PREMIUM  POLÍTICA

Sánchez sucumbe al chantaje del PNV en nombre de Navarra y descarta contar con los diputados de UPN

El PSOE desliza que si se apoya en los dos diputados de UPN perdería los seis votos del PNV, por lo que aboga por una abstención de PP y Cs.

María Chivite (izquierda) y Pedro Sánchez (centro) se despiden de la militancia en un acto electoral celebrado en la Plaza del Vínculo de Pamplona. MIGUEL OSÉS
María Chivite (izquierda) y Pedro Sánchez (centro) se despiden de la militancia en un acto electoral celebrado en la Plaza del Vínculo de Pamplona. MIGUEL OSÉS  

El PSOE descarta el apoyo de UPN, con dos representantes en el Congreso, para la investidura de Pedro Sánchez ya que los socialistas temen perder los votos de los seis diputados del PNV si pactan con los regionalistas.

El chantaje del Partido Nacionalista Vasco para evitar un posible pacto de PSOE con UPN ha surtido efecto en las filas socialistas y este mismo lunes el secretario de organización José Luis Ábalos.

El coordinador del PSOE ha dejado claro que la investidura no pasa por los dos votos de UPN, a cambio de facilitar que los socialistas faciliten en Navarra un Gobierno foral presidido por Javier Esparza (UPN), ya que eso puede restar otros seis votos, en referencia a los del PNV.

"Esa aritmética no es de suma y nos podemos encontrar con dos votos más y seis menos", ha asegurado ante los periodistas José Luis Ábalos.

La pasada semana, el presidente de UPN y cabeza de lista de Navarra Suma propuso durante las consultas promovidas por el Rey Felipe VI un pacto entre regionalistas y socialistas para evitar que el independentismo tomase las riendas tanto del Gobierno central como del Ejecutivo de Navarra.

Cabe recordar que el escenario postelectoral en Navarra ha quedado marcado por la posición decisiva del PSN de María Chivite, que con sus 11 parlamentarios debe decantarse entre seguir en su empeño de liderar un Gobierno apoyada por Geroa Bai (9 escaños), Podemos (2), I-E (1) y la necesaria colaboración de Bildu (7) en forma de abstención o voto a favor, u optar por facilitar el Ejecutivo de Navarra Suma (20 parlamentarios).

Todos los pactos en Navarra pasan por conseguir 26 apoyos de 50 posibles, o al menos más votos a favor que en contra contando las abstenciones, para la sesión de investidura.

PNV CHANTAJEA A SÁNCHEZ CON NAVARRA

Tras conocer la propuesta de UPN, que desde el PSOE se valoró muy seriamente dado el complicado equilibrio de Pedro Sánchez para logar mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, el nacionalismo vasco movió ficha para continuar su injerencia sobre la política de la Comunidad foral.

El PNV advirtió a Sánchez tras conocer la maniobra de Esparza que los acuerdos de Navarra "van a ser determinante" para inclinar hacia un sentido u otro los votos de sus seis diputados.

De esta forma, los nacionalistas chantajearon a Ferraz para cerrar la puerta a un Gobierno foral de Navarra Suma y mantener viva la idea de un Ejecutivo cuatripartito liderado por Chivite en el que introducir a su marca blanca en la Comunidad foral, Geroa Bai.

SÁNCHEZ CIERRA LA PUERTA A UPN

En rueda de prensa en la sede del partido en Ferraz, el 'número tres' de la formación ha asegurado que la investidura no depende de que los socialistas permitan gobernar a la coalición de derechas de Navarra Suma para que a cambio los dos diputados de UPN se abstengan en la investidura de Pedro Sánchez.

Es más, Ábalos ha llegado a afirmar que con esa operación perderían el apoyo de los seis diputados del PNV, y por lo tanto, la investidura tampoco saldría.

"Aquí no sirve la abstención que sirve allí (en el Parlamento de Navarra para investir a Esparza), porque aquí aleja otros apoyos", ha argumentado, si bien ha señalado que si EH Bildu se abstiene para facilitar la investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra, está en su derecho.

FERRAZ NO DESCARTA UN GOBIERNO QUE DEPENDERÍA DE BILDU

"Cada uno hace lo que quiere", ha asegurado sin descartar que un hipotético Gobierno foral presidido por María Chivite dependa íntegramente del criterio de Bildu para apoyar o tumbar las propuestas que salgan del cuatripartito PSN, PNV-GeroaBai, Podemos e I-E.

Además, ha subrayado que a lo que el PSOE se ha comprometido es a que "no se va a apoyar en Bildu" ni a abordar "ninguna negociación con ellos".

Ahora el PSOE ha descartado esta opción para no perder el apoyo del PNV y por ello, Ábalos ha insistido en apelar a los partidos constitucionalistas con los que este martes se va a reunir Pedro Sánchez, Podemos, PP y Ciudadanos, para que faciliten su investidura.

LA AMENAZA DE REPETIR ELECCIONES

El PSOE ha rechazado también el último reclamo de Podemos para forzar un Gobierno de coalición con el argumento de que con el apoyo sólo de los 'morados' los socialistas no alcanzan la mayoría absoluta y podrían además perder el apoyo de otras formaciones políticas que no quieren a la formación de Pablo Iglesias dentro del Gobierno.

Ábalos les ha pedido a Podemos, PP y CS que sean constructivos y no den "una patada al tablero". En este sentido, ha advertido de que la alternativa a un gobierno viable del PSOE es la "repetición de elecciones".

En este contexto, Ábalos ha querido dejar claro que "los españoles no perdonarán a quien ponga en solfa la viabilidad de la Legislatura".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sánchez sucumbe al chantaje del PNV en nombre de Navarra y descarta contar con los diputados de UPN