PREMIUM  POLÍTICA

UPN no apoya la moción, pero no quiere más Rajoy: "Hay que convocar unas nuevas elecciones generales"

Los regionalistas no quieren que el Gobierno de España pueda quedar en manos de populistas e independentistas. 

El Presidente en funciones Mariano Rajoy junto a Javier Esperza y miembros de la coalición UPN-PP durante una visita electoral en junio de 2016. PABLO LASAOSA
El Presidente en funciones Mariano Rajoy junto a Javier Esperza y miembros de la coalición UPN-PP durante una visita electoral en junio de 2016. PABLO LASAOSA  

Unión del Pueblo Navarra, el partido coaligado con el PP en las últimas elecciones generales ha decidido dejar también caer a Mariano Rajoy y apuesta por unas elecciones generales. "Es lo que este país necesita de manera urgente", han señalado. 

En un comentario en su cuenta personal de Twitter, el presidente de UPN, Javier Esparza, ha señalado que no apoyarán la moción de censura contra Rajoy, pero reconocen que España necesita unas elecciones cuanto antes. 

"UPN no va a apoyar una moción de censura que dé como resultado un gobierno de la mano de populistas e independentistas porque no sería bueno para España. En el escenario actual, lo más oportuno sería la convocatoria de unas nuevas elecciones". 

La postura de los regionalistas se ha conocido después de que Pedro Sánchez, líder del PSOE, haya anunciado y presentado una moción de censura contra el gobierno actual. Este texto será admitido a trámite por la Mesa del Congreso en su reunión del lunes o, más previsiblemente, en la del martes, y a partir de ahí abrirá un plazo de dos días por si otro grupos quieren presentar otras mociones con candidatos alternativos.

La fecha del debate la fijará la presidenta del Congreso, Ana Pastor, hablando con el candidato, pero en todo caso no podrá ser antes de los cinco días siguientes desde su presentación, lo que descarta que esa sesión plenaria se celebre la próxima semana.

Será por tanto en junio, que es cuando el presidente Mariano Rajoy había planeado celebrar el Debate sobre el estado de la Nación.

CANDIDATURA DE PEDRO SÁNCHEZ

La moción de censura del PSOE, que va firmada por sus 84 diputados, presenta la candidatura de Pedro Sánchez con un escrito motivado justificando su presentación. El texto, una vez calificado por la Mesa del Congreso, será enviado tanto al presidente del Gobierno como a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios.

La Mesa abrirá un plazo de dos días siguientes para dar la oportunidad de presentar mociones con candidatos alternativos, para las que se exigen los mismos requisitos y que, en su caso, se debatirán conjuntamente.

Para dar tiempo a este proceso, la votación de la moción o mociones de censura no podrá tener lugar antes de cinco días desde la presentación del primer escrito. Y si hubiera más de una moción de censura, se votarán según el orden del presentación, pero en todo caso, sólo saldrá adelante la primera que reúna la mayoría absoluta, lo que exige el apoyo de 176 diputados.

Pedro Sánchez ha hecho un llamamiento a todos los diputados del Congreso, incluyendo a los de partidos independentistas. De entrada, tiene asegurado el apoyo de los 67 diputados de Unidos Podemos, con los que suma 151 votos a favor, y también han anunciado su apoyo los independentistas de Esquerra (9 diputados) y la antigua Convergència (8 votos), lo que da un total de 168.

Para llegar a 176 necesitará por tanto más apoyos, y no sólo los cinco diputados del PNV, sino también los dos de Bildu y el de su socio electoral de Nueva Canarias, que acaba de suscribir formalmente un pacto presupuestario con el PP. Otra cosa es que sume los 32 escaños de Ciudadanos, que unidos al PSOE y Unidos Podemos ya rebasan con creces la mayoría absoluta.

EL DEBATE LO ABRE ALGUIEN DEL PSOE Y LUEGO SÁNCHEZ

El debate de este tipo de propuesta, según el Reglamento de la Cámara, se inicia con la defensa de la moción de censura, sin límite de tiempo, por parte de uno de los diputados que la firman y, a continuación, también sin límite de tiempo, podrá intervenir el candidato a la Presidencia propuesto en la moción para que exponga el programa político de su hipotético Gobierno. Aunque Pedro Sánchez no es diputado, nada impide que pueda ser candidato a la Presidencia del Gobierno.

Tras el correspondiente receso que decida la Presidencia de la Cámara, será el turno de los portavoces de los distintos grupos parlamentarios, que contarán con treinta minutos para intervenir y diez minutos de réplica.

Una vez debatida la moción, se procederá a su votación y, en caso de reunir al menos 176 votos necesarios para ser aprobada, la Presidencia del Congreso deberá comunicarlo inmediatamente al Rey y al presidente del Gobierno, puesto que el candidato a presidente se entenderá que ha recibido la confianza de la Cámara.

En caso de que la moción fuese rechazada, los firmantes de la misma no podrán firmar otra durante el mismo período de sesiones, según establece la Constitución, por lo que, en ese escenario, los diputados del PSOE no podrían volver a plantear otra moción hasta septiembre.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
UPN no apoya la moción, pero no quiere más Rajoy: "Hay que convocar unas nuevas elecciones generales"