SALUD

La cara menos visible de la Covid: crece la lista de espera en los centros de Salud Mental de Navarra

Un total de 65 personas esperan fuera del plazo establecido en la ley de garantías de espera mientra la consejera de Salud asegura que la "gestión es adecuada".

La Red de Salud Mental atiende entre enero y agosto a 19.977 pacientes. EFE
La Red de Salud Mental atiende entre enero y agosto a 19.977 pacientes. EFE

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, ha considerado que se está realizado una gestión "adecuada" de las agendas para citar a pacientes de Salud Mental, en el marco del cumplimiento de la ley de garantías de espera en atención especializada.

Induráin, que ha comparecido en el Parlamento de Navarra a petición de EH Bildu para valorar un informe de la Cámara de Comptos sobre la gestión de Salud Mental en el periodo 2014-2019, ha explicado que la existencia de listas de espera "no es buena ni mala en sí misma, sino que depende de cuánto tiempo se espera y para qué tipo de situaciones".

Así, la consejera ha señalado que en 2019 la actividad de Salud Mental aumentó un 2,35% con respecto a 2018 y en septiembre de 2020 el número de personas en listas de espera para atención en centros de salud mental que está fuera del plazo establecido por la ley de garantías es de 65, frente a 133 en el mes de agosto.

La consejera ha señalado que "un aspecto importante a destacar es la disponibilidad de huecos en las agendas para citar pacientes". "En agosto, el 99,17% de pacientes en lista de espera tenían cita. A 1 de octubre, los 12 centros de salud mental tiene huecos disponibles en sus agendas para que desde Atención Primaria puedan citar primeras consultas tanto ordinarias como preferentes. Con estos datos podemos concluir que hay una gestión adecuada de las agendas en relación con la ley de garantías", ha indicado.

El informe de Comptos concluye que los recursos públicos, humanos y materiales para la atención sanitaria de personas con trastorno mental son, en general, "suficientes". No obstante, Comptos advierte de que, en cuanto a recursos socio-sanitarios (residencias y pisos tutelados), "prácticamente no existe oferta pública" y esos servicios se prestan a través de centros concertados cuya oferta, sin embargo, no cubre la demanda existente. "Existe, por tanto, un déficit que la Administración Foral intenta solventar con ayudas para que los enfermos accedan a plazas de centros privados", apunta el informe.

Al respecto de esta situación, Santos Induráin ha afirmado que "esta necesidad ha sido detectada en el Plan de Salud Mental 2019-2023 y recoge mejoras en la oferta de recursos sociales y socio sanitarios para personas con trastorno mental grave". "Se priorizan recursos de tipo comunitario frente a los residenciales para mantener a las personas con enfermedad mental en el entorno comunitario", ha señalado.

La consejera ha indicado que gran parte de las recomendaciones que ha realizado la Cámara de Comptos en su informe ya están previstas en el Plan de Salud Mental, pero ha reconocido que "la realidad es que la pandemia ha ralentizado, por no decir que ha paralizado en algunos aspectos", la ejecución de esas previsiones.

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha valorado "los pasos que se dieron la legislatura pasada en este ámbito, en primer lugar con el incremento presupuestario que se dio en las partidas destinadas a atender salud mental tanto en el Departamento de Salud como en el de Derecho Sociales". La parlamentaria foral ha valorado que el Plan de Salud Mental es "un buen plan" pero ha pedido que tenga un cronograma y una financiación adecuados. Además, ha considerado "urgente" reducir la temporalidad en el personal.

La portavoz de Navarra Suma, Cristina Ibarrola, ha afirmado que, según constata el informe, "los recursos sociales y sociosanitarios son escasos, no se han aumentado prácticamente nada en los últimos años y lo que se ha incrementado mucho, más de un cien por cien, es el gasto de las prestaciones económicas vinculadas a servicios, al no disponer de plazas para cubrir la demanda existente, cuando esta prestación económica debería ser la excepcionalidad y no la norma, según la ley de dependencia". "Además, se ha incrementado un 200% el tiempo de espera de acceso a estos recursos, lo cual es preocupante", ha afirmado.

La portavoz del PSN, Patricia Fanlo, ha valorado que en el periodo 2014-2019 "hubo un gran aumento en cuanto a recursos humanos y económicos en la salud mental", pero ha reconocido que el porcentaje de temporalidad es "muy elevado y es necesario afianzar plantillas". "En las próximas convocatorias de ofertas públicas de empleo probablemente se pueda solucionar", ha señalado. Además, ha apuntado que el Plan de Salud Mental "afronta nuevos retos y recoge muchas de las recomendaciones de Comptos".

La parlamentaria de Geroa Bai Ana Ansa ha afirmado que, aunque "se diga que los recursos son suficientes y que no hay lista de espera, lo cual nos alegra, hay que mantener la capacidad de aumentar los servicios en un momento dado". Ansa ha apostado por el abordaje sociocomunitario de la salud mental, pero ha señalado que "partimos de un desequilibrio en cuanto a la aplicación de recursos hacia lo sociocomunitario, que se traduce en escasez de plazas de recursos sociales y sociosanitarias, lo que tiene como efecto un aumento de la prestación vinculada a servicios". "Sigue siendo claramente insuficiente y estos son los recursos que permiten vivir integrados en la sociedad", ha dicho.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La cara menos visible de la Covid: crece la lista de espera en los centros de Salud Mental de Navarra