• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 23:18

 

 
 

MÚSICA

Amaia Romero confiesa en una entrevista que a veces se le hace "un poco grande" la atención mediática que recibe

La cantante navarra ya está trabajando en su siguiente disco, en el que va a intentar hacer cosas que se alejen del estilo del primero.

Amaia Romero presenta su nueva gira 'Pero no pasa nada'. PABLO LASAOSA 1
Amaia Romero, durante la presentación de su gira 'Pero no pasa nada'. PABLO LASAOSA

La vida de Amaia Romero (Pamplona, 1999) cambió radicalmente al salir de Operación Triunfo y, desde entonces, todos sus movimientos se miran con lupa, desde lo que dice hasta lo que lleva en el carrito de la compra. Por eso, a veces siente que se le puede hacer "un poco grande todo".

No es de extrañar, ya que la joven, con tan solo 21 años, ha logrado ganar un programa de televisión, ha sacado su primer disco, ha representado a España en Eurovisión, ha actuado en el Teatro Real y, por si fuese poco, el pasado 1 de mayo estrenó el documental Amaia: Una vuelta al sol en Amazon Prime.

"Creo que nunca me lo habían dicho así tan directo", asegura la pamplonesa en una entrevista en la que cuenta que es verdad que "han pasado muchísimas cosas en muy poco tiempo" y que es "bastante impactante verlo desde fuera en un documental" que ha conseguido resumir en 50 minutos más de 200 horas de grabación.

Para entender cómo Romero ha llegado a convertirse en un ídolo de masas, se debe retroceder hasta el año 2012. "Te juro, Amaia, que te estoy haciendo el favor de tu vida", pronunció una premonitoria Mónica Naranjo. "Si ahora mismo, haces una pausa en el camino y lo retomas dentro de unos años, entonces volarás".

Ocho años después, su nombre ya forma parte del prestigioso firmamento musical de este país. Sin embargo, la cantante prefiere mantenerse con los pies en el suelo. "Yo me siento la misma persona, no siento que sea idolatrada", manifiesta.

De hecho, añade que incluso se le hace "raro" escucharlo y que le genera "responsabilidad" estar constantemente en el punto de mira, pero que, al mismo tiempo, tampoco tiene "muchísimo cuidado" a la hora de medir y controlar sus pasos.

ESENCIA INOCENTE

Al final, la naturalidad forma parte de esa esencia inocente que envuelve su imagen, que, junto con su personalidad, su transparencia y su innegable virtuosismo musical, ha logrado encandilar a miles de personas con ese "oque Amaia que aporta a todo lo que hace.

Su talento es algo tan innato que ni siquiera ella misma es capaz de descifrar cuáles son los ingredientes que componen ese aroma tan especial que impregna su música. "Siempre lo he hecho así, me gusta muchísimo cantar", cuenta.

Las canciones y las películas de Marisol fueron las que le motivaron a ello y, por eso, significan "muchísimo" en su vida. "Yo empecé a cantar por ella desde muy pequeña. Es mi mayor influencia", asegura, por lo que una de las cosas que "más le han emocionado" fue cantar en la gala de los Goya homenajeando a Pepa Flores.

"Me acuerdo que, cuando me lo propusieron, no me lo creía, me pareció un sueño y me hizo muchísima ilusión", relata Romero, que se muestra agradecida de que todos en la familia de Flores, en especial sus hijas, la "trataron genial".

SALIDA DE SU DISCO

Este momento, junto a toda la gira de teatros, son algunos de los que, lamentablemente, no recoge esta primera vuelta al sol del documental, ya que "se dejó de grabar" en septiembre del 2019, cuando "salió el disco", que lleva por título Pero no pasa nada.

La gestación de este trabajo discográfico es uno de los núcleos que componen el documental, dirigido por Marc Pujolar y producido por Vampire Films y Universal Music, que, además, tiene como subtramas una profundización en su vida personal e independiente en Barcelona, compaginada con sus estudios de piano.

"He aprendido a confiar en mí misma más que antes", dice, a riesgo de que pueda parecer un "tópico", pero con la sensación de haber "evolucionado mucho en ese sentido", ya que, al principio, admite que no se sentía "cómoda" en su nuevo papel de líder al frente de unos músicos profesionales.

"Me resultaba muy raro estar diciéndoles lo que tenían que hacer", comenta la joven, refiriéndose a los miembros de su banda, "que llevan muchos más años que yo dedicándose a esto", pero, con el tiempo, ha demostrado saber llevar las riendas de su carrera: "Son mis canciones, es mi proyecto y yo también tengo criterio".

VALORAR PAMPLONA

El tiempo también le ha enseñado a valorar más su hogar: Pamplona, algo que admite que le da incluso "rabia", porque, cuando está "en casa", siente que está "segura", "protegida" y convencida de que "ahí no puede pasar nada malo", al haber pasado allí toda su infancia y haber sido "feliz".

Ahora, se encuentra confinada a cientos de kilómetros de allí, en Barcelona, "intentando hacer cosas que se alejen del estilo" de su primer disco, para "que se vea una especie de evolución" en su nueva música, que anuncia que ya ha comenzado a "idear" y "componer".

Por eso, prefiere "no pensar mucho" en la incertidumbre que rodea al futuro de la industria musical y "seguir avanzando" con el de su propia carrera, de la que solo hemos visto la primera vuelta al sol, pero que ya deja vislumbrar el prometedor universo que todavía está por llegar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Amaia Romero confiesa en una entrevista que a veces se le hace "un poco grande" la atención mediática que recibe