del matrimonio estuvieron marcados por la profunda depresión que sufría la Miss Universo. Apenas un mes después de casarse, se quedó embarazada. Sin embargo, el alto riesgo del embarazo desembocó en un aborto a los cuatro meses de gestación.

Continuando con la ironía del destino que marcó la vida de la actriz, durante los meses que duró la relación, Andión solo ‘permitió’ a la Miss Universo rodar una película, ‘Acto de posesión’, en la que él era también protagonista.

La decisión de Muñoz de volver a trabajar en el cine, a la que se oponía Andión, agravó la crisis latente en el matrimonio, por lo que acabaron separándose, aunque no se divorciarían hasta 1983. "De Patxi solo tengo malos recuerdos. Lo pisoteó todo: mis ilusiones, mis inquietudes, mis anhelos, mi amor. Me anuló", comentaba la malagueña en sus memorias. 

El cantautor vasco Patxi Andión en una foto de archivo de 2001. EUROPA PRESS

UNA TURBIA ADICCIÓN A LAS DROGAS

En aquella época, la artista ya reconocía que consumía heroína para sobrellevar la profunda soledad que vivía y la crisis económica a la que tuvo que hacer frente. 

Tras separarse de Andión, la Miss salió con el productor Elías Querejeta, gracias a quien rodó películas como ‘Mamá cumple cien años’ o ‘La mujer del ministro’.

Sin embargo, a Muñoz tampoco le funcionó esta relación, por lo que acabó yéndose a México donde ya era muy famosa. 

Fue entonces cuando conoció a Flavio Lavarca, un chileno vinculado al mundo de las drogas, y con él comenzó su descenso final al mundo de las adicciones. Se casaron, pero se separaron en 1984, y Muñoz comenzó su etapa más polémica

En el mundo del cine, acusaban a la malagueña de falta de seriedad y de ser conflictiva en el trabajo

Tanto sus continuos problemas con las drogas, como sus detenciones por posesión de cocaína, oscurecieron definitivamente la imagen de la mujer más guapa del mundo. A nivel sentimental, durante esos años mantuvo una breve relación con el cantante Antonio Flores, con quien compartía su adicción a la heroína.

Tras una vida marcada por la popularidad y el dinero que acabó pisoteando por una turbia adicción a las drogas, Amparo Muñoz falleció en 2011 a los 56 años por un tumor cerebral.

Por su parte, Andión encontró la estabilidad con Gloria Monis, exnovia de Palomo Linares con la que se casó a principios de los 80. En 2019, el cantautor se dejó la vida en una carretera de Soria, a los 72 años de edad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La boda más famosa en Navarra: el fugaz e infernal matrimonio de la única Miss Universo española