POLÍTICA

Barkos niega discrepancias con sus socios del cuatripartito sobre Salesianos y afirma que no se podía anular el plan "de raíz"

La presidenta ha afirmado que "habría sido una irresponsabilidad incumplir el contrato sin tener en cuenta las cuantiosas indemnizaciones",

Comparecencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. IÑIGO ALZUGARAY
Comparecencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. IÑIGO ALZUGARAY  

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, ha afirmado que en el desarrollo el plan de Salesianos el Gobierno de Navarra "nunca ha dejado de actuar velando siempre por el interés general" y ha advertido de que no era posible "anular el planteamiento de raíz sin poner en grave riesgo los intereses públicos".

Uxue Barkos, en una comparecencia parlamentaria a petición de UPN, ha afirmado que "habría sido una irresponsabilidad por parte del Gobierno incumplir el contrato con Salesianos sin tener en cuenta las cuantiosas indemnizaciones que habría que haber abonado por ello, pagando los ciudadanos los platos rotos, como nos han dicho todos los informes jurídicos".

La jefa del Ejecutivo foral ha asegurado que "tres días antes de las elecciones de 2015" el anterior Gobierno "dejó atado" este proyecto y "no se podía anular el planteamiento de raíz sin poner en grave riesgo los intereses públicos".

No obstante, ha afirmado que el Ejecutivo foral sí ha actuado "en lo que se podía corregir para reorientar los problemas especulativos y urbanísticos del proyecto tal y como lo había diseñado UPN".

NUEVO CENTRO DE FP

Así, ha señalado que las plusvalías del proyecto irán destinadas a viviendas pública de alquiler social, se ha establecido la garantía de que Salesianos no obtendrá mas ingresos de los necesarios para el nuevo centro de Formación Profesional y se ha diseñado un modelo de subasta de las parcelas "transparente".

Además, ha explicado que el Gobierno ha propuesto la reducción de alturas de las torres en los lotes que quedaron desiertos tras la subasta realizada, con el objetivo de "reducir el impacto urbanístico y visual del ordenamiento". "Es una propuesta llamada al consenso y una suerte de cuadratura del círculo que combina el equilibrio económico y el equilibrio urbanístico", ha indicado.

Uxue Barkos ha afirmado que "el Gobierno ha tenido muy claro que la prioridad no debía ser la utilización de un urbanismo desmedido, sino ejercer un papel garante en defensa de los intereses públicos y que la operación no supusiera ningún riesgo para la Administración foral".

Durante su intervención, Barkos ha afirmado que su Gobierno "no ha venido a destruir y a derribar, sino todo lo contrario, venimos a hacer las cosas de otra manera, y en aquello que ya estaba encauzado, venimos a corregirlo en lo posible". Asimismo, ha negado que haya discrepancias en el cuatripartito respecto a la valoración de este proyecto, si bien ha reconocido que "ha habido distintas formas de enfocar la solución".

Además, ha afirmado que en 2011 el Gobierno de UPN "se marcó como objetivo que el nuevo centro de FP estuviera abierto en el curso 2013-2014, así que difícilmente puede venir UPN a exigir certezas a nadie".

REPROCHES DE UPN

El portavoz de UPN, Javier Esparza, ha afirmado que Barkos "lidera un Gobierno con el apoyo de socios que tienen posiciones antagónicas en todos los proyectos que son fundamentales para el desarrollo de Navarra". "Llegaron al Gobierno como Atila, con el objetivo claro de no dejar piedra sobre piedra de ningún proyecto que hubiera impulsado UPN, da lo mismo que fuera bueno para los navarros. Había que eliminar todo vestigio de proyecto impulsado por UPN en la pasada legislatura", ha criticado, para afirmar que "Barkos está liderando un Gobierno que es esclavo de sus mentiras".

