• jueves, 05 de agosto de 2021
  • Actualizado 03:15

 

 
 

SALUD

"Hacia un verano que no sea fallido": Induráin, optimista con la pandemia en Navarra

Socios de gobierno y oposición rebajan la 'euforia' de la consejera de Salud y le advierten del riesgo de un exceso de confianza.

Comisión de Salud del Parlamento. Comparece la consejera Santos Induráin para informar sobre "el incumplimiento de la ley foral 2/2013, de 14 de febrero, sobre atención sanitaria, continuada y urgente". MIGUEL OSÉS
Imagen de archivo de la consejera de Salud, Santos Induráin, en una comisión parlamentaria. MIGUEL OSÉS

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, ha afirmado que "por primera vez en el pulso contra la pandemia el tiempo juega a nuestro favor y no en nuestra contra" pero ha abogado por "no bajar la guardia" y preparar un "escenario de transición y flexibilización hacia un verano que no resulte fallido como el anterior".

En una comparecencia en el Parlamento de Navarra a petición de EH Bildu, Santos Induráin ha afirmado que "estamos marcando los tiempos a la pandemia en vez de que la pandemia nos los marque a nosotros" ya que "cada vez tenemos más y mejores herramientas" frente a ella.

"La vacuna nos puede poner delante del virus, que siempre nos puede sorprender negativamente por las mutaciones, pero con este aprendizaje de lo vivido estamos en disposición de anticiparnos, que no es lo mismo que precipitarnos, y plantear un escenario de transición y flexibilización hacia un verano que no resulte fallido como el anterior", ha señalado.

Induráin ha abogado por seguir la "hoja de ruta" marcada por Navarra, que actualmente, con los indicadores que tiene, se encuentra en riesgo "medio", lo que lleva asociadas unas determinadas medidas de restricción. En función de la evolución de la pandemia, el Gobierno irá adoptando distintas medidas en las órdenes forales que aprueba cada quince días.

La consejera ha señalado que, por el momento, "semanalmente la tendencia a la baja de los datos se ha consolidado y se están encadenando las bajadas durante varias semanas, aunque a partir de ahora estaremos atentos a las diferentes situaciones no solo en contagios, sino en la repercusión en el sistema hospitalario".

En ese sentido, el director general de Salud, Carlos Artundo, ha afirmado que, antes del verano, "habrá que replantear la hoja de ruta" tras analizar el impacto que tienen las últimas semanas de flexibilización de restricciones junto con la evolución de la vacunación, con el fin de plantear "el marco de las reglas de juego para el verano".

Actualmente, la incidencia acumulada a 14 días en Navarra es de 138 casos por 100.000 habitantes, mientras que a 7 días es de 59,59. En la red hospitalaria hay 70 pacientes ingresados, 15 en UCI. En cuanto a la vacunación, está protegida con una dosis el 44,5% de la población adulta vacunable (mayores de 16 años) y han recibido la pauta completa un 23,2%.

La consejera ha explicado que desde el inicio de la pandemia han fallecido más de mil personas en Navarra, cerca de 5.000 personas han sido hospitalizadas y 470 han estado en la UCI, y más de 71.000 personas han estado contagiadas con prueba de confirmación.

Induráin ha afirmado que después del "esfuerzo" realizado "tenemos que acabar de rematar, no podemos ahogarnos en la orilla y más cuando tenemos al alcance la tabla de salvación de la vacunación, aunque todavía nos quedan unos meses de travesía por estas aguas aún revueltas".

La consejera ha destacado que el departamento de Salud ha renovado a la mayor parte del retén de refuerzo de Covid-19, 871 contratos distribuidos entre la atención primaria y hospitalaria "para seguir posibilitando la gestión de la pandemia y el merecido descanso vacacional de las plantillas".

En cuanto a vacunación, ha dicho que se administran "un 99% de las vacunas que recibimos y reforzamos los dispositivos para ir incrementando conforme vayamos recibiendo más vacunas en junio". En ese sentido, ha explicado que si hasta ahora estaban llegando 23.000 vacunas semanales de Pfizer, a partir de la semana que viene serán 37.000.

