• jueves, 15 de abril de 2021
  • Actualizado 18:51

 

 
 

POLÍTICA

Los principales sindicatos apoyan a Chivite, mientras que los abertzales reclaman una reforma fiscal

UGT y CCOO han considerado positivo el aumento de gasto en políticas sociales

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante el pleno parlamentario de este jueves. MIGUEL OSÉS
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante un pleno parlamentario. MIGUEL OSÉS

UGT ha manifestado su apoyo al proyecto de Presupuestos Generales de Navarra para 2021 al considerar que "está bien enfocado y sienta las bases para afrontar los dos principales retos a los que se enfrenta de inmediato nuestra comunidad, la reconstrucción de nuestro tejido productivo y dar una protección social y una cobertura adecuadas a los colectivos que más duramente están sufriendo las consecuencias de la crisis económica provocada por la pandemia".

En un comunicado el sindicato ha reconocido "tanto el esfuerzo que está realizando el Gobierno para atender las necesidades sociales más urgentes, como la dificultad que entraña su elaboración ante la volatilidad de ingresos y gastos que provoca la situación actual".

Además, UGT ha valorado que "las políticas sociales supongan más de la mitad del gasto público previsto, tal y como refleja ese 55,06% del Presupuesto destinado a salud, educación, derechos sociales, etc".

El colectivo ha querido destacar también que "el proyecto presentado recoge también un aumento sustancial en I+D+I, en infraestructuras, política industrial, pymes, y sectores productivos especialmente afectados por la pandemia", que el sindicato ha considerado "imprescindible" para que "el proceso de reconstrucción del tejido productivo sea rápido y sólido".

En la misma línea ha apuntado CCOO, cuyos representantes han querido mostrar su apoyo a las cuentas del año próximo "por responsabilidad".

A juicio del sindicato, "Navarra necesita unos Presupuestos que tengan como principal objetivo proteger a las personas contra las consecuencias de la pandemia, de la crisis sanitaria e impulsar la economía".

En otro comunicado, Comisiones Obreras ha manifestado que resulta necesario "aprobar unos Presupuestos que fortalezcan las políticas sociales, aumenten la calidad de los servicios públicos, consoliden una fiscalidad progresista y ayuden a cambiar el modelo productivo".

Por el contrario, ha criticado que se siguen financiando las políticas públicas fundamentalmente con cargo a las aportaciones de la clase trabajadora (rentas del trabajo, pensiones...) mediante los impuestos directos e indirectos.

En ese sentido, ha defendido que "es necesaria una fiscalidad más justa porque quienes perciben menos de la mitad de la riqueza anual aportan el 82% de los ingresos por impuestos".

Por otra parte el sindicato ha considerado negativo que "todavía los conciertos en diversas áreas tengan un peso específico tan grande, lo que en muchas ocasiones redunda de forma directa en la calidad de los empleos que se ofrecen".

CRÍTICAS DE ELA

Desde ELA han cuestionado las cuentas presentadas para 2021 y el incremento de 297 millones de euros anunciados por ser un aumento basado en el presupuesto prepandemia. Sin saber el impacto final que la covid-19 ha tenido en las instituciones navarras, el sindicato abertzale supone que el aumento no será tal.

Por otro lado, han lanzado una pregunta a la sociedad: "¿El presupuesto presentado por el Gobierno de Navarra es suficiente para hacer frente a las necesidades sociales y sanitarias? La respuesta es clara, no"

"Si este aumento de la deuda pública no se acompaña de una reforma fiscal que aumente la recaudación, la haga más progresiva y sobre todo se haga aumentando la presión fiscal a las empresas y a las rentas empresariales y del capital, volverán los recortes. Aumentar la recaudación está en manos del Gobierno de Navarra, sólo hace falta voluntad política para ello", ha manifestado la organización a través de una nota de prensa.

UGT también ha señalado algunas "lagunas e insuficiencias" como la falta de recursos humanos en algunas de las áreas básicas. Además, han reclamado un "plan de choque" para defender el empleo de la hostelería, el comercio local y el turismo.

PRESUPUESTOS QUE CAMBIEN LA LÓGICA

Por su parte, LAB ha defendido unos Presupuestos de Navarra para el próximo año que "cambien la lógica de las cosas y que pongan en el centro lo público, nuestros empleos y nuestras vidas".

En un comunicado, el sindicato ha afirmado que en el proyecto presentado por el Gobierno foral ve "la determinación de seguir profundizando y apuntalando un modelo económico y social que, como se ha demostrado, no tiene capacidad para hacer frente a los retos de futuro que garanticen una salud, un trabajo y una vida dignas a trabajadoras, a la mayoría social navarra".

Para LAB, "antes de decidir dónde y cómo tenemos que invertir, es fundamental tener claro y decidir de dónde y cómo vamos a obtener los ingresos, el dinero necesario". Sin embargo, ha considerado que "una vez más, el Gobierno de Navarra empieza la construcción del presupuesto por el tejado".

Según ha indicado, "ha iniciado el proceso de elaboración de los presupuestos fijando la cuantía del techo de gasto (no financiero) sin contemplar ninguna medida tributaria que permita ampliar los ingresos para hacer frente al carácter excepcional de la actual situación".

En opinión de LAB, "la necesidad de aumentar la recaudación tributaria y mejorar la progresividad del sistema impositivo para lograr un reparto más justo de las cargas fiscales exige una profunda reforma fiscal".

Sin embargo, ha censurado que "el Gobierno y los partidos que lo conforman no sólo niegan cualquier debate en este sentido, también cierran la puerta a concentrar esfuerzos en exigir una contribución extraordinaria a los sectores sociales más favorecidos económicamente".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los principales sindicatos apoyan a Chivite, mientras que los abertzales reclaman una reforma fiscal