POLÍTICA

La consejera Maeztu reconoce la falta de material en las residencias navarras, pero cree que ya está "bajo control"

Navarra Suma afirma que el Gobierno ha estado "desbordado" y ha "improvisado".

Militares de la UME desinfectan la residencia sacerdotal Buen Pastor durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
Militares de la UME desinfectan la residencia sacerdotal Buen Pastor durante la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA  

La consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mari Carmen Maeztu, ha afirmado que "a día de hoy la situación se encuentra bajo control" en las residencias de mayores y "en principio parece que se ha puesto freno al contagio de coronavirus". "Creemos que la evolución de los datos avala esta percepción aunque se necesita estar vigilantes, algo que será más fácil al tener más medios y más conocimiento", ha asegurado.

Maeztu ha comparecido este miércoles en el Parlamento de Navarra, a petición de Navarra Suma, para dar cuenta de la gestión de la crisis del coronavirus en el ámbito de las residencias.

En la sesión, que ha comenzado con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas, la consejera ha afirmado que "nos hemos enfrentado a la epidemia con lo que se ha sabido de ella en cada momento, con los medios que teníamos en cada momento, sin escatimar recursos económicos y personales y dedicando todo el tiempo y esfuerzo de muchas personas para organizar recursos y atender a las personas más vulnerables y a quienes les proporcionan cuidados".

La consejera ha afirmado que "en una semana se han triplicado las altas epidiemológicas" en las residencias, pasando de 81 la semana pasada a 233 este martes. "Desde el pico más alta, 933 casos positivos el 13 de abril, hoy tenemos 209 personas menos contagiados, un 22,4 por ciento menos", ha dicho. En los centros de discapacidad se ha pasado de 82 casos la semana pasada a 63 el martes. El número de centros sin casos alcanza ya el 52,1% en las residencias de mayores y el 79,6% en los centros de discapacidad.

215 FALLECIDOS CON POSITIVO CONFIRMADO Y OTROS 180 CON SÍNTOMAS

Los últimos datos reportados el martes por el Departamento de Derechos Sociales al Ministerio de Sanidad indican que el número de personas fallecidas en residencias con Covid-19 positivo confirmado, desde el 8 de marzo, ha sido de 215. Otras 180 han fallecido con síntomas compatibles, no confirmados. Si se suman las fallecidas en las residencias por causas distintas, el total en ese periodo alcanza las 563.

Maeztu ha señalado que "se ha asegurado mantener las plantillas necesarias, se ha contratado a 157 personas, se ha nombrado a siete direcciones de centro y tenemos bolsas de empleo en las que hay apuntadas 5.582 personas".

La consejera ha asegurado que "se han publicado los datos que estaban a nuestro alcance en tiempo real desde el día 19 de marzo, en todo momento hemos mantenido la disposición de transparencia máxima, han sido unas semanas muy intensas en las que se ha tenido que hacer frente a una amenaza novedosa y desconocida, muy agresiva y que ha dañado gravemente a muchas personas y a muchas familias, y que ha puesto fin a muchos proyectos de vida".

Maeztu ha afirmado que "el Gobierno ha tenido que tomar muchas decisiones en situaciones de premura para frenar la extensión de la enfermedad, deseando preservar al mismo tiempo la calidad de los cuidados a los residentes".

"Hemos encarado situaciones que cambiaban con rapidez, hemos tenido que ser ágiles y flexibles, hemos consultado a los expertos y a las partes interesadas sin retrasar decisiones y movilizando los recursos materiales, económicos y profesionales que han sido necesarios", ha asegurado.

La consejera ha considerado que "hemos hecho todo lo que se debía hacer, todo lo que estaba en nuestra mano". "No obstante el impacto de la epidemia ha sido especialmente fuerte en las residencias. En ello hay tres factores relevantes sin descartar algún otro y que debemos analizar: la edad, las patologías previas y la vida en comunidad", ha explicado.

"NO ESTÁBAMOS PREPARADOS MATERIALMENTE"

Maeztu ha afirmado que "necesitamos reconocer que no estábamos preparados materialmente para abordar la pandemia, nuestro conocimiento de las características de la amenaza ha ido variando, la infección ha superado las expectativas iniciales en todo el mundo y también aquí nos hemos encontrado en precario en cuanto a medios materiales para abordar esta amenaza".

