• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 19:19

 

 
 

POLÍTICA

Remírez cuestiona la regulación del euskera que hizo Barkos: "Faltó inteligencia emocional"

El vicepresidente ha insistido en el pleno del Parlamento en que el Gobierno está trabajando en la aprobación del nuevo decreto que regule el uso del euskera.

Uxue Barkos, habla con el vicepresidente primero Javier Remirez durante el pleno en el Parlamento. MIGUEL OSÉS
Uxue Barkos, habla con el vicepresidente primero Javier Remirez durante un pleno en el Parlamento. MIGUEL OSÉS

El consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha cuestionado este jueves el proceder que tuvo el Gobierno presidido por Uxue Barkos en torno a la regulación del euskera la pasada legislatura, considerando que le faltó "inteligencia emocional" y la búsqueda de un "equilibrio adecuado" en la regulación.

"Quizás cuando se normativiza alejado de lo que es la realidad sociolingüística luego vienen una serie de consecuencias en las que estamos", ha dicho Remírez, en respuesta a una pregunta de Geroa Bai en el pleno del Parlamento foral en relación con el nuevo decreto que regulará el uso del euskera en las Administraciones públicas.

La pregunta ha tenido lugar en un contexto en el que Geroa Bai y PSN mantienen posiciones discrepantes respecto de este asunto, puesto que Geroa Bai reclama que se reformule la OPE de 424 plazas de enfermería de forma que se valore el euskera, y su socio en el Gobierno considera que no existe seguridad jurídica para hacer este cambio.

Remírez ha insistido en el pleno del Parlamento en que el Gobierno está trabajando en la aprobación del nuevo decreto que regule el uso del euskera y ha cuestionado la regulación llevada a cabo la pasada legislatura. "Si se hubiese mantenido un equilibro con la normativa previa de 2007 ahora no estaríamos en esta situación", ha dicho, para defender que hay que ser "muy prudentes para que lo que llevemos a cabo realmente cumpla primero con las obligaciones legales para reducir al mínimo el riesgo de judicialización del tema y también buscar el equilibrio adecuado y la inteligencia emocional que creo sinceramente les faltó a ustedes la legislatura anterior".

Remírez ha afirmado que Geroa Bai "conoce perfectamente cuál es la voluntad política de este Gobierno, que es corregir lo antes posible la situación derivada de las distintas sentencias del TSJN de 2019 en el sentido de hacer una aplicación de lo que significa la valoración de méritos del euskera de cara al acceso a la Administración pública de Navarra con criterios de igualdad de oportunidades y la realidad sociolingüística". "La voluntad y la decisión política del Gobierno es clara, es la valoración del euskera en el caso de la zona mixta como mérito en aquellas plazas y puestos que tengan atención a la ciudadanía", ha dicho.

El parlamentario de Geroa Bai Jabi Arakama ha afirmado que "no nos satisface que el consejero diga que tiene voluntad política, necesitamos hechos, no palabras". "Venimos de una parálisis no justificada técnica ni jurídicamente", ha criticado respecto a la aprobación del nuevo decreto.

Así, ha señalado que "las dificultades políticas desaparecieron" cuando Geroa Bai aceptó que no se valorara el euskera en la zona no vascófona, asumiéndolo como "una solución de mínimos al comprobar que el PSN no tenía problema en mantener sine die la actual situación". "No se puede gobernar con miedo a las acusaciones hiperbólicas de UPN o a que les pasen factura la euskarafobia y los fantasmas que ustedes también contribuyeron a agitar la pasada legislatura", ha dicho, para pedir al consejero que "acelere de forma definitiva la tramitación del decreto y reconduzca las últimas convocatorias para que el euskera sea valorado en ellas".

Arakama ha afirmado que se está viviendo "una situación kafkiana que si ni siquiera se dio en tiempos más oscuros de UPN".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Remírez cuestiona la regulación del euskera que hizo Barkos: "Faltó inteligencia emocional"