PREMIUM  POLÍTICA

Los engaños del PSN: así prometía una y otra vez devolver el IRPF a las madres y así ha actuado desde el Gobierno

Lo que Chivite se proclamaba como objetivo principal durante los últimos meses del cuatripartito ha pasado a ser pasto del olvido una vez que accedió al sillón presidencial.

María Chivite, presidenta del gobierno de Navarra, durante el pleno parlamentario. MIGUEL OSÉS
María Chivite, presidenta del gobierno de Navarra, durante el pleno parlamentario. MIGUEL OSÉS  

No han sido ni una ni dos ni tres las ocasiones en las que altos dirigentes del PSN, incluida hasta su propia líder, María Chivite, arremetieron en su momento contra el cuatripartito regido por Uxue Barkos por dejar a las madres navarras en peores condiciones que las del resto de España, y prometieron continuamente que, si llegaban al poder, devolverían retroactivamente las retenciones por maternidad en el IRPF.

Sin embargo, el engaño a estas madres, que ya se venía rumiando cuando se vio que en el acuerdo programático con sus socios nacionalistas vascos y populistas no se incluía este punto, que sí aparecía en el programa del PSN, se ha ido confirmando mediante los pasos atrás dados por Chivite y los socialistas en estos pocos meses del nuevo Gobierno de Navarra. La palabra de los socialistas queda por tanto sumamente dañada, como han comprobado en sus carnes las miles de madres que confiaron en las cálidas promesas del PSN y ahora se encuentran con la fría realidad de sus actos.

Corría el día 8 de octubre del pasado año cuando la en ese momento portavoz parlamentaria socialista, María Chivite, exigió al Ejecutivo foral que devolviera el dinero a quienes habían tributado por las prestaciones de maternidad, y que hiciera "las modificaciones legales precisas" para que las prestaciones por maternidad y paternidad no tributaran en el IRPF a partir de ese momento.

Dos meses después, el 10 de diciembre, Chivite denunciaba que el cuatripartito estaba vetando del debate en el Parlamento de Navarra las iniciativas socialistas para que se pagara a las madres lo retenido en el IRPF de su prestación por maternidad. "No quieren que se hable más del tema porque no les quieren pagar y, para ellos, la decisión está zanjada", acusaba entonces la ahora presidenta a su ahora socia y presidenta en la sombra en el Ejecutivo foral, Uxue Barkos.

"Nosotros nos comprometimos a intentar todas las posibilidades hasta el final y es lo que vamos a hacer en el trámite presupuestario y de aprobación de medidas fiscales", continuaba la nota de prensa enviada por el PSN aquel día del pasado año.

El partido en Navarra estaba en plena sintonía con el deseo de las progenitoras navarras. "Padres y madres de Navarra deben estar en las mismas condiciones que en el resto de España. Por ello, impulsamos la modificación de la Ley de IRPF", decía entonces el PSN.

"HASTA EL FINAL"

No fue la única vez que los socialistas navarros sacaron a colación este tema en su firme oposición al cuatripartito. Tan solo siete días después, Chivite volvía a incidir en que su partido mantendría "hasta el final" su "compromiso de intentar que se devuelva lo retenido en el IRPF a las prestaciones por maternidad". "Cumpliremos con nuestra palabra desde la convicción de que es lo justo, y volveremos a presentar una propuesta para intentar hasta hasta el último minuto que se reconozca ese derecho a las madres navarras", dijo Chivite, en unas declaraciones que harían sonrojarse de vergüenza hasta al más gélido de los jugadores de póquer, sabiendo lo que se sabe hoy en día de las actuaciones del Gobierno de Navarra dirigido por el PSN.

Pero no a Chivite, que decía a finales del año 2018 que los socialistas navarros querían "seguir peleando ese derecho de las madres navarras", que eran "las grandes perjudicadas".

Siguiendo ese firme objetivo, el equipo socialista de la Comunidad foral no solo insertó esa meta dentro de su programa electoral para el 26-M, sino que la estableció como uno de sus principales caballos de batalla en la campaña electoral.

"Estas son las tres primeras decisiones que tomaremos desde el Gobierno de Navarra -destacó Chivite el 10 de mayo-: plan de empleo por la calidad, más inversión en educación y becas, y medidas de conciliación y devolución del IRPF a las madres". El eslogan socialista, "hazlo posible", poco hacía esperar a sus votantes que, en realidad, quienes no iban a hacerlo posible tan solo varios meses después iban a ser los políticos del PSN.

