• viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 03:00

 

 
 

POLÍTICA

Remírez obliga a mentir a la Policía Foral para tapar la censura del Gobierno a la bandera en Javier

La Policía Foral ha hecho público un comunicado sin firma y ordenado por "instancias superiores" para negar los hechos ocurridos el viernes en Javier. 

Miembros de Banderazo y la parlamentaria y secretaria general de UPN, Yolanda Ibáñez, durante el acto celebrado este viernes en Javier. CEDIDA.
Miembros de Banderazo y la parlamentaria y secretaria general de UPN, Yolanda Ibáñez, durante el acto celebrado este viernes en Javier. CEDIDA.

En una fea y poco habitual forma de actuar, el vicepresidente del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha obligado a mentir a la Policía Foral en un bochornoso comunicado en el que niegan los hechos ocurridos el viernes en el Castillo de Javier, cuando varios agentes del cuerpo trataron de impedir que un grupo cívico exhibiera una bandera de Navarra

Tal y como informó este medio, el grupo denominado Banderazo, que suele mostrar la enseña de Navarra el 3 de diciembre en el Castillo de Javier, acudió este viernes para volver a homenajear a la bandera de Navarra, algo para lo que contaban con la pertinente autorización de la Delegación del Gobierno de 10 a 12 horas de la mañana. 

A las 10 de la mañana estaba prevista también una misa en el Castillo de Javier, a la que acudieron, a título particular el vicepresidente Javier Remírez, y los consejeros Elma Saiz, Mª Carmen Maeztu y Bernardo Ciriza. A la misma celebración religiosa acudieron otros cargos públicos y parlamentarios de UPN, como Yolanda Ibáñez, secretaria general del partido. 

Cuando la misa ya había comenzado, una agente de Policía Foral de paisano que se presento como "seguridad de Presidencia" (departamento de Remírez) se dirigió al grupo cívico para instarles a no exhibir la bandera de Navarra, "al menos hasta que las autoridades dejaran el lugar tras la misa". 

Los responsables del grupo explicaron que tenía permiso, que se trataba de un acto pacífico y que su acto sólo consistía en mostrar la bandera de Navarra el día del patrón. Otros tres agentes de Policía Foral uniformados cruzaron toda toda la plaza para llegar hasta donde se encontraba el portavoz del grupo para reforzar la postura de la primera policía. 

"Les volvimos a insistir que el acto estaba autorizado y que no hacíamos nada malo, era un acto cívico y autorizado", explican aún con el desasosiego en el cuerpo los organizadores por la presión de la Policía Foral para que no desarrollaran el acto de defensa de la bandera de Navarra. 

Al comprobar la Policía Foral que el acto estaba autorizado y que poco podían hacer para impedirlo, insistieron de nuevo en que esperaran a que se fueran las autoridades (Javier Remírez y compañía), no fuera a ser que se encontraran con la desagradable imagen de una bandera de Navarra el Día de Navarra en la cuna del patrón de Navarra. 

Al poco tiempo, y tras la acción de la Policía Foral, salieron el director del Castillo y una guía, también para protestar contra un acto autorizado. "Lo hicieron de muy malas formas y entendimos que no merecía la pena seguir, recogimos la bandera y esperamos a que saliera la gente que estaba fuera de misa". 

Cuando la ceremonia religiosa terminó, la vicepresidenta de UPN, Yolanda Ibáñez, se sorprendió que la bandera no estuviera extendida. "La verdad es que me resultó chocante, porque llevan años haciendo este bonito acto y nos solemos hacer una foto con la bandera de Navarra cuando salimos de misa", explica Ibáñez a este medio. 

Fue en ese momento cuando los organizadores le explicaron los hechos ocurridos, la solicitud de la Policía Foral para que no extendieran la bandera mientras estuviera en la zona el vicepresidente Javier Remírez y las órdenes del director del Castillo de Javier con malas formas, a pesar de que el acto estaba plenamente autorizado. 

"No me puedo explicar la ocurrido. Los encontré abatidos y sin ganas de extender la bandera como ocurre siempre. Fue muy desolador para ellos, ya que no hacían nada malo. Por supuesto que les pedimos que no le dieran importancia y volvimos a sacar la bandera. Una vez que los parlamentarios de UPN salimos de misa ya nadie se atrevió a decir nada", explica Ibáñez

En el comunicado que Javier Remírez ha dictado en nombre de la Policía Foral, que nadie firma y en el que hace mentir a uno de los cuerpos más queridos y respetados de Navarra, se dice que "ningún miembro de la Policía Foral de Navarra trató de condicionar, y mucho menos prohibir, la citada exhibición de uno de los símbolos más universales y respetados de nuestra Comunidad". 

Una mentira gravísima en boca de la Policía Foral, cuando todos los agentes actuantes fueron vistos por más de una decena de testigos ordenando detener el acto hasta que Javier Remírez saliera de la zona y así evitase ver una bandera de Navarra. 

La Policía Foral mantiene en su comunicado que no identificaron a ninguna persona y que ellos no "condicionan la libertad de expresión", algo que fue a lo único a lo que se dedicaron, rodeando a ciudadanos que tenían autorizado un acto durante dos horas en la explanada del Castillo y diciéndoles que recogieran la bandera mientras estaban las autoridades en el Castillo. 

El comunicado plagado de falsedades y dictado por Remírez para poner en boca de la Policía Foral estas mentiras, termina diciendo que desconocen el origen de la información, aunque saben perfectamente que se trataba del grupo Banderazo, con autorización para celebrar el acto. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Remírez obliga a mentir a la Policía Foral para tapar la censura del Gobierno a la bandera en Javier