PREMIUM  MÚSICA

El 'Mastodonte' del actor Asier Etxeandia enloquece al público del Gayarre durante más de dos horas únicas

Se trata de una experiencia diferente en la que la banda interpreta temas con una serie de actuaciones para hacerlas más impactantes.

Imagen promocional de Mastodonte, con el actor Asier Etxeandia. TWITTER (@MastodonteFM)
Imagen promocional de Mastodonte, con el actor Asier Etxeandia. TWITTER (@MastodonteFM)  

El actor Asier Etxeandia (Bilbao, 1975) se ha subido este viernes al escenario del teatro Gayarre con su Transfiguración del Mastodonte, una experiencia diferente y única que ha enloquecido a los asistentes durante más de dos horas con una dosis perfecta de música e interpretación.

Para el espectáculo, las tablas del coliseo pamplonés se han convertido en una improvisada sala de operaciones en la que los músicos, ataviados de blanco y con mascarillas en la boca, han aguardado impasibles en sus puestos al comienzo del show, que se ha retrasado 12 minutos.

A las 20.42 horas, se han atenuado las luces y Etxeandia ha entrado en escena vestido con un gran abrigo y empujado en una silla de ruedas hasta el centro del escenario, donde, tras quitarle una máscara de oxígeno, ha comenzado cantando Lord Byron con una voz casi de ultratumba.

"Me debí perder para llegar hasta aquí, hoy he vuelto a recordar quién fui", ha declarado el intérprete, al mismo tiempo que se incorporaba de la silla para acabar deshaciéndose de ella de un salto y, seguidamente, caer "fallecido" en el suelo al término de la canción.

El actor se ha levantado y ha desaparecido del escenario, dejándolo vacío mientras se proyectaban imágenes de las distintas fases del nacimiento de un feto. Ha regresado minutos después, megáfono en mano y con otro atuendo, cantando e interactuando con el patio de butacas.

"No sé qué coño hacéis sentados", ha gritado Etxeandia al público navarro, unas palabras que, automáticamente, han levantado a prácticamente todo el auditorio de sus asientos para bailar y dar palmas al ritmo de la canción.

RITMOS LATINOS

El de Bilbao se ha sentado en las escaleras con una botella de tequila en la mano para cantar la sensual Eterno verano, que ha subido la temperatura del Gayarre con sus ritmos latinos, y explicar después por qué decidió llamar Mastodonte a su banda cuando la creó el año pasado.

Según ha dicho Etxeandia, Mastodonte "representa el peso" de aquellas inseguridades "que no nos permiten revelar nuestras cualidades al exterior", pero también a "aquellos que se liberan de esas cadenas", para, a continuación, calificar a Pamplona como "mastodóntica".

El actor ha demostrado que es mucho más que eso, desplegando todo su virtuosismo vocal, para deleite de los asistentes, con los falsetes de las estrofas de Glaciar, una de sus composiciones más exitosas, que ha terminado con el público saltando durante el solo del músico Enrico Barbaro.

Uno de los momentos más emotivos de todo el concierto ha llegado cuando ha presentado Jugando a ser mayor, una canción que, según ha contado, escribió con 20 años a sus sobrinos, Marcos y Clara, después de haber vivido bullying durante su infancia y haberse sentido solo.

"A TODAS LAS MUJERES FUERTES"

Asimismo, el cantante ha querido tener un detalle con una de sus seguidoras, Arantxa, y su familia, a quienes ha dedicado, junto "a todas las mujeres fuertes", la canción titulada Su forma de andar, mientras detrás se proyectaban obras de arte con protagonistas femeninas.

También ha habido espacio para las versiones en este peculiar concierto con Let´s Dance, de David Bowie, con Etxeandia enfundado en una camisa roja estampada que ha acabado desabrochándose, dándolo todo en el escenario y desatando la euforia del público pamplonés.

Parecía que había llegado el final del show con Simplemente perfecto, una canción que bien podría ser parte de la banda sonora de la nueva película de James Bond, y que Etxeandia ha interpretado con un peluche de Mastodonte, que ha dejado, al acabar, en el centro del escenario.

Una luz púrpura ha iluminado al peluche, solitario en el escenario, mientras el público pedía gritando otra canción a la banda, que llegaba pasados unos minutos con Redención, poniendo fin al concierto a las 22.46 con el actor jadeando y sudando tras más de dos horas de espectáculo.

UN ARTISTA ÚNICO

Mastodonte recuerda por momentos a Tino Casal, Javier Gurruchaga o Miguel Bosé y, al mismo tiempo, a ninguno de ellos, pues Etxeandia es único y nadie más (o muy pocos) serían capaces de llevar a cabo un espectáculo de estas características.

El bilbaíno ha dado vida a las canciones con sus extravagantes movimientos, su innegable carisma y su magnetismo, y ha bailado, ha reído, ha sufrido y se ha mostrado vulnerable frente a su fiel público, en esta experiencia que queda lejos de ser un simple concierto.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 'Mastodonte' del actor Asier Etxeandia enloquece al público del Gayarre durante más de dos horas únicas