• martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 08:00
 
 

POLÍTICA

Apoyos de Chivite critican el acuerdo entre UPN y PSOE: "Hay que recuperar la confianza entre socios"

Los partidos navarros han criticado la actuación de los diputados de UPN el jueves en la votación de la reforma laboral.

El socialista Ramón Alzórriz(c) junto a Adolfo Araiz(i) y Maiorga Ramírez(d) ambos de EH Bildu. PABLO LASAOSA
El socialista Ramón Alzórriz(c) junto a Adolfo Araiz(i) y Maiorga Ramírez(d) ambos de EH Bildu. PABLO LASAOSA

El PSN ha manifestado este lunes, tras quedar "en papel mojado" el pacto alcanzado con UPN en torno a la reforma laboral, que "nunca hemos abandonado la mayoría con la que comenzamos esta legislatura", mientras que Geroa Bai ha afirmado que "lo responsable es trabajar y ahondar en la recuperación de ese clima de estabilidad política y recuperar la confianza entre socios".

El parlamentario de Navarra Suma Carlos Pérez-Nievas (Ciudadanos) ha indicado, en declaraciones a los medios de comunicación tras la Mesa y Junta de Portavoces de la Cámara, que "la coalición de Na+ planteó abiertamente que hubiera libertad de actuación" en cuanto a la reforma laboral y "no hay ruptura en la confianza en la coalición y por tanto tiene fortaleza para continuar el resto de la legislatura".

Sobre la posición de los dos diputados de UPN, Pérez-Nievas ha manifestado que "se tiene que dilucidar en el comité de disciplina de UPN, así deben ser los trámites; hay un problema gravísimo de indisciplina parlamentaria y hablamos de que la política tiene unas reglas y apelar a temas de conciencia es una excusa pobre".

Ha señalado que ambos diputados se presentaron al Congreso en la plataforma de Navarra Suma y "en mi opinión personal ante dos personas que se saltan la disciplina de una partido, que mienten, lo que ha hecho UPN es lo que tiene que hacer, exigirles el acta e iniciar un procedimiento interno". "Son cuestiones internas de UPN y ha puesto en marcha los mecanismos que tienen; no han roto la disciplina de voto de una coalición sino de un partido político", ha dicho, para señalar que "el espectáculo del jueves no fue nada edificante".

El socialista Ramón Alzórriz ha defendido la reforma laboral y ha criticado que no la hayan apoyado PP y Vox ni el nacionalismo y sobre el pacto con UPN ha señalado que no le corresponde hablar del pacto que "ha quedado en papel mojado porque ha habido un incumplimiento". "Entendemos que hay que llegar a acuerdos, cuando otros cierran puertas, hay que abrir otras en beneficio de las personas, de la clase trabajadora", ha dicho, para manifestar que la modificación de la ley del Convenio Económico no estaba en el acuerdo que se alcanzó con UPN.

En este sentido, Alzórriz ha manifestado que "nunca hemos abandonado la mayoría con la que comenzamos esta legislatura y seguimos en el mismo camino pero hay determinadas cuestiones que son susceptibles de acordarse en beneficio de la ciudadanía". Sobre el Convenio, ha dicho que "queremos que apoyen la negociación entre el Gobierno foral y de España, estamos abiertos a negociar y nosotros estamos en la misma posición". "Tenemos intención de llevarla hacia adelante con quien quiera sumarse a ello", ha dicho.

Ha señalado el socialista que, tras lo ocurrido, en Navarra "hay un Gobierno que da estabilidad, hay un camino por parte del Partido Socialista que es el mismo con el que empezamos la legislatura". "Pero es verdad que estamos centrados en sacar cuestiones que mejoran la vida de las personas, que es lo que reclama la ciudadanía", ha subrayado. A su juicio, "el problema que se produjo en el Congreso de los Diputados es un problema de la democracia y de los partidos políticos; no se puede aplaudir a los tránsfugas, a los traidores". "No validamos ni aprobamos el aplauso de los tránsfugas que han puesto en riesgo los avances en derechos laborales", ha apuntado.

Desde la filas de Geroa Bai, Uxue Barkos ha manifestado que "cuando los acuerdos políticos alcanzados no tienen coherencia política y se corresponden con otro tipo de intereses, se lamina la estabilidad de las instituciones". "Y esto es absolutamente irresponsable", ha comentado, para afirmar que "vamos a seguir trabajando, lo responsable es trabajar y ahondar en la recuperación de ese clima de estabilidad política y recuperar la confianza entre socios".

A su juicio, "la pelota está en el tejado del PSN con dos exigencias, que se hagan públicos los acuerdos con UPN en torno a la reforma laboral con trascendencia en la política navarra, en términos de transparencia y lealtad, y en segundo lugar, que se trabaje políticamente asuntos tan esenciales como la reforma de la ley del Convenio Económico". "No queremos pensar que en el seno del acuerdo con UPN temas como éste se hubieran podido ver", ha dicho.

Por su parte, el parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha señalado que el pasado jueves se perdió la oportunidad de derogar la reforma laboral de 2012 y ha dicho que "observamos con preocupación cómo existiendo mayorías progresistas en Madrid y en Pamplona, el Gobierno de Madrid acató el veto de la CEOE para que no se tocara una coma". "Y lo que vimos el jueves en el Congreso y el Ayuntamiento de Pamplona fue absolutamente esperpéntico y un sainete en dos actos", ha dicho, para exponer que "fue un reflejo de la vieja política".

Según ha añadido, "para nosotros hacer política es mucho más serio". "Es muy preocupante que la situación política de Pamplona y de Navarra depende de los intereses de Madrid y España; Navarra vuelve a ser moneda de cambio", ha dicho, para opinar que "UPN ha intentado conseguir en Madrid lo que no puede conseguir en Navarra". Ha pedido conocer los acuerdos entre UPN y PSN porque "UPN quería poner en jaque las mayorías políticas en Navarra y llevar al PSN a su lado".

Araiz ha censurado que el Partido Socialista "puso por encima de todo" la reforma laboral y "volvió a poner a Navarra en venta". "El PSN se vuelve a equivocar", ha dicho, para apuntar, sobre si EH Bildu mantiene la confianza para acordar con PSN, Araiz ha señalado que "no es un problema de confianza, sino de tener una articulación de mayorías y planteamos que estamos donde estábamos". "Esperemos que no deje de ser un 'accidente' lo sucedido y que la derecha en Navarra no sea determinante", ha indicado.

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha indicado que no vamos a hacer "mucha sangre" con este tema porque "muestra lo peor de la política". "Nos enteramos del pacto UPN y PSN por la prensa, y nos parece que se ha intentado salvar el culo del alcalde de Pamplona con despropósitos como el Paseo Sarasate", lo que ha criticado como "una cuestión de la vieja política". Sobre UPN, ha dicho que "lo que hemos visto ahora es un síntoma de una enfermedad que tiene la organización, en la que tienen que decidir si agrupar a todas las personas ultra de Navarra o apostar una gobernabilidad".

La parlamentaria de I-E, Marisa de Simón, no ha querido entrar en que los dos diputados de UPN se hayan saltado la disciplina de voto en el Congreso para votar la reforma laboral y ha dicho que es un asunto que le corresponde a UPN. "No vamos a entrar en los asuntos internos de ningún grupo", ha dicho, para añadir que la reforma laboral es un asunto de "calado" como para que sea objeto de "cambalache" entre UPN y PSN; "no se pueden hacer trueques con este tipo de cuestiones que afectan a los trabajadores".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Apoyos de Chivite critican el acuerdo entre UPN y PSOE: "Hay que recuperar la confianza entre socios"