PREMIUM  EDUCACIÓN

UPN y PPN exigen al Gobierno que "no imponga su ideología a los escolares mediante educación sexual"

Los regionalistas quieren defender "el derecho de las familias a elegir la educación de sus hijos".

Imagen de un aula en una foto de archivo. ARCHIVO
Imagen de un aula en una foto de archivo. ARCHIVO  

El portavoz de UPN en la Comisión de Educación del Parlamento de Navarra, Alberto Catalán, ha exigido al Gobierno de Barkos que “no imponga sus criterios ideológicos a los escolares navarros en materia de educación afectivo-sexual”.

El parlamentario regionalista se ha querido hacer eco de la “preocupación” que se ha generado en muchas familias navarras al conocer el contenido y las previsiones en relación con el programa de coeducación denominado Skolae por el Departamento y
que este, ha señalado, “quiere imponer en los próximos años a todos los centros educativos navarros”.

Para Catalán, “llama la atención el empeño del Gobierno y del cuatripartito que lo sustenta por alterar el vigente programa de educación afectivo sexual que está implantado en todos los centros escolares navarros, que se viene desarrollando con absoluta normalidad e impartido por profesionales”.

“El pensamiento único solo se dan en los regímenes totalitarios. Hay que educar, no adoctrinar”, ha enfatizado.

Por ello, ha defendido que “el Departamento de Educación debe velar por que se cumplan los objetivos marcados por la normativa y ser escrupuloso y respetar el derecho de los padres y madres para elegir la educación que quieren para sus hijos".

"No se puede establecer una metodología y contenidos ideológicos que vaya en contra de las creencias morales de las familias”.

A este respecto, se ha referido a que el artículo 27.3 de la Constitución Española ampara el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos y que garantiza el derecho de los padres y madres para que sus hijos reciban la formación
moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Asimismo, ha destacado diferentes pronunciamientos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en esa misma línea y sentencias del Tribunal Supremo que reconocen dicho derecho.

“Dejan muy claro que las Administraciones Públicas no pueden suplantar los derechos de los padres a la hora de educar a sus
hijos y elegir la educación que quieren para ellos, dentro de los parámetros recogidos en la Constitución Española”, ha aclarado.

OBLIGATORIO PARA TODOS

Catalán ha mostrado su sorpresa de que dicho programa “sea considerado obligatorio para todos los centros escolares navarros, independientemente de la voluntad de los centros y de las prioridades formativas y necesidades de los mismos sean otras".

"Más aún cuando el propio Departamento y los partidos que lo sustentan han hablado siempre del carácter voluntario de
los programas que se ponían en marcha por parte de la administración educativa”.

“Además, las decisiones y criterios del Departamento han llegado a los centros tarde y mal. Las previsiones y planificación no han sido correctas”, ha aseverado.

PAPEL DE LA FAMILIA

Finalmente, ha destacado el papel fundamental que las familias juegan en la educación de sus hijos.

“Son las máximas responsables de la misma y, además, la educación se sustenta, en primer lugar, en la propia familia, algo que este gobierno parece no querer entender".

"Una vez más se demuestra el desprecio de este gobierno a la participación de los representantes de las familias en las decisiones que se han venido tomando a lo largo de la legislatura”.

“Con el Gobierno de Barkos y en materia de educación las familias han sido las grandes olvidadas”, ha concluido.

EL PPN TAMBIÉN

El Partido Popular de Navarra también ha mostrado su oposición frontal a que el Gobierno de Navarra imponga su ideología en educación afectivo-sexual, y pedirá explicaciones a la presidenta Barkos.

“El afán del Gobierno de Navarra de imponer el pensamiento único en los colegios y a la sociedad navarra es inaceptable”, denuncia la presidenta del Partido Popular de Navarra, Ana Beltrán.

“Exigimos libertad para que los padres escojan el centro donde quieren escolarizar a sus hijos, el ideario en el que quieren que se formen, y la edad a la que consideran adecuado enseñarles contenidos relacionados con la sexualidad”, afirma Beltrán.

“Son los padres, y no el Gobierno de Navarra, quienes deben decidir el momento en el que se enseña educación afectivo-sexual a los niños, y es totalmente improcedente que el Gobierno de Navarra pretenda hurtar este derecho a las familias”, continúa.

No queremos vivir en una sociedad en la que se imponga el criterio del Gobierno de turno, o la ideología del partido de turno, y menos en un tema tan sensible como la educación afectivo-sexual”.

“Porque bajo el paraguas de la igualdad o la coeducación, el Gobierno ha diseñado un programa en el que se habla de la ideología de género, los postulados feministas o se tocan temas como la orientación sexual desde edades muy tempranas, y en absoluto estamos de acuerdo con que se obligue a todos los centros y a todas las familias a aceptar esa ideología”, incide.

“Exigimos libertad también para los centros, y que no se les obligue a implantar un programa en el que no se ha contado para nada con los padres, ni con los propios centros”, señala.

“Lo que está pretendiendo el Gobierno de Navarra es propio de regímenes totalitarios, donde se aplica el pensamiento único, y en este caso, con contenidos que afectan seriamente al desarrollo vital de los niños, es indignante y no vamos a tolerarlo bajo ningún concepto. Vamos a exigir explicaciones a la presidenta Barkos”, concluye Ana Beltrán.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
UPN y PPN exigen al Gobierno que "no imponga su ideología a los escolares mediante educación sexual"