PAMPLONA

Acusan al Ayuntamiento de Pamplona de dividir con el euskera a pamploneses y navarros

Desde UPN y PSN han criticado la ordenanza del euskera del Ayuntamiento y se han planteado recurrir al TAN.

El portavoz de UPN en el Ayuntamiento, Enrique Maya, valora la nueva Ordenanza del Euskera presentada por el equipo de gobierno. IÑIGO ALZUGARAY
El portavoz de UPN en el Ayuntamiento, Enrique Maya, valora la nueva Ordenanza del Euskera presentada por el equipo de gobierno. IÑIGO ALZUGARAY  

UPN y PSN han criticado la propuesta de ordenanza del euskera del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pamplona y han planteado la posibilidad de recurrirla al Tribunal Administrativo de Navarra (TAN).

El portavoz regionalista en el Consistorio, Enrique Maya, ha mostrado en rueda de prensa su "preocupación y oposición total" a esta ordenanza y se ha comprometido a "restituir la igualdad de todos los pamploneses, hablen la lengua que hablen, porque la nueva norma va a colocar a los castellanohablantes en una situación de inferioridad ante su propia administración".

En este sentido, se ha mostrado convencido de que en la próxima legislatura "va a haber seguro votos suficientes para darle la vuelta a esta barbaridad".

Maya ha acusado al equipo municipal de usar el euskera para "dividir a pamploneses y navarros", lo que está provocando, ha asegurado, una "animadversión hacia el euskera". Se trata, en su opinión, de una ordenanza "para una Pamplona que no existe" y que "pretende equiparar el castellano y el euskera".

El regionalista ha criticado que la propuesta de ordenanza "va más allá que el Decreto del Euskera" y "pretende introducir imposiciones que van más allá de la administración, afectando a empresas, asociaciones e, incluso, familias". Al respecto, ha censurado que la norma aplica "las exigencias de la zona vascófona a Pamplona, que es zona mixta".

El portavoz de UPN ha destacado que, con esta propuesta, el Consistorio "impondrá el uso del euskera a cualquier empresa o asociación que pretenda llevar a cabo cualquier actividad o contrato que cuente con la participación o colaboración del Ayuntamiento". "Recibir un solo euro del Ayuntamiento en forma de subvención o ayuda de cualquier otro tipo, como la cesión de espacios o la simple colaboración en forma de apoyo institucional, conllevará obligatoriamente que se introduzca el euskera", ha criticado.

Enrique Maya ha afirmado que esto es "una intromisión injustificable en la libertad del tejido social de la ciudad y un chantaje inaceptable, porque liga la financiación municipal no ya al programa que desarrollan las asociaciones sino al uso del euskera".

En este sentido, ha criticado que el Ayuntamiento "se reserva la potestad" de realizar inspecciones a las empresas para comprobar el cumplimiento de la ordenanza, "creando una especie de policía del euskera". Una "coacción que ni siquiera se da en el País Vasco", ha remarcado.

Con respecto al acceso al empleo público, Maya ha censurado que "se impone el perfil de euskera a todos los puestos de atención al público" pero también "en plazas puramente administrativas en la estructura operativa". Además, ha indicado que "se valorará siempre el euskera, esté o no justificado, y se hará en los porcentajes fijados en el Decreto del Gobierno de Barkos" que da "una innegable ventaja decisiva a los vascoparlantes" al puntuar el euskera "un 25% más que otros idiomas".

"Es una auténtica imposición" y es "absurdo que el idioma que utiliza el 97% de la población tenga que ir por detrás del que usa el 3%".

Finalmente, Maya ha destacado que "vamos a hacer todo lo posible para que esto no prospere" y ha indicado que UPN analizará la posibilidad de recurrir esta norma ante el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) porque "no cumple la ley".

ESPORRÍN (PSN): "ES UNA IMPOSICIÓN A LA MAYORÍA DE LA CIUDADANÍA"

Por su parte, la portavoz del PSN en el Ayuntamiento de Pamplona, Maite Esporrín, ha reprochado la "falta de diálogo y consenso" a la hora de elaborar esta propuesta de ordenanza que "busca la imposición" de los 14 concejales del cuatripartito respecto a los 13 de la oposición.

Para la socialista, se trata de una "imposición a la mayoría de la ciudadanía de Pamplona" ya que "el 10% sabe y habla el euskera" mientras que "el 80% ni lo entiende ni lo habla". "Ya no es una imposición política a los grupos de la oposición sino que es una imposición a la ciudadanía" y "vulnera sus derechos".

"Pretenden llenar la administración de personas afines a su ideología y, como la legislatura se acaba, están pisando el acelerador por si acaso pierden el equipo de gobierno" para "dejar la administración ya cambiada", ha asegurado. El PSN presentará enmiendas para modificar la ordenanza y, si no prosperan, acudiría al Tribunal Administrativo de Navarra.

Entre otras cuestiones, Esporrín ha criticado que se valorará el euskera, no solo para los puestos de atención al público, sino que también "para evitar traducciones, van a hacer una estructura operativa interna con la existencia de circuitos administrativos que posibiliten la tramitación de los expedientes sin necesidad de traducción". "Prácticamente todos los departamentos necesitarán una mayoría que conozcan el euskera", ha añadido.

"No es una igualdad entre del euskera y el castellano, lo que se da es una prioridad absoluta al euskera", ha criticado. En este sentido, ha reprochado que "no sólo se favorecerá a los vascoparlantes a los puestos de trabajo en el Ayuntamiento sino también a los que trabajen en empresas privadas que gestiones servicios".

Por otro lado, ha criticado la realización de programas educativos "en todos los aspectos, sociales, culturales, deportivos, para favorecer el euskera". En este sentido, ha mostrado su preocupación "porque se va a extender a toda la ciudadanía y todos los servicios que presta el Ayuntamiento" con "especial hincapié en los jóvenes".

"Esto supone un abuso total", ha resaltado Esporrín que ha manifestado que "una vez más, Asiron gobierna solo para los suyos, sigue una clara hoja de ruta pretendiendo obligarnos a todos a hablar en euskera, una euskaldunización obligatoria".

Por su parte, el concejal socialista Eduardo Vals ha mostrado su "profunda disconformidad" con la OPE del Ayuntamiento de Pamplona "coincidiendo con la mayoría de los sindicatos". Así, ha criticado que "quieren hacer una oposición pura y dura descartando el concurso oposición que tiene en cuenta los méritos de las personas que vienen desempeñando de forma interina la labor de las plazas ofertadas".

De esta manera, ha recalcado, "el único mérito que van a tener en cuenta y que marcará la diferencia va a ser el euskera". Una OPE "hecha la medida de Bildu que va en contra del interés de la mayoría de trabajadores interinos" y de "la mayoría de la población que no puede acceder en igualdad en condiciones por no conocen el euskera".

Por todo ello, ha llamado a Aranzadi e Izquierda-Ekerra para que "de una vez por todas no den cobertura a los proyectos nacionalistas y antepongan el interés de los trabajadores de la casa y la ciudadanía en general que tiene el derecho de acceder al empleo público en igualdad de condiciones".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Acusan al Ayuntamiento de Pamplona de dividir con el euskera a pamploneses y navarros