CORRUPCIÓN

El Gobierno Chivite se lava las manos sobre los chanchullos de Ayerdi con Davalor y ya no pide responsabilidades

El juzgado declaró "culpable" el concurso de Davalor, empresa a la que Ayerdi entregaba dinero público cuando ya se encontraba en quiebra y sin presentar cuentas. 

El vicepresidente del Gobierno de Navarra, Javier Remírez (i), habla con Ramón Alzórriz, portavoz de los socialistas navarros en el Parlamento. PABLO LASAOSA
El vicepresidente del Gobierno de Navarra, Javier Remírez (i), habla con Ramón Alzórriz, portavoz de los socialistas navarros en el Parlamento. PABLO LASAOSA  

El vicepresidente primero del Gobierno Foral, Javier Remírez (PSN), ha sostenido este miércoles que los consejeros del Ejecutivo navarro responden del trabajo que están realizando desde su toma de posesión y en este sentido se ha mostrado satisfecho por la labor llevada a cabo.

De esta forma se ha pronunciado en la rueda de prensa posterior a la sesión del Gobierno al ser preguntado por la sentencia que declara culpable al concurso de acreedores de Davalor y el Gobierno de María Chivite pretende lavarse las manos sobre los chanchullos que el todavía consejero Ayerdi mantuvo con la empresa, a la que entregó más de 3 millones de euros de dinero público cuando ya se encontraba prácticamente en quiebra. 

Chivite y el PSN fueron especialmente críticos en la oposición y pidieron responsabilidades sobre la actuación de Ayerdi, pero para llegar al poder tuvieron que mantenerle en el puesto de consejero a pesar de las evidentes irregularidades que denunciaron, pues Ayerdi dedicó dinero público a Davalor con informes de Sodena en contra. 

En la sentencia que se conoció hace unos días, la juez consideró que ha existió "dolo" (voluntad deliberada) al no haberse formulado las cuentas anuales, no haberlas sometido a auditoría y no haberlas depositado en el Registro Mercantil en los tres últimos ejercicios, algo que el ahora consejero de María Chivite pasó por alto para seguir inyectando dinero en una empresa a pesar también de que los informes internos de Sodena eran desfavorables.

En diciembre de 2015, Davalor Salud ya había contraído unas obligaciones, en algunos casos ya vencidas, y en otros, que debía asumir a corto plazo (vencimiento inferior a un año), por importe de 12 millones de euros. "En ese momento la concursada se encontraba en situación de insolvencia y además que el administrador único de la concursada tenía conocimiento de la misma", señaló la sentencia. 

Tras conocerse ese fallo, Navarra Suma consideró "insostenible” la continuidad del consejero Manu Ayerdi en el Gobierno de Navarra, al entender que "las acciones llevadas a cabo por el gerente de Davalor y por el consejero Ayerdi fueron paralelas, concertadas y coincidentes en las fechas".

Javier Remírez ha insistido en que el Gobierno de Navarra responde de su actuación política desde su toma de posesión el pasado mes de agosto y todos sus miembros conocen las normas de actuación y los códigos éticos.

Por otra parte, el vicepresidente ha comunicado que los consejeros han registrado solicitudes de comparecencia, a iniciativa propia, en el Parlamento para dar cuenta de la gestión realizada durante la crisis sanitaria de la COVID-19.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Gobierno Chivite se lava las manos sobre los chanchullos de Ayerdi con Davalor y ya no pide responsabilidades