En todo caso, ha asegurado que "hemos encontrado comprensión y apoyo en las familias, que han tenido que entender la limitación en las visitas o el traslado de sus familiares".

La portavoz de Navarra Suma, Marta Álvarez, ha reconocido el "esfuerzo" de la consejera en la gestión, pero ha afirmado que "hemos visto a un Gobierno en general y a una consejera en particular desbordados, que monitorizan mucho, pero que improvisan y llegan tarde y que están pecando de falta de transparencia".

NAVARRA SUMA: "MONITORIZAN MUCHO, PERO IMPROVISAN"

La portavoz de Navarra Suma, Marta Álvarez, ha reconocido el "esfuerzo" de la consejera en la gestión, pero ha afirmado que "hemos visto a un Gobierno en general y a una consejera en particular desbordados, que monitorizan mucho, pero que improvisan y llegan tarde y que están pecando de falta de transparencia".

"No puede ser que se escuden en un tsunami que no fue tal y en que están haciendo todo lo que pueden para eludir su responsabilidad", ha dicho. Marta Álvarez ha asegurado que "los departamentos de Salud y de Derechos Sociales han actuado descoordinados, tarde y mal" y ha señalado que Navarra Suma "va a seguir tendiendo la mano con propuestas para mejorar la situación".

La portavoz del PSN, Nuria Medina, ha criticado la intervención de Navarra Suma, acusando a este grupo de hacer "seguidismo" del Partido Popular, y ha afirmado que "el Gobierno de Navarra, como el resto de administraciones, ha tenido que enfrentarse a una emergencia sanitaria sin precedentes que no ha venido con un manual de instrucciones bajo el brazo y se han podido cometer errores".

"Es justo reconocer que nos enfrentábamos a un virus desconocido. Se ha trabajado en tiempo real haciendo lo que se podía en cada momento", ha dicho, para señalar que la consejera Maeztu "ha demostrado eficacia y empatía en su gestión".

Por parte de Geroa Bai, Isabel Aranburu, ha afirmado que "el Departamento de Derecho Sociales ha hecho muchísimo, no se han regateado esfuerzos en una situación difícil, con un trabajo ingente y a contrarreloj".

"Al margen de errores o carencias, sobre todo en cuanto a la falta de materiales de protección en los primeros días, los problemas más serios que han aparecido en la gestión son carencias estructurales que no se originan en unos días de crisis o en una legislatura, sino que vienen de muchos años atrás", ha dicho. Aranburu ha pedido que "no se realice ni un solo recorte" en los servicios sociales.

La portavoz de EH Bildu, Patricia Perales, ha afirmado que "parece que lo ocurrido en las residencias era inevitable y por parte de EH Bildu nos negamos a asumir esto".

"Las residencias tienen grandes deficiencias y negarlo sería una irresponsabilidad. No es casual lo que ha ocurrido. Hay problemas que ya estaban antes: ratios muy elevadas, ausencia de órganos de control, falta de condiciones laborales dignas. Estoy viene de cuando la derecha tuvo su obsesión privatizadora de estos servicios", ha dicho, para reclamar un "cambio" en el actual modelo.

Por parte de Podemos, Mikel Buil ha afirmado que "nos tenemos que alegrar de que la situación esté bajo control, se ha puesto freno al contagio, se están triplicando las altas, y desde el departamento se han puesto los esfuerzos". "La falta de preparación era evidente, a la Administración le ha faltado tener bastas y mascarillas. Lo que no puede pasar a partir de ahora es que cuando venga la siguiente nos pille mal. Ya tenemos que estar con todo el conocimiento adquirido y con material", ha señalado.

Por último, la portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha felicitado a la consejera y a los trabajadores que atienden a las personas mayores y dependientes porque "están trabajando muy duro", y ha destacado que los servicios públicos "no estaban preparados para esta situación pero han respondido con rapidez". "Nos ha cogido con años de duros recortes y de privatizaciones. Una de las enseñanzas que debemos sacar de aquí es que la gestión pública tiene más capacidad par abordar las dificultades", ha afirmado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La consejera Maeztu reconoce la falta de material en las residencias navarras, pero cree que ya está "bajo control"