Además, ha defendido que en el PSIS de Salesianos "no hay ningún pelotazo" y ha afirmado que la congregación "no se lucraba, lo que se buscaba era conseguir un centro de FP de referencia en Navarra con una orden religiosa que lleva 90 años trabajando en Navarra formando a miles de navarros". "¿De qué se van a lucrar? Lo que quieren es un centro del siglo XXI", ha indicado.

La jefa del Ejecutivo ha respondido a Esparza que "nos acusa de mentir una y otra vez y hace una expresión general en torno a una supuesta actitud amparada en la mentira, pero no ha puesto ni una sola prueba que lo ilustre". "Una comparecencia de estas características requiere otra talla en la actividad política", ha indicado.

Esparza le ha replicado a su vez que él tiene "una talla política de 92.000 navarros que nos dieron su confianza en las elecciones forales y Barkos tiene una talla de 53.000 navarros". "No hablemos de tallas políticas, porque es más correcto respetuoso", ha indicado.

DISCREPANCIAS ENTRE PARTIDOS

El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha asegurado que el proyecto diseñado inicialmente representa "el corralito de siempre de UPN" y ha indicado que "ha sido una herencia envenenada para el Gobierno". "El proyecto es un desaguisado que está en relación con el aprovechamiento intensivo que proponían, que está en relación con que se cargaran la obligación de construir vivienda de protección oficial, que está en relación con dejar que las plusvalías solo revirtieran en beneficio privado", ha asegurado, para defender los cambios que se han introducido en el convenio inicial.

Por parte de EH Bildu, Adolfo Araiz ha afirmado que el Gobierno de UPN hizo "una actuación a la medida exacta de lo que necesitaba Salesianos y para ello modificó la ley foral de ordenación del territorio, lo que hizo que desapareciera la vivienda social del proyecto". Además, ha considerado que si se hubiera anulado el plan "la indemnización no hubiera sido millonaria, ni mucho menos, como se decía en algunos informes jurídicos" y ha afirmado que "se podría haber hecho más".

En la misma línea, el portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha afirmado que "esta operación era especulativa y era un pelotazo urbanístico" y ha considerado que el proyecto "continúa estructurando la desigualdad social en la ciudad con el mismo modelo de UPN". "La principal política de vivienda de UPN ha sido construir con dinero público vivienda para la compra y todavía no hemos conseguido que esto se haya transformado. El departamento de Vivienda y Nasuvinsa no pueden hacer solos esta transformación. Hace falta un compromiso de todo el Gobierno", ha señalado.

La portavoz del PSN, María Chivite, ha afirmado que el proyecto de Salesianos "se puede sumar a la lista de incoherencias del Gobierno que hemos visto con el tren de alta velocidad o con la ley de Policías". "El Gobierno quiere hacer la cuadratura del círculo, pero no se puede, y menos si se quiere ser una presidenta que vele por el interés general. Decían que el proyecto era un horror mientras con la boca pequeña iban calculando cuánto iban a sacar con esta operación", ha afirmado, para señalar que le parece "muy bien que este proyecto beneficie a la ciudadanía".

La portavoz del Partido Popular de Navarra, Ana Beltrán, ha afirmado que el Gobierno foral "no ha hecho ni una sola iniciativa en defensa del interés general de la ciudadanía" y ha explicado que su grupo ha apoyado siempre el proyecto de Salesianos, "teniendo el máximo interés en mejorar las instalaciones del gran proyecto de Formación Profesional". "Esa es la auténtica cuestión social", ha destacado.

Por el contrario, el portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha explicado que su grupo estuvo en contra de esta operación desde el principio, "porque diseña un modelo de ciudad que no compartimos, que deja a los pobres en la periferia y se sacrifica la ley de ordenación del territorio para financiar la operación de traslado de Salesianos". "Esto solo es viable en un marco de modelo económico de burbuja especulativa", ha indicado, para afirmar que "el Gobierno tenía que haber hecho un trabajo mucho más firme para echar atrás esta operación".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos niega discrepancias con sus socios del cuatripartito sobre Salesianos y afirma que no se podía anular el plan "de raíz"