POLÍTICA

Brutal rapapolvo a Chivite tras su dejación a la hora de prohibir las fiestas patronales de Navarra

Miembros de la Ejecutiva de la Federación Navarra de Municipios y Concejos indican que "si creen necesario ejercer sus responsabilidades, que las ejerzan y se dejen de recomendaciones".

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante un pleno en el Parlamento de Navarra. EUROPA PRESS / EDUARDO SANZ
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante un pleno en el Parlamento de Navarra. EUROPA PRESS / EDUARDO SANZ  

Los representantes de Navarra Suma en la Comisión Ejecutiva de la Federación Navarra de Municipios y Concejos (FNMC) han emitido este miércoles un comunicado para mostrar su indignación ante el cobarde movimiento de la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, que el martes anunció que el Ejecutivo foral no iba a prohibir las fiestas patronales de este año debido al coronavirus, sino que eludía tener que tomar esa decisión, para dejarles a los ayuntamientos el trago amargo de suspender los festejos.

Según la nota de prensa enviada el martes por el Gobierno de Navarra, esta institución y la FNMC habían llegado a un acuerdo para trasladar su recomendación de que las fiestas no se celebren, pero evitando cancelarlas ellos mismos.

Ahora, los representantes de NA+ indican que "es falso que la federación haya llegado a ningún acuerdo en ninguna reunión con el Gobierno de Navarra". "Existió el encuentro, pero no se llegó a ninguna conclusión, y el vicepresidente, Mario Fabo, mostró su disconformidad a la propuesta tantas veces como se le ha presentado", alegan.

En este sentido, denuncian que el presidente de la FNMC "ha excedido unilateralmente sus competencias". "Juan Carlos Castillo ha mostrado una actitud absolutamente pasiva a la hora de defender los intereses de las entidades locales. Lo que el presidente de la FNMC debería haber hecho es exigir al Gobierno de Navarra que, bajo criterios sanitarios, asuma sus responsabilidades y que no nos vuelvan a tirar a los pies de los caballos a las entidades locales, las cuales, dicho sea de paso, no le han otorgado la capacidad de representación en este asunto".

"La Federación Navarra de Municipios y Concejos siempre debería estar al servicio de las entidades locales, defendiendo sus competencias y sus intereses, y no, como en este caso, defendiendo los intereses del Gobierno de Navarra en una deriva peligrosa y muy grave contra los principios fundamentales de la federación", argumentan.

Según estos representantes de la Comisión Ejecutiva, "el acuerdo no ha sido validado por la mayoría de la Ejecutiva de la federación. El presidente de no ha dado opción al debate interno en el seno del organismo. El borrador de acuerdo se remitió a los miembros de la Ejecutiva el pasado lunes y con plazo hasta el día siguiente para hacer aportaciones".

"UN ACTO UNILATERAL"

Además, critican que, sobre esas aportaciones, no han tenido "la oportunidad de ver, ni de discutir, ni de consensuar en el seno de la Ejecutiva. Nos encontramos, el mismo día límite para hacer aportaciones, que el presidente de la federación, en un acto unilateral, ha llegado ya a un acuerdo con el Gobierno de Navarra. Por lo tanto, el presidente no dice la verdad al afirmar que ha sido aprobado por la mayoría de la Ejecutiva. Ejecutiva que, insistimos, no se ha celebrado para abordar este asunto".

Por tanto, desean expresar su "decepción con la actitud pasiva de su presidente". Según relatan, desde que comenzó la legislatura, han tratado de ser ntegradores e intentar consensuar los acuerdos. "A día de hoy y con este tema tan grave, no nos vemos representados por la federación e incluso nos preocupa la deriva que está tomando la propia federación", sentencian.

En lo referente a la decisión tomada por la presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, sobre la no prohibición de las fiestas patronales, denuncian "la absoluta sensación de dejadez y abandono que hemos sentido durante toda la gestión de esta pandemia por parte del Gobierno de Navarra y de la Delegación del Gobierno de España en Navarra. A la falta de llamadas y contactos, se han sumado el traslado de órdenes cambiantes y contradictorias desde el principio de la pandemia que afectaban a las entidades locales".

"La excepción la encontramos en las contadas llamadas producidas para recriminar actuaciones tomadas en alguna entidad local ante la flagrante inacción de la Administración foral en la parte más dura de la crisis", alertan.

"ABSOLUTA RESPONSABILIDAD"

A su juicio, los ayuntamientos tienen reconocida la autonomía local y la han ejercitado "con absoluta responsabilidad siempre". "Además, tenemos competencia exclusiva sobre las fiestas locales en situaciones normales. Ayuntamientos gobernados por Navarra Suma como Pamplona, Tudela o Barañáin ya han tomado, los primeros, responsabilidades duras y tristes de suspender fiestas, dada la actual situación de riesgo para los vecinos. No necesitamos recomendaciones del Gobierno de Navarra ni de la FNMC para ejercer nuestra propia competencia y responsabilidad", inciden.

Al mismo tiempo, resaltan la obviedad de quién debe tomar esa decisión: "Mientras dure el estado de alarma, tanto el Gobierno de España como el de Navarra son los responsables de prohibir o limitar espectáculos públicos. Incluso terminada dicha situación, si se dieran circunstancias extraordinarias, el Gobierno de Navarra debería prohibir o limitar determinadas actividades, como ya hicieron antes de la pandemia. Si creen necesario, en una situación de emergencia sanitaria, ejercer sus responsabilidades, que las ejerzan y se dejen de recomendaciones".

Asimismo, recuerdan que es el Gobierno foral el que tiene la información sobre la situación epidemiológica y sanitaria, así que, "si no creen que existe una situación epidemiológica que recomiende suspender las fiestas, que respeten la competencia municipal". "Lo que en ningún caso pueden hacer es, por un lado, instarnos a suspender las fiestas y por otro, desde el departamento de Cultura, animarnos a celebrar espectáculos y conciertos tanto en recintos cerrados como al aire libre", aducen.

Por otro lado, estos representantes de Navarra Suma subrayan que las fiestas patronales de los pueblos son más que festejos taurinos, ya que también "hay verbenas, conciertos, celebraciones religiosas..., todos ellos autorizados, a día de hoy, en el proceso de desescalada. Por lo tanto, si lo que quiere el Gobierno de Navarra es acabar con los festejos taurinos, que lo diga abiertamente y no se escude en la Federación Navarra de Municipios y Concejos y en las propias entidades locales".

"AVERSIÓN AL MUNDO TAURINO"

"Ya ha dado pistas de su aversión al mundo de los festejos taurinos con la miserable e insuficiente ayuda propuesta a los ganaderos de reses bravas y su cerrazón total a la ampliación de dicha partida. Ahora que lo diga abiertamente", reclaman.

Por estos motivos, solicitan al Ejecutivo de Chivite que "abandone su posición de comodidad y mínimo esfuerzo, y mantenga un contacto real y permanente directamente con los ayuntamientos, ya que las funciones de la FNMC no pueden sustituir la representación de los ayuntamientos en situaciones como la vivida".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Brutal rapapolvo a Chivite tras su dejación a la hora de prohibir las fiestas patronales de Navarra