ALERTAN SOBRE EL EXCESO DE OPTIMISMO

En el turno de intervención de los grupos, el portavoz de EH Bildu, Txomin González, ha afirmado que "la situación ha mejorado pero de ahí a pensar que estamos cerca de la solución hay un trecho muy grande, transmitir una sensación triunfalista o de que está casi todo hecho es un error tremendo". "A la población no podemos transmitirles ideas de solución a corto plazo. La situación sigue siendo preocupante y debemos transmitir unos criterios y una información muy clara para evitar brotes que generan problemas en la salud y fallecimientos", ha asegurado.

La portavoz de Navarra Suma, Cristina Ibarrola, ha considerado que el Gobierno "no ha entendido desde el principio que salud y economía no eran una disyuntiva y de hecho Navarra ha encabezado las medidas más restrictivas con un alto impacto económico pero no le han acompañado los resultados en el control de la pandemia, y esta crisis se salda con mucha gente atrás en muchos ámbitos". "Estamos en la tabla media a nivel nacional en mortalidad y solo tres comunidades han tenido mayor número de casos por habitante que Navarra. Al Gobierno de Navarra le vamos a exigir que evite declaraciones triunfalistas o de rédito político", ha afirmado.

Por parte del PSN, Patricia Fanlo ha destacado que "nos encontramos ante una situación epidemiológica que es favorable después de 14 días de finalización del estado de alarma". "Se han hecho 1,5 pruebas diagnósticas por cada navarro en lo que llevamos de pandemia. Esa ha sido la apuesta de Navarra, la detección, la trazabilidad y el aislamiento. La gestión de otros ha sido la construcción de hospitales para pandemias. Las pandemias no se controlan construyendo hospitales, se controlan como se ha hecho en Navarra", ha asegurado.

La portavoz de Geroa Bai, Ana Ansa, ha afirmado que "la pandemia no se ha acabado" y ha señalado que, aunque "los datos epidemiológicos han mejorado mucho, estamos leyendo los datos que ocurrieron hace dos semanas". "No tenemos datos para valorar la repercusión de la apertura -tras el estado de alarma-", ha añadido. Ansa ha reconocido que "el horizonte empieza a ser optimista pero transmitir el mensaje de que se puede volver con inmediatez a todo lo que conocíamos como antes de la pandemia es un deseo que puede ser muy falaz". "Me preocupa que la política se deje llevar por el optimismo sin mirar a los datos epidemiológicos", ha asegurado, para pedir "mejorar la comunicación que hacemos desde las administraciones".

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha señalado que su grupo "siempre ha mantenido una actitud de respaldo a la gestión y de huir de las polémicas estériles, pero en el fin del estado de alarma nos ha costado mucho más porque ha habido un viraje radical en el mensaje". "Hemos pasado de mensajes de cautela a mensajes de animar a la actividad. Entendemos que esto tiene que ver con una serie de pronósticos sobre la cantidad de vacunas que se van a poner pero nos ha costado mucho entenderlo. Ojalá pasemos de riesgo medio a bajo pero lo previsible es que subirá la incidencia en todos los ámbitos debido a que se han relajado las medidas", ha afirmado.

Por último, la portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, ha asegurado que "la prioridad es evitar la propagación del virus" y ha considerado que "el estado de alarma debería haberse mantenido tres semanas más, pero no ha sido así, y la cuestión es que estamos en una fase diferente que tiene cuestiones negativas, que tienen que ver con el levantamiento del estado de alarma, y positivas, como que los datos han mejorado y la vacunación se ha acelerado". "La situación actual da esperanza pero otra cosa es que las medidas menos restrictivas vayan a quebrar la curva y nos encontremos en dos o tres semanas en una situación de que haya que dar un paso atrás, espero que no", ha señalado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Hacia un verano que no sea fallido": Induráin, optimista con la pandemia en Navarra