"UNA DE LAS PRIMERAS MEDIDAS"

"La Navarra que quieres", la otra gran frase de la campaña socialista, vino acompañada en múltiples ocasiones de esa férrea promesa a las madres de la Comunidad foral. "Una de las primeras medidas cuando lleguemos al Gobierno de Navarra será devolver la retención del IRPF por maternidad y paternidad". Declaraciones de Chivite del pasado 18 de mayo, a una semana de la cita con las urnas.

La situación cambió drásticamente cuando Chivite descubrió tras el recuento de la noche electoral que las cifras le permitirían llegar al Palacio de Navarra cogida de la mano de nacionalistas vascos y populistas, y obviamente después de cerrar un pacto con EH Bildu, ya que su apoyo en forma de abstención era requisito imprescindible para abrir al PSN las puertas del Gobierno de Navarra.

Una vez en el poder, Chivite ya no volvió a estar tan próxima a ese gran objetivo de los socialistas durante la campaña. De ser una de las primeras medidas en aprobar, pasó a dejar actuar a la Justicia y, dependiendo del resultado, preocuparse o no por la situación.

Era el 5 de septiembre cuando la socialista se reunió con el colectivo de madres afectadas, a quienes transmitió que si los tribunales se pronunciaban a su favor, la solución se articularía "conforme a ese criterio, haciéndose extensivos sus efectos". Y en el supuesto de que la Justicia no correspondiera sus demandas, el Gobierno foral articularía entonces una "fórmula legal", en la que dijeron que ya se estaba trabajando, para solucionar antes de Navidad esa cuestión". "El Gobierno de Navarra dará una solución a estas madres y padres, y lo hará con pleno soporte jurídico", proclamó Chivite tras la cita.

NUEVA PROMESA

Las madres habían acogido con alegría en mayo la promesa electoral de la socialista, pero salían de ese encuentro con otra promesa que resultaba mucho menos convincente y que comenzaba a desvelar los terrenos pantanosos por los que se movía la ahora jefa del Ejecutivo navarro.

Su escudero en el Gobierno y el PSN, Ramón Alzórriz, se afanaba en cada rueda de prensa por remarcar la buena voluntad de su líder. "Me quedo con las palabras de la presidenta, que bajo el marco de la seguridad jurídica, se comprometió a la devolución del IRPF retenido por las prestaciones de maternidad y paternidad", defendió el 23 de septiembre.

Este trabajo de sustento ideológico lo hizo Alzórriz de manera continua y reiterativa. "Confío en el compromiso de la presidenta de Navarra a que dará solución con garantías jurídicas a las madres y padres que piden la devolución del IRPF retenido por sus prestaciones de maternidad", dijo el 4 de octubre.

Sumaba y seguía sin parar el secretario de Organización de los socialistas navarros. "Confiamos en el compromiso de la presidenta del Gobierno de Navarra para articular, con seguridad jurídica, una solución para las madres y padres que demandan la devolución del IRPF por maternidad", indicó solo seis días después, para volver a salir a la palestra el día 14 de ese mes y reclamar tranquilidad a la sociedad navarra, porque la solución llegaría de una u otra manera.

Sin embargo, una vez que la Justicia rechazó las reclamaciones de las madres navarras de no estar en peores condiciones que las del resto del país, Chivite desoyó las promesas que había cumplido y apuntó nuevos caminos, insuficientes para las progenitoras de la Comunidad foral.

UNA EXENCIÓN CONVERTIDA EN UNA DEDUCCIÓN

Las madres navarras tuvieron que escuchar esta misma semana de boca de Chivite que la exención que se planteaba en un primer momento ha variado, y lo que está ahora encima de la mesa es una deducción. "Prometían que iban a poner a las familias navarras igual que las del resto de España, pero no va a ser así", se lamentaban.

"Esta solución no satisface ni nuestras expectativas ni lo que se nos había prometido hasta la saciedad; obviamente, no estamos contentas con esta situación", aseguraron después de salir de la reunión con Chivite y su consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz.

Las promesas quedaron en nada, pero la líder socialista navarra, ahora en el sillón presidencial de la Comunidad foral, todavía sigue pronunciando cantos de sirena. "Que nadie dude de que este Gobierno resolverá con eficacia y eficiencia el tratamiento de las madres en materia de IRPF", afirmó el viernes, en otra nueva promesa que aguarda ser de nuevo invalidada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los engaños del PSN: así prometía una y otra vez devolver el IRPF a las madres y así ha actuado desde el Gobierno